LIFE REWATCH, proyecto de demostración para la reutilización de agua en la industria petroquímica



28/03/2019
Archivado en: Agua , Nº 212 Enero - Febrero 2019

La industria petroquímica es, en la mayoría de los países, una de las industrias más intensivas en el consumo de recursos hídricos y un gran productor de desechos peligrosos.  Se calcula, que sólo en Europa esta industria genera 1.750 hm3 de aguas residuales al año, circunstancia que obliga a las compañías de este mercado a estar sujetas  a estándares ambientales cada vez más estrictos. 
La fábrica de olefinas de Dow Chemical, situado en el complejo norte del polígono petroquímico de Tarragona, tiene una demanda anual de agua de 5,3 hm3 y genera un volumen de aguas residuales de 1,9 hm3 al año.  En la actualidad, el 75% del agua que consume la fábrica procede del río Ebro y un 25% es agua procedente de la estación regeneradora de agua (ERA) del Camp de Tarragona, agua que se emplea principalmente para refrigeración (92%) y el resto  para alimentación a calderas.

La ERA del Camp de Tarragona se ha convertido en un ejemplo a seguir en el uso eficiente de los recursos hídricos. Sin embargo, este modelo implica que una estación depuradora de aguas residuales municipales (EDAR) esté ubicada geográficamente cerca de la industria demandante, condición que sólo se cumple en contadas ocasiones. Con el fin de dar solución a esta circunstancia, la Unión Europea ha impulsado el  proyecto LIFE REWATCH que tiene por objetivo demostrar la viabilidad técnica de un innovador proceso de tratamiento que permita la regeneración de aguas residuales de la industria petroquímica para su reutilización como agua de calderas y torres de refrigeración dentro de la propia industria petroquímica, teniendo por tanto, un suministro autosuficiente.

La planta de demostración REWATCH está ubicada en la instalación de craqueo de etileno del complejo petroquímico norte de DOW, en la localidad de La Pobla de Mafumet, Tarragona. La planta recibe el agua residual de tres corrientes industriales diferentes, procedentes del agua de proceso, agua intermedia y agua oleosas, que representan respectivamente el 11, 71 y 18% del flujo total de aguas residuales, pudiendo mezclarse estas corrientes entre si o alimentar a la planta de forma individual.

Debido a la complejidad de las características de las aguas residuales, la planta de demostración se ha diseñado con un esquema de tratamiento robusto basado en tecnologías complementarias. La presencia de aceite, los posibles compuestos tóxicos para la eliminación de la DQO biológica y el proceso de nitrificación, las altas concentraciones de DQO recalcitrante y el ensuciamiento de la membrana son los desafíos tecnológicos que el proyecto ha tenido que resolver.

La línea de tratamiento propuesta por Veolia Water Technologies y DowDuPont  ha incluido un acondicionamiento físico-químico mediante el proceso ActifloTM, el proceso biológico con lecho móvil AnoxKaldnesTM MBBR, ultrafiltración, separación con membranas de ósmosis inversa y resinas de intercambio iónico. 

Las etapas de acondicionamiento físico-químico y el lecho móvil, suministradas por Veolia Water Technologies, se han diseñado para hacer frente a la alta variabilidad de las aguas residuales, lo que ha permitido obtener un efluente de calidad estable para alimentar a la etapa de ultrafiltración, ósmosis inversa e intercambio iónico, tecnologías que ha sido suministradas por DowDuPont. 

Otro de los retos del proyecto es demostrar la flexibilidad del diseño. Cada etapa de tratamiento puede operar de forma independiente y se puede obtener diferentes calidades de agua regenerada en función de la aplicación que se requiera. Por ejemplo, el agua obtenida después de la etapa de intercambio iónico se puede usar como agua de alimentación a calderas debido a su alta calidad, mientras que el agua osmotizada puede emplearse como agua de aporte a las torres de refrigeración. Para aplicaciones menos exigentes, como el agua para riego de jardines, agua de limpieza o agua contraincendios, se puede utilizar el agua de salida tras el paso de ultrafiltración. 

La planta de demostración estará en operación hasta finales del 2019.  Con todos los resultados y los datos que se compilen durante el periodo de demostración, se desarrollará una herramienta que ayude en la toma de decisiones para diseñar la línea de tratamiento más adecuada en términos económicos y medioambientales para su implantación en otros complejos petroquímicos. Además, LIFE REWATCH tiene la misión de aumentar la concienciación social del impacto que tiene en nuestro medio ambiente la generación de aguas residuales y la sobreexplotación de los recursos de agua fresca. Además, pretende involucrar a los diferentes actores sociales para promover la utilización de esta innovadora tecnología de regeneración y reutilización de agua en otros sectores industriales.

El proyecto REWATCH, la forma acrónima de Reuse Water Chemical, está financiado por la Unión Europea en el que participan, además de Veolia y DowDuPont, el centro de investigación holandés KWR Water, la plataforma europea del agua WssTP y, como coordinador del proyecto, el centro tecnológico EURECAT.


Puede descargar aquí el artículo completo.


1106

RECIBE NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO


Este sitio utiliza cookies y tecnologías similares. Si no cambia la configuración del navegador, usted está de acuerdo con nuestra política de cookies.