El proyecto europeo Waste4Think muestra sus últimos avances en ISWA2019

En el proyecto, liderado por Deustotech y Aclima, participa la localidad vizcaína de Zamudio junto a Halandri (Grecia), Cascais (Portugal) y Seveso (Italia


370


El proyecto europeo Waste4Think ha presentado este martes 8 de octubre, en una jornada de trabajo dentro del congreso mundial que la International Solid Waste Association (ISWA) celebra en Bilbao, los avances que ha conseguido hasta el momento, gracias a las nuevas tecnologías y técnicas de participación ciudadana, para acercar la gestión de los residuos urbanos hacia un paradigma de Economía Circular. En este proyecto, la localidad vizcaína de Zamudio junto a Halandri (Grecia), Cascais (Portugal) y Seveso (Italia), están explorando maneras en que la innovación puede aplicarse a la gestión de los residuos para impulsar las 3R (reducir, reutilizar, reciclar) que son el fundamento de la Economía Circular.

Durante la jornada de trabajo, que ha tenido lugar en el Palacio Euskalduna y que han inaugurado el director de la Spri, Alexander Arriola, la directora de Aclima, Olga Martín, y el consejero del proyecto de Eco-innovación H2020 en el que se enmarca Waste4Think, Sotirios Kanellopoulos, se han abordado cuestiones como el impacto del desperdicio alimentario en el medio ambiente, las estrategias para monitorizar y evaluar los programas medioambientales y diferentes proyectos europeos existentes en la materia. La sesión de la tarde, por su parte, la ha abierto el presidente de ISWA, Antonis Mavropoulos, y la clausura del acto ha contado con la intervención del director general de IHOBE, Jesús Losada.

«El año pasado, la Unión Europea convocó un grupo de 20 personas expertas para definir los factores en que debería basarse la estrategia económica europea, y entre ellos destacaron las personas y el medio ambiente», ha recordado Arriola, quien ha resaltado que «es la primera vez que un grupo de expertos coloca el medio ambiente en el centro de las preocupaciones», pero que ya el Gobierno vasco, en su estrategia de innovación, contempla que «no se puede hablar de fabricación avanzada sin hablar de medioambiente».

El consejero del proyecto Waste4Think, Sotirios Kanellopoulos, ha explicado por su parte la importancia de la cooperación para conseguir resultados con un impacto real en el medio ambiente, y ha destacado que esa cooperación, sobre todo entre los desarrolladores de tecnología y las personas usuarias, es precisamente una de las fortalezas de Waste4Think. Además, ha resaltado también los avances que está consiguiendo el proyecto para configurar modelos de Pago por Generación (PAYT, por sus siglas en inglés) que realmente funcionen para reducir la generación de residuos y aumentar las tasas de reciclaje. Y, también, el importante desarrollo de aplicaciones y soluciones tecnológicas que, además de promover la implicación de la ciudadanía, aportan una visión profunda sobre los factores que influyen en la generación de residuos y que permitirán tomar decisiones para hacerla más eficiente.

En esta misma línea, Ainhoa Alonso, responsable del proyecto en DeustoTech Energy, que lidera el trabajo, ha destacado que la importancia de Waste4Think radica, precisamente, en que es «mucho más que un proyecto tecnológico», y que promueve «una innovación tecnológica y social basada en la ciudadanía».

La directora de Aclima, Olga Martin, por su parte, ha destacado la importancia de trabajar para impulsar la economía circular, una de las bases del trabajo que desarrolla el Cluster de Medio Ambiente de Euskadi y uno de los ejes principales del proyecto Waste4Think.

Así, por la parte de Waste4Think, las localidades de Halandri (Grecia), Cascais (Portugal), Seveso (Italia) y Zamudio han expuesto cómo están siendo sus experiencias particulares, y las lecciones aprendidas, en el trabajo para mejorar la gestión de los residuos urbanos apoyándose en las posibilidades que ofrecen las nuevas tecnologías e incentivando la implicación de la ciudadanía.

En Halandri, que partía de un sistema básico de reciclaje, el foco se ha puesto en la separación en origen y en la recogida selectiva de los residuos domésticos y de supermercados, además de en las posibilidades de utilizar los pañales desechables para producir biofuels y compost de alta calidad. Además de reducir notablemente el volumen de residuos enviados a vertederos, el proyecto está consiguiendo interesantes resultados en producción de biomasa con aplicaciones como compost y como fuente de energía.

El área residencial de Cascais, próxima a una zona turística, está trabajando, por su parte, en mejorar la eficiencia del servicio de recogida de residuos a través de tecnologías como sensores y cerraduras electrónicas con sistemas RFID, y está estudiando también el impacto que tiene, en el reciclaje de residuos, la implantar modelos dde Pago por Generación (PAYT, por sus siglas en inglés).

En cuanto a Seveso, que partía de unas altas tasas de reciclaje (75%), han trabajado en mejorar la implicación ciudadana, introduciendo propuestas como bolsas específicas para pañales y otros productos de higiene íntima y trabajando con tecnologías de monitorización de los residuos, y han logrado aumentar la recogida selectiva hasta una tasa del 85%.

Zamudio, por su parte, está trabajando también en diseñar un esquema de Pago por Generación con tipologías que recojan las diferentes realidades del municipio (residencial, comercial, hostelería e industrial), y está llevando a cabo un intensivo programa de educación ambiental y de trabajo con tecnologías para mejorar la eficiencia en la gestión de los residuos y para aumentar las tasas de separación y de reciclaje.



RECIBE NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO


EN PORTADA

Este sitio utiliza cookies y tecnologías similares. Si no cambia la configuración del navegador, usted está de acuerdo con nuestra política de cookies.