Megaestanques de Pirque, infraestructuras que dan respuesta a fenómenos climáticos extremos en Santiago de Chile



30/03/2021
Archivado en: Agua , Nº 228 Enero/Febrero 2021

A principios de 2021, la Región Metropolitana de Santiago de Chile se vio afectada, a partir del viernes 29 de enero, por un episodio de lluvias extremas que provocaron fuerte turbiedad en el agua proveniente de los Ríos Maipo y Mapocho, las principales fuentes de abastecimiento del recurso hídrico para los 7 millones de habitantes de la Región.

Este tipo de episodios de lluvia extrema, tanto en intensidad como en duración, es poco frecuente, pero el cambio climático varía los patrones de precipitación y los expertos predicen que estos fenómenos meteorológicos extremos serán más frecuentes.

Aguas Andinas ha desarrollado unos megaestanques de abastecimiento de respaldo para la capital en caso de no poder permitir la entrada de agua del río a la potabilizadora durante episodios de lluvias intensas.

Cada vez hay más períodos de sequía y también de lluvias torrenciales en períodos de tiempo muy cortos, en concreto, en esta ocasión, en un solo fin de semana llovió la quinta parte de lo que históricamente llueve en todo un año. Esas lluvias torrenciales provocaron que los principales ríos que abastecen a la Región Metropolitana, el Maipo y el Mapocho, registrasen respectivamente un aumento de 10 y 40 veces su caudal. Además, cabe destacar también que este episodio se ha dado en verano, un momento en el que lo que se espera es que las precipitaciones sean menores.

Ante esta situación, Aguas Andinas, empresa participada por el grupo SUEZ y gestora del servicio de abastecimiento de agua y saneamiento en la región chilena, activó el plan de continuidad operacional ante las intensas precipitaciones. Este plan se desarrolló en coordinación con las Autoridades de la Región Metropolitana y el objetivo es reducir el impacto de estos episodios extremos en el suministro de agua a la ciudadanía.

Los megaestanques, que abarcan una superficie de 50 campos de fútbol y acumulan 1.500 millones de litros de agua, contribuyen al desarrollo de una ciudad cada vez más resiliente y preparada frente a eventos meteorológicos extremos.

Durante las fuertes lluvias, fenómeno conocido como “río atmosférico”, los niveles de turbidez en los ríos aumentan considerablemente. Esta situación impacta en la operatividad de las plantas de producción de agua potable ya que los niveles de turbidez a la entrada de planta eran muy superiores a los niveles máximos en los que pueden operar las plantas.

En esta situación concreta, como fuente de suministro alternativo, Aguas Andinas activó los megaestanques de reserva de agua de Pirque, inaugurados en noviembre de 2020. Se trata de una gran infraestructura hidráulica que concede 34 horas de autonomía a Santiago de Chile. Fueron desarrollados ante la previsión de cada vez mayor frecuencia de estos episodios extremos provocados por el cambio climático.

Los megaestanques, que abarcan la superficie de 50 campos de fútbol y acumulan 1.500 millones de litros de agua, contribuyen así al desarrollo de una ciudad cada vez más resiliente y preparada frente a eventos meteorológicos extremos.

Adicionalmente al uso del agua almacenada en los embalses se aplicaron medidas de gestión en la distribución de la red con objeto de asegurar el suministro del agua disponible durante el mayor tiempo posible debido a que los estanques proporcionan las 34 horas mencionadas pero el evento extremo duró más tiempo.

El fenómeno de “río atmosférico” impacta en la operatividad de las plantas de producción de agua potable, ya que los niveles de turbidez a la entrada de planta son muy superiores a los niveles máximos en los que pueden operar.

Además, la compañía hizo una llamada a la ciudadanía para un uso moderado y responsable del consumo de agua, priorizando siempre el consumo humano y no las actividades secundarias, como el riego, el lavado de autos o el lavado de calles.

De esta manera, la compañía pudo asegurar la continuidad del suministro de agua a la gran mayoría de la Región Metropolitana, con solo un corte temporal en el sector Lo Barnechea, que afectó a 4.100 clientes.

Ante situaciones de emergencia compleja como esta, destaca la capacidad de anticipación y actuación de Aguas Andinas, gracias a:

1. La implementación de planes de resiliencia desde hace más de una década para ser más resistentes ante los efectos del cambio climático, mediante una correcta planificación, ejecución y explotación de las infraestructuras hidráulicas críticas, en colaboración con los servicios de emergencias y autoridades locales.

2. Inversiones en instalaciones diseñadas para ser usadas exclusivamente en condiciones extremas (como los estanques de Pirque).

3. Uso de tecnologías de adaptación y mitigación al cambio climático, permitiendo la monitorización en tiempo real de las infraestructuras, de los recursos, etc. con la finalidad de prevenir y reducir los impactos de una crisis con la mayor eficiencia y rapidez posible.

4. Inmejorable desempeño de los profesionales del grupo.

A partir del martes 2 de febrero se registró una mejora en las condiciones de los ríos que permitieron descartar el corte generalizado en el suministro, aun así, por protocolo con las autoridades se decidió mantener la alerta debido a que las altas turbiedades, ocasionadas por derrumbes y aluviones, se mantuvieron presentes en los ríos por varios días

En todo caso, Aguas Andinas sigue monitorizando permanentemente su evolución y los posibles efectos que aún podría tener sobre los cauces de los ríos así como los futuros eventos extremos para poder reaccionar con la mayor brevedad.


Puedes descargar el reportaje en PDF aquí.


828

RECIBE NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO