Abandonar la moda rápida para reducir el impacto ambiental de la industria textil

Desde la Fundació ENT reivindican que ante la situación actual y la previsión de crecimiento de estos residuos, se necesitan mejoras para incrementar su reutilización y reciclaje


862

El sector textil es uno de los sectores económicos con mayor impacto ambiental, siendo el segundo más consumidor de agua y el responsable del 8-10% de las emisiones de CO 2 a nivel global (UN Environment Programme, 2019). Otro de los grandes impactos del sector es la generación de residuos, agravado notablemente por el crecimiento en los últimos años de la moda rápida, que provoca un elevado consumo de prendas baratas, de baja calidad y con un bajo índice de uso. 

Según los datos recogidos en el documento Estrategia para la circularidad y sostenibilidad de los productos textiles de la Comisión Europea, se espera que de aquí a 2030 el consumo de productos textiles y de zapatos se incremente un 63%, pasando de las 62 millones de toneladas anuales consumidas a 102.

 

Textil en Cataluña

En Cataluña, según la Agencia de Residuos de Cataluña, cada persona consume entre 21,5 y 26 kg de ropa al año, pero sólo un 12% de los residuos textiles se recogen selectivamente. Es decir, que gran parte del 88% restante es incinerado o llevado a un vertedero, perdiendo así la posibilidad de mantener o reintroducir estos recursos en el sistema productivo.

Cuando hablamos de residuos textiles es necesario diferenciar entre residuos de tejidos preconsumo (residuos de fabricación) y tejidos postconsumo. El 95% de los residuos textiles reciclados son preconsumo, debido a que es mucho más fácil el reciclaje porque se puede separar por fibras y colores. En cambio, los tejidos postconsumo presentan una mayor dificultad para ser reciclados debido a la necesidad de separar las fibras, que además llevan tintes y acabados.

Ante la situación actual y la previsión de crecimiento de estos residuos, se necesitan mejoras para incrementar su reutilización y reciclaje, priorizando siempre la reutilización (tal y como establece la jerarquía de los residuos), es decir, reciclando sólo lo que no sea viable reutilizar. En ambos casos, dos fases clave del ciclo de vida de la ropa en las que es necesario actuar son la fase de diseño y producción y la fase de gestión del residuo. En la fase de diseño y producción es necesaria la fabricación de prendas de mejor calidad y mayor durabilidad, que permitan una mayor reutilización, y un diseño que tenga en cuenta su reciclaje, ya que por ejemplo la mezcla de tejidos diferentes o la presencia de sustancias tóxicas o de elementos decorativos dificulta mucho este proceso. 

 

Contra la moda rápida

Pero, además de ese cambio a nivel productivo, es esencial que se produzca un cambio a nivel social. Hay que invertir el estigma que todavía existe en el consumo de ropa de segunda mano por una conciencia social que haga que el comportamiento mal valorado sea el consumo de moda rápida.

Un punto importante que influirá en la evolución de los residuos textiles en los próximos años, ha sido la aprobación de la Ley 7/2022, de 8 de abril, de residuos y suelos contaminados para una economía circular, en la que se aborda la problemática de los residuos textiles desde cuatro vertientes:

  • Obligación de todos los municipios a disponer de un sistema de recogida de residuos textiles antes del 31 de diciembre de 2024 (Artículo 25).

  • Prohibición de la destrucción o eliminación de excedentes no vendidos, destinándolos en primer lugar a canales de reutilización (Artículo 18).

  • Establecimiento de objetivos generales de preparación para la reutilización, en cuyo logro tendrán un papel importante los residuos textiles (Artículo 26).

  • Desarrollo en el plazo de 3 años de un régimen de responsabilidad ampliada del productor por productos textiles (Disposición final séptima).

Aunque existen indicios de que se empieza a actuar para reducir el impacto ambiental que tiene el elevado consumo de ropa con normativa que regulará su recogida selectiva o que prohíbe la destrucción de los excedentes por ejemplo, es necesario que desde la sociedad ponemos freno a ese tipo de consumo de moda rápida. Debemos renunciar a este modelo de moda que promueve un consumo continuado y constante de productos baratos y que infrautilizamos, y empezar a realizar un consumo consciente de estos productos.

RRSS
Archivado en:
Residuos, Opinión, Cataluña


RECIBE NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO


EN PORTADA