La Agencia Europea de Sustancias Químicas publica la base de datos sobre sustancias peligrosas en los productos


717

La Agencia Europea de Sustancias Químicas (ECHA) ha publicado una importante base de datos relacionada con el Reglamento (CE) nº 1907/2006 sobre Registro, Evaluación, Autorización y Restricción de sustancias y mezclas químicas (REACH), que entró en vigor el 1 de junio de 2007. El REACH tiene como objetivo principal mejorar la protección para la salud humana y el medio ambiente frente al riesgo que puede conllevar la fabricación, comercialización y uso de las sustancias y mezclas químicas. Por ello, las empresas deben identificar y gestionar los riesgos asociados a las sustancias que fabrican y comercializan en la Unión Europea.

Recientemente, la ECHA ha hecho público que alrededor de 6.000 empresas de la Unión Europea han cumplido con éxito su obligación de notificación de estos productos y la base de datos de Sustancias Preocupantes en Productos (SCIP) ya muestra más de cuatro millones de notificaciones de artículos. Esta base de datos permite buscar por nombre de artículo o marca, categoría de producto, tipo de material o nombre químico. Todo ello ayudará a los consumidores a verificar si un producto contiene químicos peligrosos y leer sus instrucciones para un uso seguro. Además, los gestores de residuos podrán desarrollar aún más la reutilización de productos y el reciclaje de materiales porque se podrá separar de forma más precisa las sustancias o componentes que confieren peligrosidad a los residuos.

La ECHA ha desarrollado varios documentos, videos y podcasts de orientación e instrucciones.

Esta es la relación de las categorías de productos que se han notificado con mayor frecuencia en la base de datos: maquinaria, instrumentos de medición, equipos electrónicos, vehículos, artículos de caucho y muebles. Y en cuanto a las sustancias muy preocupantes más habituales en las notificaciones se encuentran: plomo, monóxido de plomo, trióxido de plomo, titanio, ácido silicídico, sal de plomo y Dechlorane Plus, una sustancia sintética que se utiliza en adhesivos y pegamentos.

La ECHA puso en marcha esta base de datos y a comienzos de 2021 las empresas que comercializaban productos en el mercado europeo ya estaban obligadas a alimentarla con información sobre aquellos artículos que contengan sustancias clasificadas como extremadamente preocupantes (SVHC) según el reglamento REACH. Ahora se puede conocer mejor la peligrosidad de los residuos con SVHC y, por tanto, recogerlos y tratarlos de forma más segura para las instalaciones y el personal de las empresas de gestión.

ASEGRE ha apoyado el desarrollo de esta base de datos desde la puesta en marcha del proyecto. Va a permitir el cumplimiento de los objetivos en materia de economía circular porque permite rastrear los productos hasta que alcancen su clasificación como residuos. Además, contribuirá a la innovación y aparición de nuevas tecnologías de tratamiento de residuos.

RRSS
Archivado en:
Residuos, Entidades, Europa
Tags
ASEGRE


RECIBE NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO


EN PORTADA