El agua urbana ante el reto de los fondos europeos

Por Enrique Hernández, Director General de AGA, Asociación Española de Empresas Gestoras de los Servicios de Agua Urbana


836

Estamos, sin duda, ante el mayor reto de España en los últimos años, los fondos europeos de transformación y modernización, que son una ocasión única para que demos un paso de gigante en nuestro país hacia una transformación en el tejido industrial y en el sector productivo, en general, para abordar el futuro con mayores garantías de éxito. Para ello, los fondos europeos acordados inicialmente, han sido revisados aumentando en 10.000 M€ más la partida que se destinará a España. Esto supone que, en los próximos años, seamos beneficiarios de hasta 150.000 M€, entre ayudas directas y préstamos, para la reconstrucción y el relanzamiento de la economía.

En lo que corresponde a nuestro sector, la información de la que disponemos es que, la Dirección General del Agua manejará únicamente 1.000 M€. Además, parece que la idea es utilizar este montante con una visión clásica, de licitación pública de proyecto y obra y, además, focalizándose sobre todo en la problemática de la ausencia de depuración o la mala calidad de la misma, localizada en distintos puntos de la Península y que suponen sanciones que pagamos diariamente.

Sin embargo, en pleno siglo XXI, hay mucho por hacer más allá de los problemas ya localizados en depuración. Ante el reto económico, financiero, medioambiental y social que tenemos por delante, desde el sector del agua urbana apostamos por soluciones innovadoras e imaginativas, tanto en lo referente a inversión como a financiación del ciclo integral del agua. Así lo hemos reflejado en nuestros últimos estudios sectoriales, presentados ante las administraciones competentes en la materia.

Éste es uno de los grandes problemas del agua en nuestro país. Las competencias están repartidas desde el ámbito estatal hasta el municipal, pasando por el autonómico y las diputaciones provinciales, sin la imprescindible coordinación y cooperación entre todas las administraciones involucradas. En particular, el agua urbana está sometida a la “regulación municipal” que imponen los más de ocho mil municipios existentes, sin un marco común general y sin unas directrices superiores que faciliten la gestión de las más de dos mil entidades que operamos en el territorio nacional.

“Es imprescindible aprovechar la experiencia, el conocimiento, la agilidad y el músculo financiero de nuestras empresas asociadas”

Desde AGA, asociación que agrupa a las empresas públicas, mixtas y privadas del agua urbana más importantes de España, defendemos que es imprescindible aprovechar la experiencia, el conocimiento, la agilidad y el músculo financiero de nuestras empresas asociadas, lo que sin duda redundará en una mayor eficiencia en la gestión.

AGA ha presentado recientemente una batería de más de 500 proyectos propuestos por las diferentes empresas que serían claros receptores de fondos europeos y, por su concepción local, dinamizadores de la economía de los municipios. Estos proyectos han servido de inspiración para la propuesta presentada en diciembre por CEOE -de la que AGA es miembro- de 21 Iniciativas Estratégicas de País (IEP), siendo una de ellas, específica sobre la transformación del ciclo integral del agua.

Otro asunto a destacar, es la necesidad de coordinar la gestión y desarrollo de proyectos urbanos con los clásicos de gestión de cuencas, aunando esfuerzos de confederaciones hidrográficas, sociedades estatales, entidades mancomunadas y empresas de gestión municipal. Esto supondrá un aumento de eficiencia en cuanto a un recurso hídrico escaso.

Desde hace años, el sector está experimentando un cambio en cuanto a su concepción en la gestión diaria, en la que tienen cada vez más peso conceptos como la digitalización, la economía circular, la descarbonización y un largo, etc.

Las empresas están promoviendo proyectos específicos de I+D+i de manera continua, destacando en las últimas fechas, por ejemplo, los relacionados con hidrógeno verde, que encajarían de forma directa con la última definición de PERTE (Proyectos Estratégicos para la Recuperación y Transformación Económica) dada por el Gobierno.

Pero el sector es muy amplio y atomizado y ha de llegar a todos los pueblos y ciudades. Por eso, no es sólo importante poner sobre la mesa los grandes proyectos de innovación, sino también los de renovación de las infraestructuras existentes, haciendo hincapié especialmente también en aquellas regiones de España más deprimidas poblacionalmente y que necesitan una reforma inmediata de sus infraestructuras básicas de abastecimiento y saneamiento.

Como se ve, el sector tiene grandes retos por delante y, por tanto, será necesaria una gran fuerza inversora, en el que la colaboración público-privada es sin duda la clave. Las perspectivas a futuro y el hecho de ser un servicio básico esencial, suponen que el agua urbana sea un nicho de empleo estable, pero en continua evolución, motivo por el que las empresas damos cada vez más importancia a la formación de nuestras plantillas y a su bienestar.

“El reto que tenemos por delante como sector, nos obliga a dotarnos de los medios y las capacidades necesarias para abordarlo con éxito.”

En definitiva, el reto que tenemos por delante como sector, nos obliga a dotarnos de los medios y las capacidades necesarias para abordarlo con éxito, siendo imprescindible la participación de todos, las Administraciones Públicas modernizándose y agilizando sus procedimientos, las Empresas transmitiendo su capacidad de financiación y de innovación y la Sociedad Civil demostrando su disposición al cambio y su compromiso con un futuro mejor.


Artículo publicado en el número 228 Enero/Febrero 2021

RRSS
Archivado en:
Agua, Opinión, España
Tags
AGA


RECIBE NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO


EN PORTADA