Las depuradoras del área metropolitana de Barcelona recibirán inversiones por 288 millones de euros

El convenio firmado entre la Generalitat y el Área Metropolitana de Barcelona se articula en tres ejes y se aplicará a siete depuradoras, con una población equivalente de 6,3 millones de personas


831

El Gobierno de la Generalitat de Cataluña ha aprobado el convenio con el Área Metropolitana de Barcelona (AMB) que fija las dotaciones presupuestarias para garantizar el adecuado saneamiento de las aguas residuales para los próximos 4 años (2021-2024) con el objetivo de garantizar el funcionamiento de siete sistemas de saneamiento en el ámbito metropolitano (Begues, Gavà-Viladecans, Sant Adrià de Besòs, El Prat de Llobregat, Montcada i Reixac, Sant Feliu de Llobregat y Vallvidrera), para dar servicio a 6,3 millones de personas.

El acuerdo, que prevé una inversión total de 288 millones de euros, se articula en tres ejes: por un lado, los recursos para garantizar el funcionamiento de las depuradoras (236 millones de euros a repartir entre 2021 y 2024) ; inversiones para reposiciones y mejoras (49,4 millones de euros a repartir entre 2021 y 2024) y aportaciones para llevar a cabo la redacción de proyectos constructivos (2,6 millones de euros entre 2021 y 2024).

 

Mejorar la coordinación con el mundo local

Este convenio se enmarca en el nuevo modelo de convenio aprobado por el Consejo de Administración de la ACA el pasado 9 de diciembre, destinado a mejorar la financiación del saneamiento de las aguas residuales para los entes locales. La propuesta, destinada a los entes gestores de los sistemas públicos de saneamiento que estén constituidos como Entidades Locales de Agua, fija la posibilidad de firmar convenios, de forma individualizada y para un período de 4 años, con el objetivo de definir un marco de atribución de los recursos para financiar los gastos de explotación, reposición e inversión correspondientes a los sistemas públicos de saneamiento en alta, haciendo posible una mejor planificación de las actuaciones a llevar a cabo y la mejora de la gestión del servicio de saneamiento en alta.

El modelo de convenio determina, con una metodología común para fijar una atribución adecuada y sostenible, cómo se harán las atribuciones de recursos para atender los gastos de explotación, reposición y mejoras y las inversiones necesarias para asegurar el funcionamiento y mantenimiento correctos de las instalaciones instalaciones del sistema público de saneamiento, de forma que se garantice la calidad del agua, atendiendo a los criterios de diseños de las infraestructuras y los límites fijados en la autorización de vertido.

Las posibles nuevas inversiones se destinarán a financiar la redacción de proyectos y estudios de actuaciones previstas en la planificación. Esta iniciativa se basa en la implementación de nuevas formas de colaboración más eficientes y descentralizadas, estables en el tiempo, con mayores garantías y basadas en la confianza mutua.

Actualmente, hay 533 depuradoras en servicio en Cataluña que sanean las aguas residuales del 97,1% de la población. El modelo de saneamiento de Cataluña es descentralizado y la participación de los entes gestores locales es clave para alcanzar los objetivos de gestión y ejecución de la planificación.

RRSS


RECIBE NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO


EN PORTADA