La legislación ambiental por venir, deberes por hacer

Después de la presentación del paquete Fit for 55, la Agenda de la Comisión supone grandes desafíos en materia de legislación ambiental para finales de año


736

Por Alexandra Farbiarz Mas, Terraqui


 

La Agenda de la Comisión publicada el pasado 20 de julio, días después de la presentación del paquete Fit for 55 el 14 de julio, en el que presentaba un ambicioso paquete de legislación ambiental, mediante la Comunicación COM (2021) 550 : “Objetivo 55: Cumplimiento del objetivo climático de la UE para 2030 en el camino hacia la neutralidad climática”, pone de relieve tanto las necesidades de responder a los retos ambientales como de establecer nuevos cimientos normativos para poder llevarlo a cabo.

Repasemos los objetivos, mediante la Agenda de la Comisión de lo que prevé llevarse a cabo este otoño en materia ambiental. A su vez, cruzamos esta agenda, con el programa de trabajo que la Comisión europea presentó su programa de trabajo para el 2021, y que detalla más específicamente algunos aspectos de la Agenda del 20 de julio, en su Anexo I.

Señalamos los propósitos claramente ambientales que la UE tiene previsto abordar, así como algunos otros en que los aspectos ambientales también tienen cierta relevancia:

14/09: La Presidencia de la Comisión quiere presentar la Comunicación Nueva Estrategia Bauhaus para su discusión en el Parlamento. Esta estrategia quiere impulsar una plataforma de cocreación con arquitectos, ingenieros, diseñadores, artistas, estudiantes, para lograr:

  • Edificios y espacios inclusivos y accesibles.

  • Soluciones sostenibles para el entorno construido y los ecosistemas del planeta, basado en enfoques regenerativos y en los ciclos naturales.

05/10: Revisión de la Directiva Solvencia II: empresas de seguros y reaseguros: revisión de las normas prudenciales.

En la misma revisión llevada a consulta pública en 2020 se señala:

Que debido a los probables impactos ambientales

“El resultado de la revisión también pretende contribuir a una mejor gestión e integración de los riesgos climáticos y medioambientales en el sistema financiero. En primer lugar, al tratar de incentivar a las aseguradoras para que tengan una perspectiva a más largo plazo en sus inversiones, la iniciativa puede mejorar la contribución del sector de los seguros a la ecologización de la economía y a los objetivos climáticos europeos. En segundo lugar, una mejor integración de los riesgos de sostenibilidad en las pólizas de suscripción contribuirá a aumentar la resistencia a los riesgos de sostenibilidad, en particular los derivados de las catástrofes naturales.”

De ahí que se proponga que la revisión de la Directiva Solvencia II:

“En cuanto a los riesgos climáticos y medioambientales, una posible opción podría ser integrar mejor los riesgos de sostenibilidad en los requisitos cualitativos sobre prácticas de gestión de riesgos (incluido el análisis de escenarios). Otra opción podría ser estudiar cómo se podrían apoyar las inversiones en activos sostenibles introduciendo requisitos de capital más bajos para las inversiones “verdes”.”

05/10: Se presentará la Comunicación Conjunta sobre el Ártico. La última comunicación al respecto es de 2016. Esta comunicación es relevante en la medida que el Ártico es un emplazamiento con un especial interés geoestratégico y porque, además, ya reconoce en la mencionada comunicación que “El Ártico está calentándose a un ritmo que casi dobla la media global”.

27-10:  Propuesta de Directiva/Reglamento del Parlamento Europeo y del Consejo relativa a un punto de acceso único europeo para la información financiera y no financiera publicada por las empresas. En este sentido tendrá que verse como se encajará la nueva propuesta de Directiva sobre informes de sostenibilidad corporativa, como parte de los compromisos del Pacto Verde Europeo presentada el pasado 21 de abril por la Comisión.

27-10:

Política para una gobernanza empresarial sostenible, que puede ser traducida en leyes o en guías. Esta iniciativa forma parte del Pacto Verde Europeo y quiere mejorar el marco normativo de la UE en materia de Derecho de sociedades y gobernanza empresarial. Su objetivo es que las empresas se centren en la creación de valor sostenible a largo plazo en lugar de beneficios a corto plazo alineando mejor los intereses de las empresas, sus accionistas, los gestores, las partes interesadas y la sociedad. Ayudaría a las empresas a gestionar mejor las cuestiones relacionadas con la sostenibilidad en sus propias operaciones y cadenas de valor en lo que respecta a los derechos sociales y humanos, el cambio climático, el medio ambiente, etc.

14-12: Es durante estos días que se discutirá y presentarán un grueso de paquetes más denso en materia ambiental en:

Energía y clima

Productos y consumos sostenibles

  •  Iniciativa de política de productos sostenibles, incluida la revisión de la Directiva de diseño ecológico.

  • Empoderamiento de los consumidores con la transición verde. Como vimos en un post anterior de Terraqui, la agenda del consumidor cubre muchos aspectos, distintas iniciativas e incluso Directivas. Habrá estar atentos pues en qué va a afectar esta propuesta.

  • Propuesta normativa sobre reclamaciones ambientales basadas en métodos de la huella ambiental de productos y organizaciones (reclamaciones sobre lavado verde de empresas)  .

Paquete de movilidad eficiente y ecológica

22-12:

Paquete de medidas relativas a la naturaleza: su restauración, la deforestación y los suelos.

Por otra parte, de forma tangencial, el Marco de protección y facilitación de las inversiones que también se presentará a finales de mayo y que incluye el nuevo plan de acción: Una Unión de los Mercados de Capitales para las personas y las empresas COM( 2020)590 final , también incluye aspectos ambientales relacionados, algunos de los cuales se han abordado en este mismo post como, por ejemplo, la Propuesta de Directiva/Reglamento del Parlamento Europeo y del Consejo relativa a un punto de acceso único europeo para la información financiera y no financiera publicada por las empresas.

Finalmente, se acabará de perfilar el Paquete de Recursos Propios, que integra las fuentes de ingresos (los principales son los derechos de aduana, el IVA las contribuciones netas de los países de la UE), ha incluido una novedad en 2021 que proviene de la fiscalidad ambiental: la contribución basada en los residuos de envases de plástico no reciclados.

 

Conclusiones

Así pues, el programa de otoño se presenta denso en materia ambiental, ya sea de forma directa como indirecta, que aborda temáticas de cadenas de valor diferenciadas, pero a su vez interrelacionadas.

La Agenda de la Comisión refleja la necesidad de acelerar a marchas forzadas las políticas y normativas ambientales, en línea con el Informe de prospectiva estratégica 2021, presentado el pasado 8 de septiembre, que resume en 10 puntos las cuestiones críticas que debe próximamente afrontar la UE, destacándose a continuación las que afectan de forma más clara las cuestiones ambientales:

  • Garantizar sistemas sanitarios y alimentarios sostenibles y resistentes.

  • Garantizar una energía descarbonizada y asequible.

  • Reforzar la capacidad de gestión de datos, inteligencia artificial y tecnologías de vanguardia.

  • Asegurar y diversificar el suministro de materias primas críticas.

  • Garantizar una posición de liderazgo mundial en el establecimiento de normas.

  • Construir una economía y unos sistemas financieros resistentes y preparados para el futuro.

  • Desarrollar y retener las capacidades y el talento que se ajustan a las ambiciones de la UE.

  • Reforzar las capacidades de seguridad y defensa y el acceso al espacio.

  • Trabajar con los socios mundiales para promover la paz, la seguridad y la prosperidad para todos.

  • Reforzar la resistencia de las instituciones.

¿Se es consciente de la celeridad que exigen tales cuestiones? ¿Serán capaces los poderes públicos de integrar estos nuevos escenarios con los medios humanos y materiales que disponen?; si no fuera así, ¿se dotará a los mismos de los medios necesarios para hacer cumplir la normativa ambiental? ¿En qué medida las empresas están capacitadas para adaptarse a nuevas regulaciones?

No hay duda del liderazgo político de la UE en materia ambiental. Para que este liderazgo se traduzca en hechos en el territorio europeo, necesita ser secundado por los Estados miembros con la debida aplicación de las políticas y normativas ambientales. En este sentido, habrá que ver cómo evoluciona el conocimiento, consciencia ambiental y la capacidad de decisión de los liderazgos políticos y de la alta administración en los Estados miembros que permitan dichos cambios. Solo así se podrán crear los cimientos de una sociedad y economía sostenibles, que han de acompañarse de canales que vehiculen las demandas sociales que genera la crisis ambiental por el colapso de materiales, los impactos del cambio climático y las distintas contaminaciones. Es decir, como resultado de la acción del ser humano sobre el medio. ¿En qué medida seremos capaces de cambiar esta relación?

RRSS
Archivado en:
Sostenibilidad, Otros, España
Tags
Terraqui


RECIBE NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO


EN PORTADA