Transformación digital para la excelencia en la gestión del agua

Por José Antonio Gómez, director técnico de EMASESA


1135

El uso y consumo del agua durante el siglo XX ha aumentado a un ritmo superior al de la tasa de crecimiento de la población. En 2050 la OCDE estima que la demanda aumentará un 55%.

Ante este panorama, el agua pasa a ser un bien preciado que augura en el futuro más inmediato conflictos de toda índole, dada su escasez y su ausencia en no pocos puntos del planeta.

En este escenario, es obvio apuntar que la tarea transversal de cualquier operadora del sector pasa por buscar la excelencia en la gestión de un recurso tan preciado, y en este proceso, no puede perder de vista al gran aliado que supone la digitalización como facilitadora de múltiples procesos estratégicos de las empresas de agua.

EMASESA gestiona el ciclo integral del agua en la era digital, empleando la tecnología con el objetivo de hacer su gestión pública más eficiente, social, sostenible, segura, de calidad y adaptada a las necesidades y expectativas de nuestros grupos de interés, cada vez más informados y digitalizados en consonancia con la evolución general de la sociedad.

Es el tiempo de superar los modelos tradicionales y abrirse a otros más precisos y eficaces que redundan positivamente en usuarios y operadoras. Ya estamos trabajando en una estrategia de inteligencia de negocio (Business Intelligence), que nos está permitiendo medir más y mejor, así como en sistemas de Big Data (análisis del comportamiento del usuario, extrayendo valor de los datos almacenados, y formulando predicciones a través de los patrones observados) que nos va a poder permitir personalizar nuestros servicios adaptándolos e, incluso, adelantándonos a las necesidades de nuestros usuarios.

También es el momento de tener en cuenta el internet de las cosas (IoT), que se presenta como una gran transformación en la evolución de las infraestructuras. En nuestro caso, con la telelectura de contadores seremos capaces de prestar nuevos servicios de valor añadido, basados en los perfiles de consumo y en la Ciencia Ciudadana. 

Estas herramientas aportan múltiples ventajas: eficiencia, automatización de procesos, trabajo en movilidad y en tiempo real, ahorro de costes, alertas para evitar fugas, etc. Para ello, empleamos tanto tecnologías consolidadas como emergentes, tales como inteligencia artificial y blockchain, etc., en definitiva, una oportunidad para la gestión pública del ciclo integral del agua en la era digital.

La Transformación Digital, no consiste sólo en el uso de tecnologías punteras aplicadas a casos de uso estratégicos, sino que también es una nueva manera de pensar, un cambio cultural que involucra a toda la organización. 

Asimismo, hemos de ser conscientes de que todos estos avances precisarán de robustez, calidad y la protección de la información.

Aquí nos referimos a que la protección de la información es un factor crítico, tanto de aquella información que nos es entregada en custodia por la ciudadanía, como de la que generamos debido a nuestra propia actividad. Todo el colectivo que formamos EMASESA nos implicamos y participamos activamente en esta tarea, así como en la difusión de la cultura de la ciberseguridad hacia la sociedad, siendo estos pilares esenciales de nuestra responsabilidad social corporativa.

En paralelo, EMASESA pone en valor un trabajo continuo e inversiones en I+D+i para la mejora de la gestión del Ciclo Integral del Agua que tiene encomendada, donde entre otros proyectos se trabaja en: 

  • El desarrollo de sistemas de inspección de espacios confinados y colectores de saneamiento mediante el uso de drones (Proyectos SAAIC e IDRON). 

  • La mejora de los procesos formativos a través de la aplicación de la tecnología de realidad virtual. 

  • El desarrollo de herramientas para la mejora de la circularidad de los residuos orgánicos y los RCD.

  • El enriquecimiento de nuestro sistema de control de explotación con nuevas funcionalidades.

  • La monitorización de aspectos ambientales, como olores, caudales ecológicos, etc.

  • La telelectura de contadores con servicios de valor añadido.

La digitalización es una gran oportunidad para transformar el sector del agua, y además podemos afirmar que estamos bien posicionados para mejorar la experiencia de interacción digital de todos los grupos de interés de EMASESA, con una especial atención al usuario, una atención omnicanal más segura y más humana. No cabe duda de que, en los próximos años, gran parte del bienestar de la sociedad dependerá en gran medida de los resultados de estos procesos de transformación. 


Artículo publicado en el número 212 Enero/Febrero 2020

RRSS
Archivado en:
Agua, Opinión, España
Tags
EMASESA


RECIBE NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO


EN PORTADA

Este sitio utiliza cookies y tecnologías similares. Si no cambia la configuración del navegador, usted está de acuerdo con nuestra política de cookies.