Los patógenos resistentes a medicamentos presentes en el agua podrían desencadenar otra pandemia

Un informe del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) advierte que la población mundial está expuesta, sin saberlo, a agua contaminada por antibióticos


1068

Un informe del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) advierte que la población mundial está expuesta, sin saberlo, a agua contaminada por antibióticos, lo que podría desencadenar el aumento de patógenos resistentes a los medicamentos y potencialmente propiciar otra pandemia mundial.

El estudio, publicado el mes pasado, de cara al Día Mundial de la Salud, el 7 de abril, reveló que, a nivel mundial, no se está prestando suficiente atención a la amenaza que supone la resistencia a los antimicrobianos, ya que la mayoría de los antibióticos se excretan en el medio ambiente a través de los inodoros o de la defecación al aire libre. En 2015, se consumieron 34.800 millones de dosis diarias de antibióticos, y hasta el 90% de ellos se excretan al medio ambiente como sustancias activas.

El 80% de las aguas residuales del mundo no se tratan, e incluso en los países desarrollados las instalaciones de tratamiento a menudo no son capaces de filtrar los organismos peligrosos. Los autores del informe advierten que esto podría generar superbacterias que podrían eludir la medicina moderna y desencadenar una pandemia.

Los antibióticos y otros medicamentos salvan vidas, pero deben utilizarse con cuidado para evitar la resistencia a los antimicrobianos, lo que supone riesgos sociales, medioambientales y financieros para las empresas y la sociedad en general. Leticia Carvalho, jefa de la Subdivisión de Aguas Marinas y Dulces del PNUMA.

En 2019, las infecciones resistentes a los antibióticos se relacionaron con la muerte de casi 5 millones de personas. Sin una acción inmediata, esas infecciones podrían causar hasta 10 millones de muertes al año para 2050, según el informe. "Otra pandemia se esconde a plena luz", dice el informe. "Las consecuencias del continuo desarrollo y propagación de la resistencia antimicrobiana podrían ser catastróficas".

Los antimicrobianos son agentes destinados a matar o inhibir el crecimiento de patógenos. Incluyen antibióticos, fungicidas, agentes antivirales, antiparasitarios, así como algunos desinfectantes, antisépticos y productos naturales.

La resistencia a los antimicrobianos se produce cuando los microbios, como las bacterias, los virus, los parásitos y los hongos, evolucionan para hacerse inmunes a los fármacos a los que antes eran susceptibles. Cuanto más expuestos estén los microbios a los productos farmacéuticos, más probabilidades tendrán de adaptarse a ellos.

"Los antibióticos y otros fármacos salvan vidas, pero su comportamiento ambiental en el curso de nuestras aguas es importante. Deben utilizarse con cuidado para evitar la resistencia a los antimicrobianos, lo que supone riesgos sociales, medioambientales y financieros para las empresas y la sociedad en general", dijo Leticia Carvalho, jefa de la Subdivisión de Aguas Marinas y Dulces del PNUMA.

 

¿Qué se puede hacer?

Según el informe, se puede hacer frente a esta amenaza mundial frenando la emisión de contaminación por antibióticos, entre otras cosas, mejorando el tratamiento de las aguas residuales y haciendo un uso más selectivo de los antibióticos, ya que con demasiada frecuencia estos medicamentos se utilizan cuando no es necesario. El informe recomienda mejorar los datos y el seguimiento de los antimicrobianos y su eliminación. También pide que se mejore la gobernanza medioambiental y los planes de acción nacionales para limitar la liberación de antimicrobianos.

El informe insta a los países a adoptar el enfoque de "Una sola salud", que se centra en la idea de que la salud humana y animal son interdependientes y están vinculadas a la salud de los ecosistemas. La estrategia, por ejemplo, pide a los países que limiten la deforestación, que a menudo pone a los humanos frente a los animales salvajes portadores de virus, dando a los patógenos la oportunidad de saltar de especie.

"La pandemia de COVID-19 nos proporciona lecciones aprendidas, una de las cuales es la necesidad de prevenir y abordar simultáneamente varias amenazas sanitarias, especialmente sus dimensiones medioambientales", dice el informe.

 

Cinco fuentes principales

Un estudio reciente sobre la contaminación por productos farmacéuticos en los ríos del mundo concluyó que los niveles más altos de patógenos resistentes a los antibióticos se encontraban en los países de ingresos bajos y medios y estaban asociados a zonas con una infraestructura deficiente de gestión de aguas residuales y residuos y a la fabricación de productos farmacéuticos.

Según el informe del PNUMA, hay cinco fuentes principales de contaminación que contribuyen al desarrollo y la propagación de la resistencia a los antimicrobianos. Estas son:

  • Un saneamiento deficiente, aguas residuales y desagües, agravado, por ejemplo, por la defecación al aire libre y el uso excesivo de antibióticos para tratar la diarrea.

  • Los efluentes de la fabricación de productos farmacéuticos.

  • Los residuos de las instalaciones sanitarias;

  • Uso de antimicrobianos y estiércol en la producción de cultivos.

  • Los vertidos de la producción animal.

 

Dimensión relacionada con el cambio climático

Según el informe, el aumento de las temperaturas también está relacionado con el incremento de las infecciones resistentes a los antimicrobianos. Muchas enfermedades son sensibles al clima, y los cambios en las condiciones ambientales y la temperatura pueden provocar un aumento de la propagación de enfermedades bacterianas, víricas, parasitarias, fúngicas y transmitidas por vectores.

Los fenómenos meteorológicos extremos y la subida del nivel freático pueden hacer que las aguas residuales y el alcantarillado desborden las plantas de tratamiento, permitiendo que las aguas residuales no tratadas, ricas en microbios resistentes a los antimicrobianos, contaminen las comunidades cercanas.

El informe, que presenta los aspectos más destacados de un estudio más exhaustivo que se publicará a finales de este año, insta a los responsables políticos a no bajar la guardia, incluso cuando la pandemia de COVID-19 retroceda: "La pandemia de COVID-19 es una llamada de atención para comprender mejor y mejorar todos los ámbitos de la preparación y la prevención de las enfermedades infecciosas, incluida su dimensión medioambiental".

RRSS


RECIBE NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO


EN PORTADA