ABAQUA, dispuesta a aumentar la capacidad de desalinización de Ibiza sólo para garantizar la demanda actual


292

19/02/2020

La Agencia Balear del Agua y la Calidad Ambiental (ABAQUA) está dispuesta a llevar a cabo actuaciones de mejora en las tres desalinizadoras de Ibiza únicamente para dar respuesta a la demanda actual con garantías y siempre condicionada a que los ayuntamientos de la isla lleven a cabo una gestión eficiente y racional del recurso.

Así lo han trasladado a los ayuntamientos la directora general de Recursos Hídricos, Joana Garau, el gerente de ABAQUA, Guillem Rosselló y el secretario general, Juan Calvo en una reunión mantenida este martes con los representantes de los cinco consistorios ibicencos. En este encuentro se ha expuesto la situación en que se encuentran las instalaciones de la isla y los ejes de actuación.

Así, durante el verano pasado, la fuerte demanda urbana obligó a las tres plantas a funcionar a pleno rendimiento, una situación que podría provocar situaciones de desabastecimiento en caso de una pequeña avería justamente en la época del año en la que la presión humana se revela más intensa. Por este motivo se ha pedido a los ayuntamientos de la isla que planifiquen qué cantidad de agua desalada deberán menester para todo el año.

El aumento de la producción pasa por que los ayuntamientos incrementen el consumo de agua desalada durante los meses de invierno dejando de exponer, así, las infraestructuras existentes a una demanda irregular que las lleva al límite de su capacidad durante los meses de verano. Para ello, será necesario establecer normas de explotación que planifiquen esta cantidad de agua desalada siguiendo dos criterios técnicos de prioridad.

El primero es establecer el porcentaje de agua desalada contratada respecto al consumo de agua total del municipio. El 2019, en Ibiza era del 90%; en San José del 73%; en San Antonio, del 57%; en San Juan el 43% y en Santa Eulalia, el 20%. El segundo criterio es establecer el consumo invernal de agua desalada.

Estas medidas garantizarán un rendimiento más óptimo de las desalinizadoras a la vez que acelerará la recuperación de los acuíferos, actualmente en proceso de agotamiento y salinización progresivo.

Igualmente, las administraciones locales deberán mantener los esfuerzos para reducir las pérdidas de agua en las redes de abastecimiento municipales que actualmente suponen un tercio del total. En este sentido hay que recordar que el Plan Hidrológico de las Islas Baleares exige que estas pérdidas se sitúen en el 25% en 2021.

Además de la reducción de pérdidas, los municipios deberán comprometerse a construir depósitos de regulación para reservas de agua desalada para los picos de demanda en verano, así como establecer un control a través de sensores de las extracciones de agua que se hacen en los acuíferos para garantizar su control y recuperación.

Las actuaciones que estudia ABAQUA, y que podrían estar terminadas en tres años, suponen dos nuevas líneas de producción (una, en la desalinizadora de Ibiza y, la otra, a la de Santa Eulalia) así como la mejora de la eficiencia de las plantas de Ibiza y San Antonio. De este modo, se incrementará la producción diaria de agua desalada de los 44.500 metros cúbicos actuales hasta los 59.000.

Estas mejoras, sin embargo, se desvinculan de futuros crecimientos poblacionales. Y es que sólo se enmarcan con garantizar el abastecimiento a la población actual, nunca a la futura.

El año 2019, Ibiza batió el récord histórico de consumo de agua desalinizada, con 10,7 millones de metros cúbicos, un 29% más que el año anterior.



RECIBE NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO


EN PORTADA

Este sitio utiliza cookies y tecnologías similares. Si no cambia la configuración del navegador, usted está de acuerdo con nuestra política de cookies.