LIFE Methamorphosis, una iniciativa pionera en producción de combustible renovable a partir de residuos

El proyecto investiga sobre tecnologías para generar biometano, un gas de origen renovable que, frente a los combustibles fósiles, supone una emisión menor de CO2 a la atmósfera


569


La sostenibilidad y la preocupación por el medio ambiente son prioridades fundamentales para las administraciones públicas, la industria y la ciudadanía. La lucha contra el cambio climático y la contaminación atmosférica piden iniciativas que ayuden a mitigar los efectos de estos problemas globales, que afectan gravemente la salud de la población.

Por otra parte, el tratamiento de los residuos orgánicos plantea un reto: esta fracción tiene un gran potencial de aprovechamiento cuando se separa correctamente en origen, pero si se deposita de manera errónea en el contenedor de rechazo, el potencial se pierde. La materia orgánica mal clasificada en origen supone un problema ambiental, y su tratamiento se encarece mucho.

Un ejemplo de iniciativa que se sirve de la economía circular para hacer frente a estos retos es LIFE Methamorphosis, un proyecto cofinanciado por la Comisión Europea dentro del programa LIFE, que promueve tecnologías innovadoras en materia de medio ambiente y cambio climático. El proyecto está coordinado por Aqualia, y los socios que participan en el consorcio son el Área Metropolitana de Barcelona (AMB), el Institut Català d’Energía (ICAEN), FCC Medio Ambiente, Naturgy y SEAT.

LIFE Methamorphosis explora tecnologías para recuperar los residuos orgánicos generados tanto en entornos urbanos como rurales, y convertirlos en un nuevo recurso, el biometano, un tipo de gas natural renovable que se puede usar como combustible en vehículos o bien inyectarse en la red de gas. Ésta última opción supone poder utilizarlo en cualquiera de los usos tradicionales del gas natural (industrial, residencial, terciario, vehicular, etc.). El crecimiento del uso de biometano supondría un importante ahorro en emisiones a la atmósfera de 9.500 toneladas de CO2 cada año.

El objetivo principal del proyecto es la lucha contra el cambio climático. El biometano es neutral en emisiones de dióxido de carbono, y garantiza un nivel de emisiones contaminantes (óxidos de nitrógeno, partículas) inferior a los combustibles convencionales. Además, su producción reduce la dependencia energética exterior, ya que es una energía generada localmente.

 

Obtener combustible de los residuos

Los procesos de descomposición de la materia orgánica generan grandes cantidades de biogás, que, con un 65 % de metano (CH4), es una buena base para ser utilizado como combustible, siempre después de ser tratado para aumentar este porcentaje hasta alcanzar unos niveles de metano superiores al 95 %. En este momento, ya convertido en biometano, es apto para ser utilizado en vehículos e inyectado a la red de gas de acuerdo con los estándares europeos.

Esta tecnología hace posible la circulación de vehículos con un combustible mucho más limpio que los hidrocarburos fósiles, ya que cada vehículo alimentado con biometano es neutral en cuanto a emisiones de CO2 en todo el ciclo de obtención y uso del combustible (well to wheel). Además, el proceso también permite que las instalaciones de tratamiento de residuos tengan una alta eficiencia y unos niveles más bajos de contaminación, gracias a la reducción del 70 % de la demanda energética requerida en el proceso y en la reducción del 80 % de las emisiones de CO2 respecto a los últimos sistemas implementados.

LIFE Methamorphosis ha puesto en marcha dos prototipos, UMBRELLA y METHAGRO, que funcionan bajo este principio.

UMBRELLA está instalado en el Ecoparc de Montcada i Reixac (Ecoparc 2), una de las plantas de tratamiento de residuos de titularidad del AMB, gestionada por FCC Medio Ambiente. Esta instalación recibe, cada año, 100.000 toneladas de residuos orgánicos recogidos selectivamente en la metrópolis. Además, también gestiona 168.000 toneladas anuales de fracción resto, que contiene cerca de un 40 % de materia orgánica mal clasificada.

Los residuos orgánicos, después de ser separados en la planta, se introducen en un digestor donde generan biogás, que posteriormente es refinado y convertido en biometano. Gracias a este proyecto, se están aprovechando 7.350 toneladas de residuos orgánicos del territorio metropolitano para generar combustible cada año.

El prototipo, en su tramo final, cuenta con un surtidor de biometano, donde pueden llenar el depósito los dos tipos de vehículos con tecnología GNC dedicados a esta prueba piloto:

• Vehículo ligero: modelos SEAT León TGI y SEAT Arona TGI (el único modelo SUV del mundo con tecnología GNC), que actualmente realizan pruebas de durabilidad de funcionamiento con biometano, consistentes en la acumulación de 120.000 km de rodaje.

• Vehículo pesado: camión de recogida de residuos municipales, aportado por el Ayuntamiento de L'Hospitalet de Llobregat y FCC Medio Ambiente. Este camión se someterá a una prueba de una semana, en la que llevará a cabo sus tareas en el municipio funcionando exclusivamente con biometano.

El otro prototipo del proyecto LIFE Methamorphosis, METHAGRO, está situado en la planta agroalimentaria Porgaporcs, propiedad de Ecobiogas, en Vila-sana, a 35 km de Lleida. En este caso, la materia prima a partir de la cual se obtiene el biogás son los purines. El objetivo de este prototipo, gestionado por Naturgy, es aprovechar estas instalaciones reduciendo su impacto ambiental, eliminando el riesgo de contaminación de acuíferos y utilizando el residuo en forma de purines para convertirlo en recurso. El biogás generado de forma natural por los purines tiene una concentración de metano del 67 %, mientras que el 33 % restante es CO2.

Tras ser refinado y convertirse en biometano por el proceso de mejora, el combustible ya es apto tanto para llenar el depósito de vehículos con motor de consumo de gas, como para ser inyectado directamente a la red de gas natural. A diferencia del gas natural convencional, sin embargo, el biometano es una fuente de energía renovable.

 

Uso potencial del biogás en España

Actualmente hay 300 plantas con capacidad de producir biogás en España, con un potencial de generación de energía de 26.684 GWh. Si en todas se implantara la tecnología adecuada para procesarlo y convertirlo en biometano, la generación de estas instalaciones cubriría la demanda energética del 40 % de los hogares del Estado. En Cataluña, el potencial accesible de biogás se puede evaluar en 4.287 GWh anuales.

Proyectos como LIFE Methamorphosis tienen el objetivo de alcanzar el nivel de muchos países europeos, en los que el aprovechamiento de los residuos para la generación de energía es una realidad desde hace años. En Alemania, por ejemplo, se aprovecha el biometano procedente de 195 plantas generadoras de biogás (cifras del año 2017), y así se contribuye de manera sustancial al cambio hacia una fuente de energía más sostenible.

Tags: AMB, FCC, Aqualia, Naturgy.


RECIBE NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO


EN PORTADA

Este sitio utiliza cookies y tecnologías similares. Si no cambia la configuración del navegador, usted está de acuerdo con nuestra política de cookies.