Fenacore reclama al Gobierno elevar el agua a una "cuestión de Estado"

Hoy se ha presentado el libro “Externalidades Positivas del Regadío”


466

El presidente de la Federación Nacional de Comunidades de Regantes (FENACORE), Andrés del Campo, ha pedido al Ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, que blinde los fondos que la PAC asigna al regadío para garantizar la producción de alimentos; máxime teniendo en cuenta que la incidencia de la COVID-19 podría casi duplicar el número de personas que padecen hambre aguda en todo el mundo.

Del Campo ha hecho esta petición durante la presentación del libro “Externalidades Positivas del Regadío”, cuya inauguración ha sido efectuada por el Ministro Planas, ante quien el presidente de FENACORE ha defendido una reforma de la PAC escalonada y paulatina que permita a los agricultores adaptar sus medios al nuevo escenario y los desahogue de la asfixia económica que provoca la diferencia entre los precios de venta y los costes de producción.

Asimismo, los regantes han advertido de que la aplicación de los futuros ecoesquemas debe ser lo suficientemente equilibrada para asegurar la viabilidad del sector y, con ello, evitar la despoblación de la España rural.

 

Contribuciones que respaldan los fondos europeos

A lo largo del acto, clausurado por la subdirectora general de Regadíos, Caminos Naturales e Infraestructuras Rurales, Cristina Clemente; se ha abordado el papel de los regantes en la recuperación social y económica de España y se ha postulado al sector frente al reparto de los fondos europeos.

Y es que el regadío ayuda a luchar contra el cambio climático, a garantizar la alimentación del futuro o a fijar la población en los medios rurales: contribuciones totalmente alineadas con los objetivos marcados por las autoridades comunitarias como condicionantes para conceder y repartir las ayudas concedidas para la reconstrucción tras la pandemia.

En este sentido, los regantes confían en que el respaldo de Luis Planas y de Cristina Clemente sirva para que la agricultura de regadío tenga un mayor protagonismo en la agenda política y reciba en la era postCOVID el reconocimiento que merece por parte de las autoridades competentes.

 

Elevar el agua a “cuestión de Estado”

De igual modo, han reiterado la conveniencia de elevar el agua a una “cuestión de Estado” y han instado a sacar adelante un nuevo Plan Hidrológico Nacional para ejecutar las actuaciones ya contempladas en los diferentes planes de cuenca, donde se incluyen no sólo obras de regulación sino también de modernización del casi millón de hectáreas aún pendientes, lo que permitiría producir más alimentos usando menos agua y consumiendo menos energía.

Además de resaltar las externalidades que ayudan a alcanzar los retos medioambientales y demográficos, el presidente de la Federación ha remarcado que el regadío es un motor de riqueza y empleo, y que este tipo de agricultura aporta más de la mitad (64%) de la Producción Final Agrícola española, es decir, 16.000 millones de euros al año.

Finalmente, los regantes han recordado cómo la elevada factura eléctrica lastra la competitividad del sector, argumentando que ahorrarían más de un 20% de los costes si pudieran firmar dos contratos al año.

Según el presidente de FENACORE, Andrés del Campo, “como se pone de manifiesto en el libro coordinado por Julio Berbel y escrito entre más de 10 autores, el regadío ayuda a luchar contra el cambio climático, a fijar la población en el medio rural, a garantizar la alimentación… Es decir, el agua sirve como vacuna para inmunizar a nuestro país, a nuestro planeta, frente a otro tipo de pandemias que también nos amenazan”.

RRSS
Archivado en:
Agua, Entidades, España
Tags
FENACORE


RECIBE NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO


EN PORTADA