Residuos de construcción para fabricar nuevos morteros y hormigones de baja o nula huella de carbono

Investigadores de la UPCT desarrollan morteros y hormigones sustituyendo prácticamente el 100% del cemento y de los áridos naturales por residuos


1394

Desarrollar nuevos materiales de construcción con baja o nula huella de carbono es el objetivo del proyecto de I+D liderado por la empresa Construcciones Urdecon S.A. y los investigadores de la UPCT, Carlos Parra, Isabel Miñano, Carlos Parra y Eusebio Martínez del Grupo de Ciencia y Tecnología Avanzada de Construcción (CTAC) de la Escuela Técnica Superior de Arquitectura y Edificación.

La investigación pretende desarrollar morteros y hormigones sustituyendo prácticamente el 100% del cemento y de los áridos naturales por residuos, por lo que el producto resultante de la investigación será muy respetuoso con el medio ambiente, además de resistente y duradero. 

Este proyecto, financiado por el Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI), nace de la necesidad de la empresa Construcciones Urdecon S.A. de encontrar una salida a las grandes cantidades de materiales de desecho que se generan en sus propias obras, principalmente ladrillo y hormigón. 

Estos materiales sostenibles podrán ser utilizados en numerosas aplicaciones, como en la mejora de la envolvente térmica de los edificios, por lo que se disminuirá significativamente la huella de carbono desde varios ámbitos, reduciendo el llamado carbono embebido y operacional, pues se genera durante la elaboración de los materiales y durante su vida útil. 

Los investigadores, además, trabajan en desarrollar aplicaciones informáticas y automatizaciones para simplificar el cálculo de la huella de carbono real en estos nuevos materiales que contienen menos materias primas y gran cantidad de residuos valorizados. Estos desarrollos permitirán en breve que con un simple clic del ratón se calcule las mejoras medioambientales que se obtienen al utilizar estos materiales sostenibles y descarbonizados frente al uso de los materiales convencionales.

Los trabajos permitirán que toda la información sea manejada e intercambiada de forma sencilla con los modelos digitales de edificios e infraestructuras (BIM). Esto permitirá que se obtengan datos relativos al impacto medioambiental de los edificios y establecer rangos o cuantificar beneficios alineados con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) definidos por la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

“Es importante anotar que entre el 80 y el 98% de las emisiones totales relacionadas con el ciclo de vida de los edificios son debidas a la fase de uso, el llamado carbono embebido u operacional. Por lo tanto, el diseño de construcciones energéticamente eficientes es igualmente de gran importancia para contribuir a la reducción de los niveles de gases de efecto invernadero”, remarcan Isabel Miñano y Fran Benito, responsables del proyecto.

“El uso de productos sostenibles busca reducir la huella de carbono en comparación con otros materiales, ya sea por un consumo de mucho menor energía para su fabricación, mayor durabilidad, una ubicación de procedencia más próxima, una operación eficiente, así como un adecuado proceso de demolición, reciclaje y reutilización”, añade Carlos Parra, director de la Escuela Técnica Superior de Arquitectura y Edificación (ETSAE).

Investigadores del CTAC están desarrollando materiales de menor impacto ambiental, reduciendo la huella de carbono embebida en ellos y la operacional durante la vida útil de los edificios e infraestructuras. En este sentido el grupo de investigación tiene cinco subgrupos de investigación con el objetivo de afrontar el reto de hacer más sostenibles los edificios que se construyan en los próximos años: 

  • Materiales sostenibles y descarbonizadas

  • Industrialización de la construcción 

  • Rehabilitación energética 

  • Mezclas aditivas sostenibles e impresión 3D 

  • Digitalización y automatización de procesos y elementos constructivos

RRSS


RECIBE NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO


EN PORTADA