Análisis de los datos publicados por Eurostat sobre generación de residuos en la Unión Europea

La Fundación para la Economía Circular analiza los datos publicados en el último informe de Eurostat


2526

El pasado 16 de febrero EUROSTAT publicó un artículo con datos de generación y gestión de residuos municipales en la Unión Europea. Según los mismos, se generaron 224,5 millones de toneladas de estos residuos, unos 502 kg por persona.

Esta cifra tiene un gran rango de variación, desde 280 kg/hab. en Rumania hasta 844 kg/hab. en Dinamarca. Las variaciones en la generación reflejan diferencias en los patrones de consumo, en la riqueza económica y en el peso de las actividades económicas como el turismo en cada estado miembro, pero también son debidas a diferencias en cuanto al grado en que los residuos procedentes del comercio, servicios y administración, se recogen y gestionan junto con los residuos procedentes de los hogares y en qué medida los residuos comerciales y de servicios gestionados por servicios privados están sumados a los residuos generados.

España, con una generación de 476 kg/hab. se sitúa por debajo de la media de la UE, ocupando la decimoquinta posición en cuanto a la generación. La situación y diferencia en cuanto a generación de España frente al resto de la Unión es muy similar a la de años precedentes.

La evolución de los datos de generación en el periodo 2005-2019 muestra que, mientras en la UE la generación apenas ha sufrido una leve disminución de un 1%, en España ha disminuido en un 19%.

Respecto a la gestión que se da a los residuos municipales, los datos de EUROSTAT consideran: vertido, incineración (sin recuperación de energía y con recuperación-valorización-), reciclaje de material y compostaje; tiene una quinta categoría de “otros” que supone la diferencia entre de las cantidades tratadas y las cantidades de residuos generados (estimaciones de generación no cubierta por la gestión municipal, efectos de las importaciones y exportaciones, las pérdidas de peso, el doble conteo, etc.).

De acuerdo con los datos de EUROSTAT, el 48 % de los residuos municipales de la UE fueron reciclados o compostados (30,5 % reciclados y 17,5 % compostados), la valorización energética supuso el 26,7 % de los mismos y el vertido el 23,7 % del tratamiento, el apartado otros, supone un 1,6 % del total. Esta distribución de tratamientos presenta grandes diferencias entre países, desde los más avanzados, en los que una predominancia de las opciones de reciclaje y valorización energética supone un vertido mínimo de los residuos (por debajo del 5%), hasta países que tienen su modelo de gestión basado mayoritariamente en el vertedero.

La evolución de estos datos pone de manifiesto que, a pesar de que se están generando una cantidad estable de residuos en la UE, la cantidad total de residuos municipales aplicados a vertederos ha disminuido, en el periodo 2005-2019 en un 40,6%. Mientras las otras alternativas de tratamiento han experimentado aumentos; significativos en el caso del reciclaje y compostaje y más moderado en el caso de la incineración, con y sin valorización energética.

España se encuentra como el quinto país de la UE-27 con mayor cantidad de residuos depositados en vertedero per cápita y el que más residuos vierte en términos absolutos. Por el contrario, es de los que menos cantidad de residuos valoriza energéticamente, ocupando la posición decimoséptima. En cuanto al reciclado material y compostaje, la situación de España en este apartado también es de retraso, estando en la decimocuarta posición de los países europeos.

Como en el caso de la generación, EUROSTAT señala que los datos pueden requerir de información adicional para relacionar las cantidades de residuos municipales vertidos, incinerados, reciclados y compostados en los Estados miembro. Además, no existe un sistema único de medición en los diferentes países, de forma que los datos de la gráfica podrían no ser comparables; conforme se vaya aplicando el método único de medición establecido en la Directiva de 2018, se garantizará la armonización y por lo tanto la comparabilidad de los datos.

En el caso de España, a la vista de los datos de reciclado y compostaje, el 34,9%, estaríamos lejos de cumplir con el objetivo de reciclado del 50% que se establecía para el año 2020. Sin embargo, comparando los mismos con un país líder en este aspecto como Alemania, 66,6% de reciclado, hay que destacar que en Alemania se incluyen para el cálculo de los residuos comerciales similares a los domésticos de gestión privada, cosa que en España no se hace por carecer de datos oficiales. Si se incorporaran los mismos al cálculo para España, esto debería tener una doble consecuencia; por una parte, se incrementaría ligeramente la generación de residuos, pero, por otra parte, el porcentaje de reciclaje aumentaría significativamente.

La Fundación para la Economía Circular en un estudio reciente, que incluye un diagnóstico actualizado de la generación y gestión de residuos municipales, ha estimado este aumento en 8 puntos porcentuales por lo que se estaría en un reciclado del 43%, que, aun no cumpliendo el objetivo, sería una situación más favorable para lograrlo. También se recogen en este estudio los resultados del flujo de envases que, de acuerdo a los datos de EUROSTAT, habrían alcanzado en 2018 un objetivo de reciclado del 69% (por encima de la media de la UE con un 67%), incluyendo en estos datos los envases generados en ámbito doméstico, comercial e industrial.

Con respecto a la capacidad de nuestro país para alcanzar los futuros objetivos de reciclado y de vertido establecidos por la UE para los residuos municipales, en el estudio de la Fundación se proponen una serie de políticas y medidas a implementar que corregirían los déficits actuales y que permitirían alcanzar, eso sí con un enorme esfuerzo, el ambicioso objetivo del 65% de reciclado establecido para el año 2035. Una parte de las medidas propuestas en el estudio están recogidas en el anteproyecto de Ley de residuos que fue sometido a información pública recientemente: plazos concretos para extender de forma universal la recogida selectiva de materia orgánica, lo mismo para la fracción textil,establecimiento de elementos para disponer de datos oficiales para todos los flujos, entre otras medidas. Una base necesaria para poder construir un nuevo escenario de generación y gestión de los residuos municipales; el año 2035 no está tan lejos, no hay tiempo que perder.


 Referencias:

RRSS


RECIBE NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO


EN PORTADA