El proyecto para eliminar las bolsas de plástico de la Seu d'Urgell mejora la calidad del compost

La iniciativa pionera, ha sustituido las bolsas de plástico de un solo uso por bolsas compostables, que se pueden aprovechar para tirar los residuos orgánicos domésticos


268


El director de la Agencia de Residuos de Cataluña (ARC), Josep Maria Tost, el alcalde de la Seu de Urgell (Alt Urgell), Jordi Fàbrega, y el presidente de la Mancomunidad de Basuras del Urgellet, Ricard Mateu, han presentado el resultados del #projecteCERES, la primera prueba piloto de sustitución de las bolsas de plástico de un solo uso por bolsas compostables a todos los establecimientos del municipio.

La prueba, que comenzó en noviembre de 2018 y ha durado 12 meses, fue impulsada por Ellen MacArthur Foundation, dentro del programa Circular Economy 100, y tenía como objetivo mejorar el ciclo de la materia orgánica, reduciendo los materiales impropios -básicamente plásticos- a la fracción recogida selectivamente.

 

Dos millones de bolsas menos y compuesto de gran calidad

Así, se distribuyeron dos millones de bolsas compostables, tanto de caja como de sección, los comercios del municipio, evitando el consumo de bolsas de plástico. Además, se repartieron a las familias 10.000 bolsas de malla reutilizables donde colocar la fruta y la verdura para pesarlas.

Estas medidas se acompañaron de puntos informativos para los consumidores a tiendas y en la calle, la realización de encuestas a la ciudadanía para conocer sus hábitos y también el estudio y el seguimiento de la calidad de la fracción orgánica que llegaba a la planta de compostaje.

El resultado de esta prueba piloto es que el porcentaje de bolsas compostables que llega a la planta ha pasado del 20 al 50%. Además, la calidad del compost que se obtiene ha pasado de clase B (apto para la agricultura convencional) en clase A (apto para la agricultura ecológica por su bajo nivel de metales pesados).

 

Próxima prohibición de los plásticos desechables

La ARC, con la colaboración de Ellen Macarthur Foundation y de fabricantes de plástico compostable -BASF y Novamont-, junto con la Mancomunidad de Basuras del Urgellet, impulsaron esta iniciativa en la que han participado las asociaciones de comerciantes locales (La Sede Comercial y UBSU), el Consejo de Empresas Distribuidoras de Alimentación de Cataluña (CEDAC) y las principales cadenas de supermercados instaladas en el municipio (Caprabo, Grupo Día - Clarel, Mercadona, Plusfresc, Bon Área y la Sirena), para hacer de la Seo de Urgel la primera ciudad catalana que ha sustituido las bolsas de plástico de un solo uso por bolsas compostables. Ha sido una experiencia pionera para preparar la entrada en vigor del Real Decreto de prohibición de todas las bolsas de plástico ligeras no compostables a partir del 1 de enero de 2021, de la que se han podido extraer varias conclusiones.

Así, entre los puntos más positivos destaca la predisposición tanto de los pequeños como los grandes comercios a aplicar acciones de responsabilidad ambiental. También el hecho de que ha permitido familiarizarse con el nuevo material compostable a la hora de motivar a las grandes superficies a implantar las bolsas compostables al resto de sus tiendas.

No obstante, también se ha constatado el poco uso de las bolsas reutilizables de malla por parte de la ciudadanía. Igualmente, se ha comprobado la necesidad de generar un marco normativo que facilite el uso de elementos reutilizables, como fiambreras, en la compra de productos frescos a granel de carne y pescado. Finalmente, los resultados de la prueba aconsejan seguir informando a la ciudadanía sobre conceptos tales como la prevención o la economía circular respecto a los residuos municipales.

 

El plástico de un solo uso, problema ambiental

La masiva utilización de bolsas de plástico de un solo uso genera graves problemas ambientales, en especial a los ecosistemas marinos, si no se depositan en el contenedor amarillo o al sistema puerta a puerta correspondiente. Usarlas para la recogida de la fracción orgánica también termina contaminando el compuesto y en compromete su calidad.

Hace casi dos años que los comercios están cobrando obligatoriamente por las bolsas de asas de un solo uso y se está reduciendo mucho el consumo. La legislación estatal prevé prohibir su venta en 2021 y sustituirlas por bolsas compostables, menos agresivas para el medio ambiente y que, al mismo tiempo, facilitan la recogida selectiva de la fracción orgánica.

El #projecteCERES quiere aprovechar que los comercios reparten bolsas compostables para promocionar la recogida de la orgánica. El proyecto conlleva la coordinación de empresas fabricantes de plástico compostable, el sector de la distribución y las administraciones públicas encargadas de la recogida y reciclaje de esta fracción de los residuos municipales.



RECIBE NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO


EN PORTADA

Este sitio utiliza cookies y tecnologías similares. Si no cambia la configuración del navegador, usted está de acuerdo con nuestra política de cookies.