IIAMA desarrolla una metodología para evaluar el impacto de los caudales ecológicos

La técnica se ha implementado en la cuenca del río Órbigo, que pertenece a la Demarcación Hidrográfica del Duero
IIAMA desarrolla una metodología para evaluar el impacto de los caudales ecológicos
IIAMA desarrolla una metodología para evaluar el impacto de los caudales ecológicos

Un estudio realizado por investigadores del Grupo de Ingeniería de Recursos Hídricos del IIAMA-UPV (Instituto de Ingeniería del Agua y Medio Ambiente de la Universitat Politècnica de València) ha desarrollado una metodología, que permite evaluar los efectos de las estrategias de gestión de caudales ecológicos sobre la alteración hidrológica de las cuencas fluviales a escala diaria.

Este es el principal resultado del artículo científico “Effects of environmental flows on hydrological alteration and reliability of water demands, realizado por Valentina Monico, Abel Solera Solera, Rafael J. Bergillos Meca, Javier Paredes Arquiola y Joaquín Andreu Alvárez y que ha sido publicado en la revista “Science of The Total Environment”.

La investigación parte de la realidad de que la continua explotación de los recursos hídricos, y en algunos casos la sobreexplotación, ha deteriorado los ecosistemas fluviales por lo que se han analizado los caudales ecológicos para establecer límites a estas alteraciones.

Para establecer un régimen de caudales ecológicos apropiado es necesario caracterizar las relaciones entre los procesos hidrológicos y las variables ecológicas involucradas”

“Para establecer un régimen de caudales ecológicos apropiado es necesario caracterizar las relaciones entre los procesos hidrológicos y las variables ecológicas involucradas. Además, en ríos regulados se deben determinar regímenes de caudales ecológicos asemejables a la variabilidad temporal del río en su estado natural, lo que reduce la alteración hidrológica y, en consecuencia, el mantenimiento de los ecosistemas fluviales”, explica Valentina Mónico.

Por tanto, el objetivo principal de este trabajo ha sido desarrollar una metodología que defina un indicador global de la alteración hidrológica, entendido como la modificación sobre el régimen hídrico de un cauce fluvial, mediante simulaciones con un modelo de asignación de agua a escala diaria, a diferencia de las técnicas existentes que no posibilitan el estudio diario.

“La técnica se implementó sobre tres escenarios de gestión: el escenario actual, un escenario sin ningún caudal ecológico y el escenario con los caudales ecológicos proyectados en el Plan Hidrológico de la cuenca para el período 2022-2027” 

 

Desarrollo del estudio

La metodología propuesta en esta investigación se centra en la recolección y análisis de datos de escorrentía, caudal y volumen del embalse; la implementación y calibración de un modelo de asignación de agua; el cómputo del régimen natural de caudales; y la estimación, normalización y agregación de los indicadores de alteración hidrológica para obtener un indicador global de alteración hidrológica.

Concretamente, esta técnica se ha aplicado a un caso de estudio en la Península Ibérica: la cuenca del río Órbigo, que pertenece a la Demarcación Hidrográfica del Duero. En él, se definieron tres escenarios de gestión: el escenario actual, un escenario sin ningún caudal ecológico y el escenario con los caudales ecológicos inicialmente proyectados en el Plan Hidrológico de la cuenca para el período 2022-2027. 

“Con el modelo SIMGES se modelaron las tres estrategias de gestión de caudales ecológicos y a partir de dichos resultados se analizaron los indicadores de alteración hidrológica en cuatro tramos fluviales con diferentes ubicaciones y características: Valdesamario, Luna, Tuerto y Órbigo”, indica Valentina Mónico.

“La metodología propuesta es una herramienta útil para apoyar el diseño de estrategias de gestión de regímenes de caudales ecológicos”

En este sentido, los mayores valores del indicador global de alteración hidrológica (es decir, las condiciones menos alteradas) se obtuvieron en el río Tuerto. De hecho, todos los resultados confirmaron que, a mayores valores de caudales ecológicos, menor alteración de los valores del indicador global obtenidos. Esta mejora fue menor en Valdesamario y Luna, que se ubican en la parte alta de la cuenca. También cuantificaron los efectos de los escenarios de caudales ecológicos sobre las garantías de las demandas.

“Los resultados presentados en este trabajo revelan que la metodología propuesta es una herramienta útil para apoyar el diseño de estrategias de gestión de regímenes de caudales ecológicos, que permitan la combinación óptima entre el cumplimiento de las demandas de agua y la mejora del estado hidrológico de los ríos”, concluye Valentina Mónico.

Newsletter

La información más relevante en tu correo.

Suscribirme

Último número