Un modelo de teledetección reduce la vulnerabilidad de los ecosistemas acuáticos

Desarrollado por el IHCantabria y enfocado a proteger estos sistemas de la erosión


440

El equilibrio natural existente que nos brindan los ecosistemas se ha visto modificado como consecuencia de diversas actividades antrópogénicas. En un contexto de cambio global, servicios tan importantes como la calidad del agua o el control de la erosión se han visto afectados, entre otros aspectos, por los cambios en el uso y la cobertura del suelo, estando los más significativos relacionados con la desaparición de masas forestales o su fragmentación, la pérdida de suelo por erosión y la contaminación de los ríos y acuíferos subterráneos.

El agua es uno de los recursos  más valiosos y limitados para la biodiversidad, por lo que el conocimiento integral del funcionamiento de los ecosistemas relacionados con el agua es esencial para desarrollar un esquema de manejo integrado que asegure su uso racional y sostenible. Así mismo, cabe destacar que los bosques juegan un papel importante en las funciones de los ecosistemas acuáticos, manteniendo la estructura del suelo y reduciendo el aporte de erosión, lo que representa una de las mayores amenazas para su conservación, especialmente de los humedales. Además, las masas forestales ayudan a reducir los procesos erosivos en las cabeceras de las cuencas.  

El área de trabajo se localiza en las cuencas hidrográficas de los ríos Sella, Cares y Deva para cartografiar la dinámica forestal y la distribución de humedales en el Parque Nacional de los Picos de Europa (concretamente en la vertiente norte de la Cordillera Cantábrica).

En este trabajo se desarrolla un enfoque de modelado basado en sensores remotos para identificar las áreas óptimas de implementación de soluciones basadas en la naturaleza (o NBS por sus siglas en inglés), específicamente conservación y restauración de bosques naturales en laderas y en las riberas, que permitan reducir la vulnerabilidad de los ecosistemas acuáticos en regiones montañosas a los efectos de la erosión y contaminación procedente de la escorrentía superficial.

Para ello se han llevado a cabo una serie de análisis específicos. En primer lugar, el mapeo de la dinámica de usos y cobertura del suelo en los últimos 40 años, seguido de un modelado de la expansión forestal en un escenario a futuro para el año 2050. Por otro lado, se realizó un mapeo de la distribución actual de los humedales respaldado por un extenso trabajo de campo y fotointerpretación. Por último, se modelizan los procesos paisajísticos y topográficos relacionados con la producción, transporte y deposición de sedimentos en los sistemas acuáticos receptores.

Con toda esta información y mediante un análisis de multicriterio , se identifican las áreas potenciales para la implementación de  NBSs relacionadas con la conservación y restauración de bosques naturales en el área de estudio, que pueden reducir el riesgo de erosión del suelo y maximizar la filtración de sedimentos, respectivamente.

Los resultados muestran un patrón de red de NBSs para el manejo forestal que permitiría controlar los efectos de la erosión en el espacio y el tiempo a tres niveles:

  1. Al reducir la carga erosiva que se origina ladera arriba en cabecera de las cuencas por ausencia de cobertura forestal.

  2. Al reducir la llegada de sedimento por escorrentía a los cursos de agua .

  3. En ausencia de las barreras anteriores, al atrapar la erosión cerca de los sistemas receptores, es decir, los humedales, entendidos cómo ejes principales de los ríos y sus tributarios.

Como conclusión, esta metodología propuesta puede ser transferida a otras regiones montañosas, permitiendo optimizar actuaciones para la prevención de la erosión y la conservación de los humedales al definir únicamente áreas del paisaje muy específicas para la gestión de hábitats, que a través de un enfoque estratificado abordaría no solo la ralentización de los procesos de erosión a corto y largo plazo, sino que lo haría de manera más eficiente.

El proyecto dentro del que se enmarca este estudio es el ‘LIFE DIVAQUA: mejorando la diversidad acuática en Picos de Europa’https://lifedivaqua.com/, cuyo principal objetivo consiste en la restauración de los ecosistemas acuáticos de la Red Natura 2000 en el Parque Nacional de los Picos de Europa y su entorno para mejorar el estado de conservación de los hábitats acuáticos y especies de interés comunitario.

El Proyecto LIFE DIVAQUA cuenta con la contribución financiera del Programa LIFE de la Unión Europea. Está coordinado por la Universidad de Cantabria a través del Instituto de Hidráulica Ambiental. Como socios beneficiarios participan el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), el Centro Tecnológico Agrario y Agroalimentario Itagra.CT, Repsol, Fundación Instituto de Hidráulica Ambiental Cantabria, la ONG Red Cambera y los Gobiernos autonómicos del Principado de Asturias y la Junta de Castilla y León. Cuenta con la cofinanciación de la Consejería de Desarrollo Rural, Ganadería, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente del Gobierno de Cantabria y la empresa Navarro Generación.

RRSS


RECIBE NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO


EN PORTADA