Galicia apuesta por una gestión agrupada de infraestructuras hidráulicas para ahorrar costes

La ley del ciclo integral del agua que impulsa la Xunta permitirá un ahorro del 10% con la gestión agrupada de las infraestructuras y la aplicación de economías de escala


421

La ley de mejora de la gestión del ciclo integral del agua que impulsa la Xunta permitirá un ahorro en torno al 10% en la prestación de servicios con la gestión agrupada de infraestructuras hidráulicas y la aplicación del ahorro de escala.

El sistema de gestión agrupada de las infraestructuras de abastecimiento o depuración que habilita la nueva normativa de la Xunta redundará en una mayor eficiencia, coordinación y equidad en su mantenimiento y conservación, al permitir agrupar la gestión de las instalaciones hidráulicas en función de su proximidad y aprovechamiento de la economía. de escala.

Esta mayor eficiencia en la gestión vendrá dada por la sinergia que se logre con la disponibilidad de materiales y repuestos, equipos auxiliares o personal de las instalaciones hidráulicas que se gestionan de forma integrada.

El modelo también implica menores costos, resultado de la optimización de materiales, equipos y personal y la reducción de los precios de compra de los materiales suministrados. Así, por ejemplo, comprar más equipos o reactivos para plantas de tratamiento de aguas residuales, o realizar esa compra en lotes, permite obtener mejores precios, así como se logran ahorros en los costos de consumo eléctrico o gestión de residuos.

El hecho de gestionar conjuntamente varias instalaciones de tratamiento o suministro también hace más factible y asequible la contratación de técnicos especialistas, consiguiendo una gestión más profesional de la infraestructura hidráulica. Esto permite mejores resultados en la operación, mantenimiento y conservación de los sistemas de suministro y depuración y, en última instancia, también mayores ahorros.

Por ejemplo, en plantas de tratamiento pequeñas y sencillas, un técnico especializado podrá manejar las tareas de gestión del día a día de varias plantas de tratamiento de aguas residuales.

Hay que tener en cuenta que la necesidad de personal es uno de los aspectos clave y fundamentales en la gestión de la infraestructura hidráulica, ya que este tipo de instalaciones necesitan cuidados continuos las 24 horas del día. La gestión agrupada de las instalaciones cercanas permitiría, por tanto, un mayor seguimiento y control, así como una gestión óptima y profesional.

Analizando casos reales, se encuentra que la gestión de grupos permite optimizar los costos de mantenimiento y operación, lograr mayores niveles de eficiencia y aprovechar la aplicación de economías de escala para reducir costos.

Un ejemplo de ello es la gestión conjunta que, desde julio de 2015, ha realizado el Patronato de las depuradoras de la Isla de Arousa, Meaño y Ribadumia. Si comparamos los costes reales que implica la explotación de cada una de estas instalaciones de forma individual con los costes que supone su gestión conjunta, vemos un ahorro del 10,5% en costes fijos y del 7% en costes variables: una reducción de costes de 120.000 euros anuales respecto a Gestión individualizada.

La operación conjunta de infraestructuras hidráulicas de tamaño mediano y pequeño, en las que los costes de operación, mantenimiento y conservación tienen un mayor peso, permitirá lograr ahorros en la prestación de los servicios de agua estimados en torno al 10%.

Cabe recordar que la mitad de las plantas de tratamiento que gestionan los municipios presentan deficiencias en su funcionamiento, lo que afecta la calidad de vida de los vecinos, la calidad del agua y actividades económicas como la pesca, la acuicultura, el marisco o el turismo.

La Ley de mejora de la gestión del ciclo integral del agua impulsada por la Xunta de Galicia tiene como objetivo dar respuesta a las solicitudes de apoyo que los ayuntamientos les trasladen de forma continuada, ante dificultades, contrastadas, para el ejercicio adecuado de sus responsabilidades en materia de saneamiento, depuración y abastecer y asegurar la provisión de un buen servicio de agua a sus residentes.

Aguas de Galicia gestiona actualmente 28 depuradoras municipales. La nueva ley permitirá regular, ampliar y ampliar el apoyo que viene dando la Xunta a los ayuntamientos gallegos en sus competencias. Todos aquellos ayuntamientos que lo soliciten, de forma totalmente opcional y voluntaria, podrán beneficiarse de un modelo de colaboración para la prestación de servicios de agua con garantías de eficiencia.

RRSS


RECIBE NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO


EN PORTADA