"Sustituir los combustibles fósiles por las energías renovables nos llevará varias generaciones"

Vaclav Smil, calificado como uno de los 100 principales pensadores mundiales según Foreign Policy, ha participado en la segunda sesión del ciclo de conferencias 'talkson' de la Fundación Naturgy


480


“Tenemos un sistema mundial de suministro de energía que depende en gran medida de los combustibles fósiles; su sustitución por nuevas disposiciones basadas en las energías renovables es una tarea que nos ocupará necesariamente durante las generaciones venideras”. El científico y profesor emérito de la Universidad de Manitoba, Vaclav Smil, hizo esta afirmación en Madrid, en la segunda sesión del ciclo de conferencias ‘talkson’ de la Fundación Naturgy.

Smil, calificado como uno de los 100 principales pensadores mundiales según ‘Foreign Policy’, afirmó que la transición energética necesitará aún varias décadas y destacó el imperativo ambiental que lleva a desarrollarla. “Las transiciones anteriores se realizaron por motivos económicos. Ahora no hace falta materia prima. Hay mucho carbón y petróleo y los recursos son baratos. Esta transición se hace por una razón y es que simplemente no queremos generar tanto carbono”.

Para Smil, los principales desafíos a nivel mundial son “reducir en el corto plazo el uso del carbón, aumentar el uso de gas natural, reducir la intensidad energética y aumentar la eficiencia”. Y mencionó otra de las metas energéticas en esta transición más a largo plazo: “desplazar el carbono fósil utilizado en los pilares de nuestra civilización: la producción de hierro primario, cemento, amoníaco y plásticos. No tenemos alternativas a gran escala que puedan desplegarse inmediatamente”.

Defensor también de las energías renovables, pidió también un ejercicio de realismo en las previsiones de implantación. El científico explicó que hay diferencias importantes entre regiones y países, y por eso no se puede apostar solo por las renovables, porque hay lugares donde no hay sol ni viento durante largos periodos de tiempo. “No todos los lugares son idóneos para las energías renovables, por eso es importante tener en cuenta que es ahí donde el gas natural tiene un papel”, afirmó.

 

Transición acelerada

En este contexto, Smil incidió en que “se necesita una transición acelerada para evitar un calentamiento global excesivo y, por lo tanto, la única medida del éxito es global”. Recordó que en el mundo hay 150.000 plantas de carbón y China sigue construyendo. “La única forma de conseguir transición energética es bajar este número de instalaciones, a 95.000. Hay que ser muy realistas en cuanto al futuro del calentamiento global y hay que equilibrarlo mejor posible”, afirmó.

El experto afirmó también que “dadas las disparidades de consumo de energía entre los países ricos y los que están en vías de modernización, la única opción posible es reducir el consumo de energía en los países ricos”.

En el contexto actual, Smil apostó por el gas natural como mejor opción, por sus características y flexibilidad. “Es un combustible muy flexible, y se puede usar desde en el hogar hasta en la industria, incluso en los altos hornos”, afirmó, al tiempo que hacía un llamamiento a mejorar los procesos de extracción para reducir al mínimo las fugas y evitar emisiones innecesarias.

En referencia a España, señaló que “va retrasada” y aconsejó “impulsar más el uso del gas natural para estar al mismo nivel que otros países europeos, para ser un país moderno”.

El experto explicó que todos los combustibles fósiles han experimentado un incremento en los últimos años y que las emisiones de CO2 han aumentado en casi 60% en los últimos 30 años. Al hilo de estos datos, se refirió a la complejidad de hacer realidad la previsión del IPCC de reducir la temperatura 1,5 grados. “¿Cómo se va a reducir al nivel que establece? ¿Se va a dejar de fabricar cemento, vamos a dejar de volar? Este objetivo de reducción de temperatura no va a ser posible, porque requeriría invertir de forma repentina las tendencias ascendentes del pasado”.

 

Sobre Vaclav Smil

Smil es un científico que ha dedicado su carrera profesional a realizar investigaciones interdisciplinarias en los campos de la energía, el cambio ambiental y poblacional, la producción de alimentos y nutrición, la innovación técnica, la evaluación de riesgos y las políticas públicas. Autor de cabecera de Bill Gates, ha publicado 40 libros y casi 500 artículos sobre estos temas.

Es profesor emérito de la Universidad de Manitoba y miembro de la Royal Society of Canada (Science Academy). En 2010, fue nombrado por Foreign Policy como uno de los 100 principales pensadores mundiales y en 2013 como miembro de la Orden de Canadá. Ha trabajado como consultor para muchas instituciones estadounidenses, de la UE e internacionales.



RECIBE NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO


EN PORTADA

Este sitio utiliza cookies y tecnologías similares. Si no cambia la configuración del navegador, usted está de acuerdo con nuestra política de cookies.