RITORNA presenta su compostera electromecánica: la solución definitiva para el compostaje de biorresiduos

La Compostera Electromecánica de Ritorna permite disponer de instalaciones de compostaje descentralizadas cercanas al punto de generación


1176

RITORNA Medio Ambiente, empresa especializada en el suministro de instalaciones “llave en mano” para el compostaje, presenta su Compostera Electromecánica para el compostaje de biorresiduos.

La solución más sostenible para el reciclaje de los biorresiduos es el compostaje, un proceso basado en devolver a la tierra la materia orgánica en forma de abono. El uso de la compostera electromecánica permite disponer de instalaciones de compostaje descentralizadas cercanas al punto de generación, por lo que aumenta enormemente la eficiencia de la gestión de los biorresiduos y, a su vez, aumenta también la eficacia del compostaje, pues, está demostrado que el compostaje local obtiene mejores resultados que el compostaje en grandes plantas de tratamiento.

En esencia, la compostera electromecánica dispone de un tambor rotativo estanco con un sistema patentado fabricado en acero inoxidable y aislado térmicamente que gira a bajas revoluciones. Con el uso de la compostera, se obtiene compost de calidad a partir de residuos orgánicos domiciliarios o de restauración (biorresiduos), lo que se conoce como el contenedor marrón, quinto contenedor o recogida selectiva (FORM).

La compostera de RITORNA produce compost de calidad a partir de residuos orgánicos domiciliarios o de restauración procedentes del contenedor marrón, quinto contenedor o recogida selectiva (FORM).

La compostera electromecánica es totalmente autónoma y sólo necesita de una toma de corriente eléctrica para su funcionamiento. El equipo dispone de un sistema patentado de ventilación forzada de aire caliente en el interior del tambor que le permite acelerar el proceso de compostaje, así como controlar la temperatura del mismo, parámetro determinante en el compostaje. El usuario se debe ocupar únicamente de cargar la máquina con los residuos orgánicos bien sea diaria o semanalmente, dependiendo de la cantidad de residuos que genere. Al cabo de 30-35 días obtendrá compost de calidad perfectamente higienizado y libre de patógenos.

La compostera electromecánica dispone de una serie de sensores en su interior que le indican al PLC de control cómo autogestionar el proceso de forma óptima manteniendo las necesarias condiciones aeróbicas. Incluye sensores de temperatura, concentración de oxígeno, humedad, etc. El equipo cuenta con la última tecnología de la industria 4.0, por lo que dispone de un software para visualizar los parámetros del proceso en tiempo real desde un smartphone o PC remoto.

El equipo dispone además de un sistema de biofiltro para evitar la emisión de malos olores al ambiente.

Estas composteras están diseñadas para su uso en poblaciones entre los 100 y los 10.000 habitantes aproximadamente. Las producciones a tratar con estos equipos están comprendidas entre las 5 TN/año hasta las 1.000 TN/año dependiendo de las necesidades.

Entre los usuarios más habituales destacan:

  • Municipios, pueblos y mancomunidades entre 100 y 10.000 habitantes.

  • Escuelas y colegios: se trata de un equipo ideal para concienciar a los más jóvenes en el cuidado y en la educación ambiental, el desarrollo sostenible y la economía circular.

  • Empresas o grupos de empresas sensibilizadas con la protección ambiental.

  • Asociaciones municipales interesadas en el compostaje de biorresiduos.

  • Otros: servicios de restauración, puntos limpios, parques zoológicos, cadenas hoteleras, clubes deportivos, urbanizaciones, etc.


Artículo de Jaime Morales, Socio Director de RITORNA.

RRSS
Archivado en:
Residuos, Tecnología, España
Tags
RITORNA


RECIBE NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO


EN PORTADA