Publicado el nuevo informe sobre la calidad ecológica de los ríos de la provincia de Barcelona


634

La calidad del agua de muchos ríos fue mejorando durante la década de 2000, pero se estancó a partir de 2010 y así continúa en la actualidad, según apunta ahora el Informe sobre la qualitat ecològica dels rius de la província de Barcelona (2018-19). Este trabajo está elaborado por expertos del Grupo de Investigación Freshwater Ecology, Hydrology and Management (FEHM) de la Facultad de Biología de la Universidad de Barcelona, en el marco de un convenio con el Área de Infraestructuras y Espacios Naturales de la Diputación de Barcelona.

 

Los ríos de la provincia de Barcelona: veinticinco años de seguimiento científico

El nuevo informe recoge los resultados del análisis de una red de 111 puntos de estudio distribuidos por las cinco cuencas hidrográficas —ríos Besòs, Foix, Llobregat, Ter y Tordera, y las rieras litorales del Maresme— que drenan total o parcialmente la provincia de Barcelona. Esta red, estudiada por primera vez en 1979 bajo la dirección del catedrático Narcís Prat, es desde 1994 el eje de un programa de seguimiento científico anual que se ha convertido en una de las series de datos más extensa de todo el mundo sobre estudios hidrológicos.

En la labor del Grupo de Investigación FEHM, dirigido por la profesora Núria Bonada, del Departamento de Biología Evolutiva, Ecología y Ciencias Ambientales, también participan expertos del Instituto de Investigación de la Biodiversidad (IRBio) y del Instituto de Investigación del Agua (IdRA) de la UB. Haber mantenido durante veinticinco años estos estudios es fruto de una larga colaboración con la Diputación de Barcelona, entidad que ha apoyado ininterrumpidamente a los equipos investigadores. También han colaborado en el seguimiento la Agencia Catalana del Agua, el Centro de Estudios de los Ríos Mediterráneos y el Observatorio de la Tordera (Consorcio del Besòs-Tordera), entre otras instituciones.

 

Series temporales para conocer la evolución del estado ecológico de los ríos

Además de dar información anual sobre el estado ecológico de los ríos, esta serie de datos a gran escala temporal aporta información estratégica a investigadores y gestores para interpretar y conocer el origen de los cambios que afectan a los ecosistemas fluviales (impactos antrópicos, cambio global, etc.). También es una herramienta estratégica para evaluar las mejoras en la gestión del agua y los ecosistemas acuáticos llevadas a cabo por las administraciones públicas de acuerdo con la Directiva marco del agua (DMA).

Según el informe, la crisis económica de 2008 marcó un punto de inflexión en las acciones para mejorar el estado ecológico de los ecosistemas fluviales. Como consecuencia de ello, muchos proyectos de restauración fluvial quedaron parados por su coste económico, así como diversas intervenciones dirigidas a evitar la contaminación o mejorar las infraestructuras relacionadas con la gestión hidrológica (eliminación de la contaminación salina del río Llobregat, adecuación de estaciones depuradoras de aguas residuales o EDAR, recuperación del bosque de ribera en cuencas más urbanizadas o industrializadas, etc.).


Conocer y mejorar la protección ambiental de los ecosistemas fluviales

Disponer de una serie temporal de datos a largo plazo sobre los ríos barceloneses ha permitido conocer la evolución y mejorar la protección de sistemas fluviales ante episodios de crisis ambiental. Sería el caso, por ejemplo, de los ríos Mogent y Besòs, afectados en diciembre de 2019 por un vertido de disolventes en el polígono industrial de Montornès del Vallès; de los tramos fluviales perjudicados por los incendios forestales en el Parque Natural de Sant Llorenç del Munt i l'Obac (2003), o de las cuencas alteradas por episodios de sequías (2007-2008) o lluvias torrenciales.

En ese contexto, los datos del seguimiento científico indican también un estancamiento en la calidad y el estado ecológico de tramos de ríos y arroyos, tanto en puntos que mantienen buenos indicadores como en los que no se ajustan a la DMA (en especial, las partes medias y bajas de las cinco cuencas). Las conclusiones también apuntan a una hipotética desaparición del insecto Baetis alpinus —una especie indicadora de cambios medioambientales— en el macizo del Montseny si la temperatura ambiental continúa al alza conforme pronostican todos los modelos climáticos. Tal y como señalan los autores, sería importante ampliar los estudios sobre los torrentes del Montseny que pudieran albergar esta especie localmente amenazada por el cambio global.

Los trabajos elaborados por el Grupo de Investigación FEHM han sido decisivos para adaptar e implementar las indicaciones de la DMA a los ríos mediterráneos de todo el territorio español (véase Els treballs elaborats pel Grup de Recerca FEHM han estat decisius per adaptar i implementar les indicacions de la DMA als rius mediterranis de tot el territori espanyol (véase Munné i Prat, 2009). En concreto, las contribuciones científicas de los expertos UB sobre los ríos temporales —con flujo intermitente de agua— han permitido impulsar el proyecto europeo LIFE TRivers y son un referente internacional para universidades, centros y entidades gestoras de toda Europa en el establecimiento de nuevos métodos y protocolos de estudio para mejorar la gestión de estos cursos fluviales. De hecho, esta serie temporal de datos de los ríos barceloneses ha sido utilizada y lo sigue siendo en muchos artículos científicos en colaboración con expertos de todo el mundo.

RRSS


RECIBE NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO


EN PORTADA

Este sitio utiliza cookies y tecnologías similares. Si no cambia la configuración del navegador, usted está de acuerdo con nuestra política de cookies.