El Pallars Sobirà, la comarca que más recicla de Lleida

La Guingueta d'Àneu es el municipio del Alt Pirineu que más separa los residuos, con un índice de recogida selectiva neta cercano al 55%

El director de la ARC, Josep Maria Tost, durante la presentación


1346

25/10/2017

El director de la Agencia de Residuos de Cataluña (ARC), Josep Maria Tost, ha presentado este martes los datos del 2016 de residuos municipales en los ámbitos de Lleida y el Alt Pirineu y Aran. Las cifras, correspondientes a las comarcas del Alt Urgell, Alta Ribagorça, Cerdanya, Garrigues, Noguera, Pallars Jussà, Pallars Sobirà, el Plan de Urgell, Segarra, Segrià, Urgell y la Val d'Aran, indican un ligero aumento en la generación de residuos en esta área, aunque la generación per cápita todavía se sitúa por debajo de la media de toda Cataluña.

En 2016, en el conjunto del ámbito de Lleida y el Alt Pirineu se generaron 194.356 toneladas de residuos municipales, un 2,29% más que el año anterior. Los datos sitúan la generación per cápita en 1,22 kg/hab./Día, por debajo de la media de Cataluña, que es de 1,36 kg/hab./Día. La Val d'Aran es la comarca que más residuos genera de todo el ámbito, con 983,39 kg/hab./Año, y las Garrigues, la que menos, concretamente 387,77 kg/hab./Año. Además de la Val d'Aran, la Cerdanya, Pallars Sobirà y Alta Ribagorça superan la generación media de Cataluña.

Cinco comarcas separan por encima de la media

En cuanto a los residuos recogidos selectivamente, sin contar los impropios -los que se tiran en los contenedores inadecuados-, en Lleida y el Alt Pirineu el porcentaje de recogida selectiva neta respecto a los residuos municipales generados se ha situado en el 26,15 %, por debajo de la media de toda Cataluña, que es del 30,41%.

La comarca que mejor separa es el Pallars Sobirà, con un índice de recogida selectiva del 48,16%, y la que menos, la Cerdanya, con el 19,5%. Además del Pallars Sobirà, Alt Urgell, Segarra, el Pla d'Urgell y la Alta Ribagorça se sitúan por encima de la media de todo el territorio en separación de residuos.

El municipio que recoge más residuos separados es la Guingueta d'Àneu (Pallars Sobirà), con un índice del 54,96%, seguido de Espot (Pallars Sobirà), con el 54,54% de recogida selectiva limpia, Fondarella (Plan de Urgell), con el 54,35%, Esterri d'Àneu (Pallars Sobirà), con el 54,09%, y Alt Àneu (Pallars Sobirà), con un 52,28%.

Aparte de la Guingueta d'Àneu y Fondarella, que encabezan la recogida selectiva en sus respectivas comarcas, los demás municipios de la demarcación al frente de la separación son Montferrer i Castellbó (Alt Urgell), Meranges (Cerdanya), Baronia de Rialb (Noguera), Vall de Boí (Alta Ribagorça), Torms (Garrigues), Conca de Dalt (Pallars Jussà), Sant Guim de Freixenet (Segarra), Verdú (Urgell), Artesa de Lleida (Segrià), y Les (Val de Aran).

Cambio del modelo de producción y consumo

En cuanto al global de Cataluña, el año pasado se generaron 3,7 millones de toneladas de residuos municipales, que corresponden a 1,36 kilos de desechos por habitante y día. Las cifras indican un ligero repunte respecto al año anterior (1,35 kg / hab / día) en datos absolutos aunque, si se tiene en cuenta el crecimiento económico, existe una cierta disociación, y se observa una tendencia al cambio hacia un modelo de producción y consumo más sostenible.

Aunque el producto interior bruto (PIB) crece, se contiene la generación. En 2016, el PIB aumentó un 3,7% respecto en 2015 mientras que la generación de residuos municipales fue sólo un 0,65% superior al año anterior.

El año pasado se gestionaron 2,3 millones de toneladas de fracción resto -la que no se recoge de forma selectiva-, un 1,31% más que el año anterior. Esta fracción continúa la tendencia hacia el tratamiento previo -con el traslado a plantas que separan algunos materiales aprofitables- en detrimento del depósito controlado como destino primario. Mientras en 2015 el 27,9% de esta fracción iba directamente al vertedero, en 2016 ya sólo hay ido el 27,6%. Más del 60% se destina a tratamientos mecánicos y biológicos antes de destinar el rechazo al depósito o a la incineración. La optimización de infraestructuras que se está llevando a cabo, con el consenso del mundo local, favorece que cada vez más las plantas de tratamiento de esta fracción optimicen los resultados.

Medidas para favorecer la separación

Según el director de la ARC, un factor que puede influir en el aumento de la recogida selectiva es el incremento de los cánones de residuos. El año 2018, el canon por disposición en vertedero pasará de los 30 euros a los 35,60 euros por tonelada; y el gravamen por incineración, de los 14,50 euros a 17,80 euros por tonelada. El encarecimiento ha comportado que muchos municipios estén estudiando adoptar modelos y sistemas de recogida más eficientes que les permitan llevar menos fracción resto a disposición.

Tost también ha explicado que este último trimestre está previsto iniciar un proceso de consulta previa para elaborar una nueva Ley de Residuos que permita implantar un modelo individualizado de gestión. El modelo penalizará económicamente, y de forma individualizada, los hogares que no separan la basura, y favorecerá aquellas que sí lo hacen.

El ARC también está estudiando ampliar el presupuesto destinado a las subvenciones para la mejora de la gestión de los residuos en el mundo local ya que, este año, los importes solicitados en algunas de las órdenes, como los destinados a la implantación de nuevas limpios; proyectos de prevención para la reutilización; o el fomento de la recogida de la fracción orgánica de los residuos, han superado con creces el presupuesto de la convocatoria.

Puede consultar el detalle de la recogida de los residuos municipales del 2016 para todas las comarcas y municipios al web de la Agencia de Residuos de Cataluña.

Tags: .


RECIBE NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO


EN PORTADA