Una jornada sobre guías de buenas prácticas en suelos contaminados en Andalucía

La directora general de Calidad Ambiental recalca que el objetivo es garantizar el buen estado de los recursos naturales y la salud de las personas


327

31/01/2020

Más de un centenar de representantes de entidades locales, empresariales, sindicales, consultoras, gestoras, universidades y centros de investigación se han reunido en las instalaciones de la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible para asistir a la presentación de los documentos reconocidos recientemente por el Gobierno andaluz en materia de suelos contaminados. El encuentro, celebrado a mediados de enero, ha contado con la presencia de la directora general de Calidad Ambiental y Cambio Climático, María López, encargada de la apertura del acto.

En su intervención, la directora general ha calificado estas guías como “unas herramientas muy útiles para garantizar que los profesionales del sector desarrollen su actividad en base a unas buenas prácticas que, en última instancia, benefician tanto al sector como a la sociedad en su conjunto”.

María López ha apuntado que el suelo es una estructura “de vital importancia para el desarrollo de la vida”, pero sus características pueden alterarse negativamente debido a la presencia de componentes químicos procedentes de la actividad humana. “Para evitar que se produzcan riesgos para la salud o para el medio ambiente, debemos apostar por seguir estos manuales de buenas prácticas que recogen indicaciones sobre cómo proceder para garantizar, en la mayor medida, la protección de las personas y de los recursos naturales”, ha apuntado.

En concreto, los documentos reconocidos en el reglamento de suelos contaminados de Andalucía a los que hacen referencia estas declaraciones, por un lado, se centran en la valoración del riesgo potencial de estas áreas, y por otro lado, en la caracterización y evaluación de las posibles incidencias en la salud. Estas tres guías ofrecen a los interesados, tanto datos de interés como reglas técnicas a tener en cuenta en el desarrollo de su actividad en relación con suelos potencialmente contaminados.

“La utilidad de estas publicaciones es doble”, ha apuntado María López en su intervención, “ya que ofrecen ayuda a las entidades del sector y a las diferentes administraciones (locales y regional) que tienen competencias en cuanto a la valoración de este tipo de suelos”.

En cuanto a la postura de la Junta de Andalucía, la directora general ha recordado que el Ejecutivo autonómico ha puesto en marcha una ‘Revolución Verde’ que “sitúa las políticas ambientales como uno de los ejes principales de la acción de Gobierno y contempla, tanto el desarrollo de líneas estratégicas de este ámbito como medidas de carácter transversal encaminadas a la mejora de la gestión”. A modo de ejemplo de estas últimas actuaciones, la representante de la Consejería de Desarrollo Sostenible se ha referido a los procesos de simplificación normativa que está implementando este departamento, “que están permitiendo agilizar las tramitaciones sin suponer el menor menoscabo en la protección del medio ambiente”. “Y en este contexto se enmarcan estas guías técnicas, que entroncan con esta apuesta por facilitar, simplificar y acercar a la ciudadanía y grupos de interés la gestión medioambiental”, ha explicado.

 

Publicaciones oficiales

Entre las publicaciones recientemente reconocidas por la Junta de Andalucía se encuentra la ‘Guía para la clasificación de los suelos potencialmente contaminados en función del riesgo’, caracterización que se realiza en base a los resultados del ‘motor de valoración’, una herramienta informática desarrollada para este fin. Para ello, se otorga una puntuación dependiendo del riesgo de afección al suelo teniendo en cuenta la información que aportan quienes desarrollan las actividades potencialmente contaminantes de la zona.

La ‘Guía para la investigación de suelos potencialmente contaminados’, por su parte, reúne información sobre las etapas que componen esta labor en relación a los propios suelos y a los diversos medios de exposición relacionados (agua o aire). Entre otras cuestiones, recoge información sobre la realización del muestreo, la perforación o la instalación y acondicionamiento de los instrumentos para medir la presión de poros o el nivel del agua en las perforaciones (piezómetros). Además, aborda también los criterios a tener en cuenta en el estudio que se realiza tras llevar a cabo tratamientos dirigidos a recuperar la calidad del subsuelo contaminado con el fin de conocer la concentración remanente.

Finalmente, la Consejería competente en Medio Ambiente en Andalucía aprobó también a finales de 2019 la ‘Guía de evaluación de riesgos para la salud humana en suelos potencialmente contaminados’, relativa al conjunto de actividades que comprende un estudio de las posibles consecuencias que podría acarrear un suelo alterado químicamente para las personas o los ecosistemas un. Al respecto, reúne información de utilidad del planteamiento inicial del análisis y de las fórmulas de cálculo así como de la interpretación de los resultados.

 



RECIBE NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO


EN PORTADA

Este sitio utiliza cookies y tecnologías similares. Si no cambia la configuración del navegador, usted está de acuerdo con nuestra política de cookies.