La digitalización en el sector del agua: nuestro presente es el futuro

Por Francisco Javier Fernández Delgado, Subdirector de Telecontrol de Canal de Isabel II


882

Por Francisco Javier Fernández Delgado, Subdirector de Telecontrol de Canal de Isabel II


 

En un mundo donde algunas de las grandes preocupaciones son el cambio climático, el cuidado y protección del medio ambiente; la escasez de recursos hídricos y/o energéticos; o el aumento de población; las empresas, organismos e, incluso, los ciudadanos, debemos trabajar conjuntamente para afrontar ese nuevo horizonte, con soluciones tanto presentes como futuras. Para enfrentarnos a este nuevo paradigma, contamos con la ayuda y la oportunidad que supone un sector que avanza a pasos agigantados: el de las nuevas tecnologías y la digitalización.

Canal de Isabel II, desde su creación hace casi 170 años, ha buscado la excelencia tanto en el cuidado del medio ambiente como en la calidad del servicio que ofrece a sus clientes. Esto ha sido posible, y sigue siéndolo, gracias, por un lado, al buen trabajo y profesionalidad de sus empleados; y, por otro, al uso continuo de las nuevas tecnologías y digitalización en los procesos, permitiendo mejorarlos y haciéndolos, a su vez, óptimos y eficientes, a nivel no sólo económico, sino también medioambiental.

Por la responsabilidad que asumió desde su constitución con el medio ambiente y el cliente, Canal, empresa pública que gestiona el ciclo integral del agua en la Comunidad de Madrid, ha venido ocupándose y preocupándose de ello e, incluso, ha ido más lejos al poner en marcha su Plan Estratégico 2018-2030. Con esta ambiciosa hoja de ruta se pretende hacer frente de manera eficaz, sostenible y competitiva a los nuevos retos en la gestión del agua y, por supuesto, las tecnologías y la digitalización son un apoyo fundamental en esta tarea.

Canal de Isabel II dispone de un moderno sistema de telecontrol que, gracias a 30.000 sensores y más de 2.500 estaciones remotas, le permite conocer en tiempo real el estado de sus infraestructuras y la calidad del agua a lo largo de sus redes. Su evolución natural, la telelectura de millón y medio de contadores ya está en marcha, apoyada en los nuevos estándares de comunicación como NBIoT que lo hacen posible a nuestra escala de una manera rápida y sostenible. Así, en el periodo 2020-2030 se irán incorporando estos contadores al sistema, hasta completar nuestro proyecto Smart Region.

Pero los datos como tales no aportan ningún valor: son el uso que les damos y la información que sacamos de ellos los que ponen a Canal en una posición líder en el sector. Basándose en la información del sistema de telecontrol, Canal de Isabel II lleva dos décadas usando complejos modelos matemáticos para hacer un uso óptimo de los recursos naturales, especialmente importantes en periodos de escasez. Además, la división de nuestra enorme red de distribución en casi 700 sectores y el análisis detallado de los datos de cada uno de ellos nos ha permitido reducir, en el periodo 2011-2019, el nivel de agua no registrada prácticamente a la mitad, cantidad suficiente para abastecer a más de 586.000 personas. 

La digitalización y las nuevas tecnologías juegan un papel clave para la gestión sostenible del agua, y continuarán haciéndolo en el futuro con un protagonismo cada vez mayor. Por ejemplo, la implantación de la Industria 4.0, particularmente en la depuración de aguas residuales, conseguirá un uso óptimo de la energía y mejorará, al mismo tiempo, la calidad del efluente y, con ello, el cuidado del medio ambiente. Por otro lado, procesar la información proveniente de los contadores inteligentes mejorará los resultados obtenidos de la sectorización, y permitirá prestar nuevos servicios a nuestros clientes, como el aviso de fugas internas o de inactividad en las casas donde nuestros mayores viven solos. 

Las posibilidades de las nuevas tecnologías son casi infinitas: en el campo de la seguridad en el trabajo, por ejemplo, el uso de drones para inspección de torres de telecomunicaciones y para otro tipo de instalaciones con riesgos asociados es de un valor enorme. Y en la gestión de precipitaciones extremas, el uso conjunto de radares meteorológicos, datos públicos y modelos de predicción nos permiten mejorar la planificación y operación de infraestructuras para reducir así las afecciones a ríos, infraestructuras y a los ciudadanos. 

En resumen, el uso de las tecnologías más avanzadas ha sido lugar común para Canal de Isabel II a lo largo de su historia. En la actualidad y en el futuro, las nuevas posibilidades que brinda la digitalización y las nuevas tecnologías de generación y proceso de los datos seguirán siendo un factor clave para cumplir nuestra misión: “cuidar nuestra región, gestionando el agua de todos con transparencia, eficiencia y sostenibilidad”.


Artículo publicado en el número 212 Enero/Febrero 2020

RRSS


RECIBE NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO


EN PORTADA

Este sitio utiliza cookies y tecnologías similares. Si no cambia la configuración del navegador, usted está de acuerdo con nuestra política de cookies.