La Fundación Botín entrega los VI Premios a la Gestión Sostenible del Agua 2019

La valorización de las salmueras de la desalación, el fomento del autoabastecimiento de agua en poblaciones desfavorecidas y los proyectos educativos sobre la importancia del agua y su conservación, protagonistas de los Premios


759


La Fundación Botín ha entregado sus sextos Premios al Talento Joven para la Gestión Sostenible del Agua. Se trata de unos galardones cuyo objetivo es promover el talento joven en la gestión sostenible del agua, a la vez que reconocen tanto la innovación y la difusión de ideas, proyectos y tecnologías desarrolladas por jóvenes profesionales, como el desarrollo de proyectos educativos sobre la gestión del agua. Ricardo Martínez Vives (Useful Wastes), Jaime Aguirre (Tadeh), Miryam Judit Amaya Navarro (EMASESA) y Javier Fachal Corbeira (CEIP Plurilingüe Eladia Mariño) han resultado ganadores en una convocatoria a la que han concurrido 39 propuestas.

Estos galardones, que se enmarcan dentro las actividades del Observatorio del Agua de la Fundación Botín, contemplan tres categorías diferentes: (a) Modelos de Gestión y Tecnologías que contribuyan a la gestión sostenible del agua en países miembros de la OCDE; (b) Modelos de Gestión y Tecnologías que contribuyan a la gestión sostenible dirigidos a proveer servicios de agua a poblaciones vulnerables; (c) y Proyectos educativos sobre el agua. El jurado, que falló estos reconocimientos por unanimidad, ha valorado especialmente el potencial de todos los proyectos galardonados para mejorar la gestión de los recursos hídricos en campos tan diversos como la gestión de la calidad del agua y el uso de desechos; el fomento del autoabastecimiento en poblaciones desfavorecidas mediante tecnologías de excavación y empleo de aguas subterráneas o la educación de los menores en el ciclo del agua y la importancia de los hábitos de consumo.

 

Proyectos premiados

Ricardo Martínez Vives, ingeniero de USEFUL WASTES, fue el premiado en la modalidad “Modelos de Gestión y Tecnologías que contribuyan a la gestión sostenible del agua en países miembros de la OCDE”. Su proyecto permite valorizar las salmueras que se generan en el proceso de desalinización de agua marina. Gracias a la investigación llevada a cabo y a la aplicación de técnicas electroquímicas, se ha conseguido transformar una salmuera con unos altos contenido en sales en lejía alimentaría. Esa producto, cuya formulación es NaOCl al 0.8%, se puede utilizar para la desinfección de frutas y hortalizas de consumo en fresco y para tratamientos de agua como depuradoras, torres de enfriamiento y piscinas. Además, el excedente puede ser vendido para sufragar parte de los gastos de la desalinización.

El proyecto ganador en la Modalidad B se titula ‘La Escuela Móvil del Agua’ y parte de la idea de que el acceso al agua y saneamiento tienen que sostenibles y asequibles para todos. Jaime Aguirre y sus compañeros Thalia Sobrón, Laura Díez, Beñat Urturi, Jon Andoni Vicario, Raúl Zamorano, Ángel Luis Arquero, de la organización TADEH, son los responsables de esta iniciativa que promueve la formación para lograr el autoabastecimiento en las zonas más desfavorecidas El proyecto se basa principalmente en la promoción e implementación de ‘La Escuela Móvil del Agua’ en África y Europa. El primer paso consiste en difundir este enfoque a través de redes sociales y medios de comunicación para contactar con ONGs que trabajen en zonas en donde necesiten tener acceso al agua. Asimismo, en las instalaciones de TADEH, se está creando un centro de formación con zona demostrativa y taller donde se celebran jornadas y cursos dirigidos a estas organizaciones. Allí se estudian las necesidades de la población y la viabilidad de la tecnología (disponibilidad de materiales, perforabilidad…) para seleccionar las técnicas más apropiadas que permitan iniciar el proceso de formación para el autoabastecimiento. Con el tiempo, el alumnado puede convertirse en profesionales y ser capaces de ofrecer sus servicios a vecinos o comunidades cercanas e incluso formar a nuevos alumnos.

Los Proyectos educativos ganadores ex aequo comparten el objetivo de concienciar a los más pequeños sobre la importancia de conocer el ciclo integral del agua y las consecuencias derivadas de nuestros hábitos de consumo. En ese sentido, el proyecto educativo de la empresa EMASESA, dirigido por Miryam Judit Amaya Navarro, es un programa de educación ambiental que enseña el ciclo integral urbano del agua desde un punto de vista técnico, ambiental y socioeconómico , Bajo el título “La Educación Ambiental como fortaleza para la gestión sostenible del agua”, esta iniciativa se sustenta en tres pilares básicos: transmitir las medidas adoptadas por la compañía en la protección de los recursos naturales; dar a conocer la fragilidad de los recursos acuáticos y promover un uso responsable; y afrontar los nuevos problemas ambientales surgidos de la ejecución del ciclo integral del agua.

En torno a ello, han diseñado una serie de actividades y programas dirigidos a la solución de problemas ambientales y a promover la adquisición de actitudes, valores y habilidades que permitan al alumnado mantener una relación positiva y no dañina con el medio natural. En el curso pasado, más de 24.000 estudiantes han participado en estas iniciativas

Por el otro lado, el Colegio Plurilingüe Eladia Marino de Cabanas (A Coruña) recibió ex aequo el premio en la categoría C. “Agua potable, un Derecho Universal. Rechazar el Plástico un Deber Social” es un proyecto para alumnos de 3º y 4º de primaria basado en el aprendizaje por descubrimiento y cooperativo para estimular la búsqueda e implantación de soluciones. La iniciativa, que contó con la colaboración de prácticamente todo el claustro docente, puso en funcionamiento las habilidades creativas, artísticas y lingüísticas de los alumnos. Además del aprendizaje curricular, este proyecto pone en acción la creatividad y el espíritu empresarial de los estudiantes para lograr la mayor relevancia social.

“Agua potable, un Derecho Universal. Rechazar el Plástico un Deber Social” analiza la situación del agua en el mundo y el problema de los plásticos para fijarse metas y objetivos en tres ámbitos diferentes. Dentro del propio centro, se ha erradicado el agua embotellada del comedor escolar. En el municipio, se ha trabajado para obtener fuentes de agua municipales y se ha colaborado en la limpieza de las playas. Por último, en un entorno más global, se han recolectado fondos para el programa "Gotas de Agua por Níger" de Unicef y se ha participad como coproductores de la película "El monstruo invisible" de la ONG Acción contra el Hambre. Una cinta que narra el hambre en los vertederos de plástico de Filipinas, la antigua colonia española.


En la foto, de izquierda a derecha: Ángel Luis Arquero, representante de TADEH, entidad ganadora en la Modalidad B; Javier Fachal y alumnos del CEIP Eladia Mariño, ganadores en la Modalidad C; Alberto Garrido, Director del Observatorio del Agua de la Fundación Botín; Ricardo Martínez Vives, ganador en la Modalidad A; Consuelo Juan y Miryam J. Amaya, representantes de EMASESA, ganadora en la Modalidad C



RECIBE NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO


EN PORTADA

Este sitio utiliza cookies y tecnologías similares. Si no cambia la configuración del navegador, usted está de acuerdo con nuestra política de cookies.