Nuevo centro de tratamiento de residuos del Segrià



17/03/2022
Archivado en: Residuos , Nº 235 Noviembre/Diciembre 2021

La filial de servicios medioambientales de Sacyr, Valoriza Medioambiente, y Romero Polo han ejecutado las obras del centro de tratamiento de residuos municipales del Segrià (Lleida) y, una vez finalizadas, han iniciado la gestión de los residuos de la fracción RESTO y FORM en las nuevas instalaciones de tratamiento Mecánico-Biológico para ambas fracciones. El centro de tratamiento del Segrià lo componen un conjunto de instalaciones pretratamiento, clasificación y valorización de fracción orgánica, un depósito controlado para la eliminación de rechazos y otras instalaciones accesorias.

El comienzo de las obras se inició a finales de enero de 2020, y tras 20 meses de obras la UTE formada Romero Polo y Valoriza han construido una instalación moderna y tecnológicamente puntera con una capacidad de tratamiento de la fracción resto de hasta 30 t/h que dará servicio a una población de 220.000 habitantes correspondientes a la ciudad de Lleida y a toda la comarca del Segrià. Además, las innovaciones tecnológicas introducidas para el tratamiento biológico tanto de la fracción resto (MOR) como de la fracción orgánica recogida selectivamente (FORM), permiten el tratamiento de hasta 45.000 t/año de materia orgánica correspondientes con la fracción recogida en las comarcas del Segrià, Les Garrigues y el Pla d’Urgell.

El proyecto ha contado con una inversión de 18,6 millones de euros. La nueva instalación puede tratar 30 toneladas a la hora de residuos sólidos urbanos y más de 15.000 T/a de materia orgánica de recogida selectiva.

El proyecto ha contado con una inversión de 18,6 millones de euros y un plazo de ejecución total de 20 meses.

La nueva instalación, promovida por el Consorci de Residus del Segrià, podrá tratar 30 toneladas a la hora de residuos sólidos urbanos (RSU) y más de 15.000 T/a de materia orgánica de recogida selectiva correspondientes a una población de cerca de 220.000 habitantes.

 

Tecnología avanzada en recuperación de recursos

La tecnología de proceso seleccionada está incluida dentro de los tratamientos más avanzados en la recuperación de recursos y consta de un tratamiento mecánico - biológico de los residuos. Esta innovación en el CTRM del Segrià, supone una reducción de forma muy considerable la deposición de residuos, lo que a su vez aumentará la vida útil de las infraestructuras finalistas de deposición de residuos de la comarca y reducirá la huella de carbono.

En la nueva instalación se ha construido una innovadora línea de pretratamiento con la implementación de equipos de tratamiento mecánico de primer nivel, y que de forma concreta dispone de: un puente grúa con dos pulpos (uno de ellos de reserva) que permiten la alimentación al alimentador principal, inclinado 40º, que da el inicio a la línea de tratamiento con la alimentación del residuo a una primera y única cabina de triaje manual.

A partir de este punto, la planta está totalmente automatizada, e incluye un Trommel de separación de gran longitud con dos cortes que permite diferenciar entre materia orgánica, recuperables y rechazo ya desde el inicio de la línea de recuperación; un abrebolsas para abrir las bolsas que el Trommel no haya sido capaz de perforar, un separador balístico de gran eficiencia de recuperación, alta inclinación y ventiladores para contribuir a la eliminación del plástico film de las líneas de recuperación de subproductos, así como la instalación de separadores ópticos de última generación que, primero con el paso por hasta 7 líneas de soplado y después mediante un control de calidad automatizado por un óptico en cola, permitirán unos altos índices de recuperación y calidad de los subproductos recuperados.

La tecnología de proceso seleccionada está incluida dentro de los tratamientos más avanzados en la recuperación de recursos y la instalación está totalmente automatizada.

Todo lo anterior, se complementa con la inclusión de hasta tres separadores magnéticos y dos separadores de inducción para la recuperación de los materiales metálicos (férricos y no férricos).

La eficiencia de recuperación de subproductos definida en proyecto para la instalación, que ya se encuentra en explotación es superior al 12%, permitirá maximizar los niveles de recuperación de subproductos y contribuir a la reducción de rechazo vertido en depósito controlado.

Adicionalmente, la instalación de pretratamiento de la fracción RESTO, dispone de un tratamiento innovador para la recuperación de los subproductos de un tamaño inferior a los 100 mm y superior a los 50 mm, los envases llamados monodosis, que a menudo no se consiguen recuperar en este tipo de instalaciones. Esta recuperación se lleva a cabo mediante una criba de malla elástica, un óptico de separación y un separador inductivo que permiten recuperar los envases plásticos y elementos no férricos que aún pudieran estar presentes en la considerada fracción orgánica (MOR).

Todo ello se  complementa con un grado de automatización muy elevado tanto para la recuperación de subproductos como para las tareas de prensado, embalado y gestión de los rechazos de la instalación de pretratamiento de resto.

 

Fracción MOR

La planta de tratamiento mecánico de la fracción resto, genera una fracción nueva, la fracción mor, que principalmente contiene la fracción orgánica del contenedor de resto, y que debe tratarse mediante un tratamiento biológico.

Este tratamiento se realiza en una zona de trincheras para una primera fermentación intensiva con aireación forzada y que después se estabiliza en parvas, también aireadas, hasta que el material alcanza el índice de estabilización adecuado. Esta instalación va un paso más allá en el tratamiento de la mor y permitirá el afinado de esta fracción previa finalización del proceso de obtención del bioestabilizado final, lo que dotará al producto final de unas características que permitirán el uso de este subproducto en un abanico más grande de aplicaciones.

 

Fracción FORM

Adicionalmente, la nueva construcción del CTRM del Segrià, ha contado con una adecuación y actualización tecnológica de la instalación de tratamiento biológica de la fracción form, la materia orgánica procedente de recogida selectiva. Esta se realizará en trincheras de compostaje cubiertas por membranas, altamente flexibles, duraderas y sostenibles, que ayudan a minimizar la huella de carbono, al tiempo que reducen la emisión de olores, dando como resultado un compost de la más alta calidad.

Además, estas trincheras disponen de aireación forzada mediante un sistema de conducciones soterradas, embebidas en el hormigón de las soleras de las trincheras, que se introducen en ella mediante spigots, la posibilidad de modificar la recogida de lixiviados para poder contener cualquiera de los dos tipos de fracción orgánica y sensores de presión, humedad y temperatura que, mediante el sistema de control adecuado, permiten modificar los parámetros de ventilación que aseguran que el material en fermentación alcance o mantenga los parámetros requeridos en cada fase del proceso.

La flexibilidad para tratar la fracción orgánica, sea form, mor o resto, hacen de esta instalación una instalación con una alta adaptabilidad a los cambios de los sistemas de recogida en función de las necesidades de la población, siendo este un factor de alta importancia y ambición en los objetivos de reducción de vertido en depósitos controlados de este tipo de instalaciones.

Junto a esta mejora, la nave existente se ha adecuado para incorporar una zona de maduración con aireación forzada mediante una red de conductos embebida en el nuevo pavimento junto con los spigots, que permiten mantener unas condiciones de oxigenación constantes que aseguran la correcta finalización del proceso de compostaje. Se ha ejecutado además una zona de pretratamiento que adecua el material a introducir en las trincheras con el objetivo de recuperar los elementos férricos incluidos en la fracción y de disponer de un producto homogéneo, completamente mezclado con el estructurante, elemento imprescindible para la correcta fermentación y proceso de compostaje de esta fracción.

La eficiencia de recuperación de subproductos definida en proyecto para la instalación, que ya se encuentra en explotación es superior al 12%, permitirá maximizar los niveles de recuperación y contribuir a la reducción de rechazo.

Finalmente, se ha incorporado una instalación de afino de form, completamente nueva, con capacidad para tratar hasta 15 t/h, incorporando equipos de altas prestaciones como son un alimentador sinfín, una criba de malla elástica, mesa densimétrica con tratamiento del aire previa emisión a la atmosfera y un equipo de recuperación de estructurante que permitirá el uso de este material para reintroducirlo en el proceso, dado el déficit de fracción vegetal en algunas épocas del año.

 

Bienestar laboral y sostenibilidad ambiental

Complementario a los tratamientos mencionados anteriormente, la nave de pretratamiento, el foso de recepción de resto y el  área de recepción de form, cuentan con captación de aire que será tratado en un Scrubber Ácido previo a la impulsión de este aire en un biofiltro de brezo que filtrará este aire previo a la emisión difusa de este a la atmósfera. De este modo se asegura que las condiciones de trabajo en las instalaciones son las adecuadas y que el aire que la instalación emite a la atmósfera no genera olores que puedan afectar al entorno del centro.

La ejecución de las naves e instalaciones se han realizado respetando el entorno y en colaboración con la comunidad, para lo que se ha realizado un aula ambiental de formación y visitas.

La ejecución de las naves e instalaciones se han realizado respetando el entorno y en colaboración con la comunidad, para lo que se ha realizado un aula ambiental de formación y visitas para hacer difusión de la importancia de la separación de residuos. Además, las nuevas naves disponen de paneles de fachada microperforados o de hormigón de colores acordes al entorno.


Puedes descargar el artículo completo en PDF aquí.


2004

RECIBE NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO