"Tenemos la tecnología para que el vertido de residuos sea casi cero y además producir energía"

Entrevistamos a Juan José Hernández, CEO de Greene Waste to Energy


1424

10/02/2020
Fuente:

Nuestra sociedad tiene un doble problema, cómo generar energía sostenible y cómo gestionar los residuos. ¿Podríamos decir que Greene tiene respuesta tecnológica para estas dos cuestiones?

Juan José Hernández. Tendríamos que empezar por la segunda cuestión, que es el origen de todo: cómo gestionamos los residuos. La jerarquía de reducción, recuperación, reciclaje, valorización y eliminación es la que debería aplicarse, pero la realidad es que el enterramiento en vertedero es la única solución para (en algunos casos) más del 70% de los residuos que generamos. Por ello, consideramos que es necesario establecer sistemas para valorizar aquello que no se pueda recuperar ni reciclar. Tenemos la tecnología para que el destino a vertedero sea lo más cercano a cero. Y, además, podemos generar energía de este recurso en el sistema de economía circular que nos marcan las directrices internacionales.

"Es necesario establecer sistemas para valorizar aquello que no se pueda recuperar ni reciclar."

 

La valorización de residuos siempre ha tenido un gran hándicap, la generación de gases contaminantes. ¿La tecnología de Greene puede hablar de que ha resuelto esta cuestión?

J. J. H. No podemos seguir moviéndonos en este tema con discursos acuñados en los años 80 del pasado siglo. Hace 40 años no se valorizaba, se incineraba, es decir, quemaba. Hoy estamos en otro modelo y, lo más importante, con otra tecnología. Quien se resista a asumir esto, se resiste al efecto del tiempo. Hoy nuestras plantas generan, a partir residuos, energía sin emisiones contaminantes a la atmósfera. Es decir, podemos producir energía con cero contaminación. 

"Hoy nuestras plantas generan, a partir residuos, energía sin emisiones contaminantes a la atmósfera."

 

¿Para qué tipos de residuos están diseñadas las plantas de Greene?

J. J. H. Podemos actuar con los residuos más comunes de los municipios y ciudades, así como de grandes industrias. Tenemos a disposición de la sociedad la única tecnología capaz de convertir cualquier residuo orgánico como los RSU (residuos sólidos urbanos), RSI (residuos sólidos industriales), biomasa, neumáticos o lodos de depuradora, en un producto de alto valor añadido como gas renovable, energía, biocombustibles o metanol. 

 

 

¿Las plantas se ajustan a las exigencias medioambientales y a los objetivos establecidos por la UE?

J. J. H. Por su puesto, podemos ser la última pieza sostenible de la jerarquía en tratamiento de residuos. Somos capaces, con tecnología española, de los residuos generados en nuestra sociedad como exige la Unión Europea y como parte del logro de objetivos establecidos para los horizontes 2020 y 2030 por la Comisión Europea.

 

¿Qué capacidad de tratamiento y producción energética ofrecen sus plantas y para qué sectores tendría mejor respuesta?

J. J. H. Nuestra tecnología es 100% modular y trata de dar una gestión integral y sostenible a los residuos siendo la producción energética una consecuencia de dicha gestión. Dicho esto, la capacidad de tratamiento puede crecer paralelamente al aumento de la generación de residuos mediante la implantación de más módulos. El mínimo se situaría en 500kg/h de tratamiento. Los módulos de Greene van desde los 0,5t/h hasta las 5t/h, a partir de ahí se añaden módulos. En cuanto a la capacidad de generación, depende muy mucho del PCI (poder calorífico inferior) del producto de entrada. Pero en condiciones normales estamos en un rendimiento energético global superior al 70%. En cuanto a los sectores pueden ser tantos como aquellos que generen una cantidad suficiente de residuos orgánicos. En la actualidad nos estamos centrando en RSU, lodos, residuos industriales (cárnicos, agroalimentarios, neumáticos, papel, etc), biomasa, plásticos… 

"Nuestra tecnología es 100% modular y trata de dar una gestión integral y sostenible a los residuos siendo la producción energética una consecuencia de dicha gestión."

 

¿Podríamos catalogar esta energía como energía verde? ¿Por qué?

J. J. H. Nuestro producto energético se adapta a la definición más común de energía verde: se genera con materias que no consume recursos naturales, no contamina en su proceso de generación y no genera otros restos o subproductos que atenten contra el medio ambiente. En definitiva, sí, generamos energía verde e impedimos el uso del vertedero y su gran impacto medioambiental.

 

¿Qué supone la certificación de una entidad como Altran que ha gestionado la Due Diligence técnica de Greene?

J. J. H. Altran lo que confirma es que nuestra tecnología está preparada para hacer frente a los retos que impone el siglo XXI. Que tenemos una ventaja competitiva con respecto al resto de sistemas y que nuestro modelo de gestión de residuos y de generación de productos con alto valor añadido tiene futuro en las sociedades modernas y una potencialidad elevadísima para los próximos años. Altran nos dice, y así lo han entendido los inversores, que estamos no en el buen camino, sino que hemos sido capaces de generar nuevos caminos para hacer frente al futuro y sus retos. 

"Hemos sido capaces de generar nuevos caminos para hacer frente al futuro y sus retos, a través de nuestra tecnología."

 

¿En qué momento se encuentra Greene tras la entrada de Moira?

J. J. H. La entrada de Moira mediante una inyección de capital de 40 millones nos permite situarnos en el mercado internacional con todas las garantías y evolucionar nuestro modelo de negocio pasando de ser “desarrolladores y vendedores de tecnología” a ser inversores en proyectos de gestión integral de residuos, con nuestra propia tecnología, para industrias altamente generadoras de residuos. 

"La entrada de Moira nos permite ser inversores en proyectos de gestión integral de residuos, con nuestra propia tecnología."

 

¿Por qué Moira?

J. J. H. Moira nos conquistó gracias a su Modelo de Negocio: acompañan el desarrollo de la estrategia de la compañía permaneciendo un plazo lo suficientemente largo para completar el plan establecido, que debe culminar con la salida a bolsa de la compañía.

 

¿Cuál es el modelo de negocio de Greene tras la entrada de este grupo inversor?

J. J. H. Es un modelo que se basa en la inversión en nuestros propios proyectos, es decir, ya no vendemos nuestra tecnología sino que nos asociamos con nuestros clientes para ofrecerles una mejora sustancial en la gestión integral de sus residuos, abaratándola y mejorando su RSC. Este modelo es más rentable y sostenible tanto para Greene como para los clientes/socios en cada proyecto ya que les permite participar en la planta que gestiona sus residuos sin riesgo.

 

 

¿Estamos hablando de un sistema de leasing de las plantas ya construidas? ¿Qué ventajas ofrece con este modelo a sus potenciales clientes?

J. J. H. No es un leasing ya que nosotros no financiamos a nuestros clientes, nosotros nos asociamos a nuestros clientes y nos encargamos de la operación y el mantenimiento durante toda la vida útil del proyecto. Esto se articula mediante la creación de una SPV (sociedad vehículo) de la que Greene tiene una participación mayoritaria y que será la encargada de llevar a cabo el proyecto y su operación. Esto supone para el socio/cliente una mejora en su RSC (responsabilidad social corporativa), permitiendo reducir los costes de sus productos gracias a una reducción de sus costes energéticos, consiguiendo el certificado de empresa de residuo 0 y entrando de lleno en el marco de la economía circular a un coste de inversión bajísimo y con riesgo mínimo.

 

El target comercial de Greene son empresas privadas o instituciones, ¿cuáles son sus objetivos?

J. J. H. Ofrecemos diseños de planta a la carta, es decir, que podemos hacer desde pequeñas instalaciones hasta grandes factorías de gestión de residuos y generación de sistemas energéticos y productos de alto valor añadido. Esto supone que damos respuesta a diversas necesidades y satisfacer diferentes demandas. Nuestros potenciales clientes son todos aquellos que tienen grandes necesidades de gestionar residuos y necesitan suministro de energía. Hoy, entendemos, los consorcios de residuos deberían aplicar este tipo de sistemas en sus instalaciones.

"Podemos hacer desde pequeñas instalaciones hasta grandes factorías de gestión de residuos y generación de sistemas energéticos y productos de alto valor añadido."

 

Las previsiones que lanzaron tras la capitalización con 40 millones de euros era la construcción de 100 plantas en 10 años. ¿Cuáles son sus mercados preferentes? ¿Qué papel ocupa España?

J. J. H. España juega un papel principal ya que las 10 primeras plantas pretendemos que sean en España. El estudio de Altran refleja una potencialidad de más de 900 plantas de un tamaño medio de 20.000t/año solo en el mercado español. En una segunda fase atacaremos el mercado europeo donde estimamos una potencialidad de más de 6.000 plantas.

No obstante también estamos viendo algunos mercados de Latinoamérica como México, Chile, Perú y Colombia que por estabilidad y potencialidad pudieran ser interesantes para Greene en una tercera fase de expansión.

 


Greene Waste to Energy es una empresa que ha desarrollado una novedosa tecnología que permite eliminar los residuos, utilizándolos para generar energía eléctrica, térmica, biocombustibles y otros productos de alto valor añadido. Como resultado del proceso, se eliminan los residuos hasta en un 80% y se obtiene una ceniza inerte que se puede aplicar en diversos usos en obra civil.


Entrevista publicada en número 219 Noviembre/Diciembre 2019. Puedes descargar la entrevista en PDF aquí.



RECIBE NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO


EN PORTADA

Este sitio utiliza cookies y tecnologías similares. Si no cambia la configuración del navegador, usted está de acuerdo con nuestra política de cookies.