Instalaciones municipales, empresas y hogares muestran el potencial de la biomasa para la transición energética

El Clúster Biomasa de Galicia recoge diferentes casos de uso de esta energía renovable dentro de una campaña para visibilizar sus ventajas en la lucha contra la crisis climática y la pobreza energética


748

La Conferencia de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, COP26, que se celebra estos días en Glasgow está recogiendo diferentes compromisos para acabar con el uso de combustibles fósiles y apostar por energías renovables para reducir las emisiones de CO2.

Los combustibles fósiles (carbón, gasóleo y gas) son contaminantes y unos de los principales motivos del calentamiento global por las emisiones de gases de efecto invernadero que producen. Cerca del 80% del mix energético de Galicia en 2019 procedía de combustibles fósiles, contaminantes.

Desde el Clúster Biomasa de Galicia recuerdan en la Comunidad solo el 6,5 % de la energía primaria total es biomasa o biogás y que hay un enorme potencial de biomasa sin aprovechar. Además, inciden en que la gestión forestal ayuda a mitigar las consecuencias del calentamiento global y por eso abogan por promover el uso sostenible de la biomasa forestal, ya que es el combustible renovable número 1 para descarbonizar una parte significativa de la demanda actual de calefacción, electricidad y transporte para el 2050.

La bioenergía contribuye a la existencia de bosques sanos y favorece su gestión sostenible, por lo que el uso de la biomasa para obtener energía asegura que los bosques sigan creciendo.

 

Casos de uso

El Clúster Biomasa de Galicia ha lanzado la campaña “El calor renovable” para incrementar la visibilidad real de la biomasa y sus ventajas en la lucha contra la crisis climática y la pobreza energética.

En el marco de estas actuaciones, que cuentan con la cofinanciación de la Xunta de Galicia a través de XERA, la Agencia Gallega de la Industria Forestal, se exponen diferentes casos de uso en los que se ha optado por la biomasa para mejorar su eficiencia energética y que se podrán ver en el canal de Youtube del Clúster.

En el Hospital Público Álvaro Cunqueiro se ha optado por la biomasa de astilla que en verano aporta toda la energía necesaria para el mantenimiento del hospital e incorpora una tecnología que asegura el filtrado de partículas.

El ayuntamiento de Caldas de Reis ha optado por un sistema de ACS de biomasa en el Campo de fútbol municipal que les ha permitido un ahorro del 50% en gasto de calefacción y agua caliente, además de reducir las emisiones de CO2.

También el Ayuntamiento de Silleda está extendiendo una red de calor de biomasa para abastecer de agua caliente y calefacción a diferentes edificios públicos apostando por lo que consideran una energía más barata y rentable que pone en valor los montes gallegos.

A nivel empresarial la biomasa también es una opción, en una granja porcina de Silleda destacan que ahora cuentan con un calor muy estable y desde un vivero de Tomiño afirman que si el negocio crece serán también con biomasa tras comprobar sus ventajas.

La propietaria de una vivienda en Moraña con una caldera de biomasa de pellet y carga a través de camión, destaca que es la solución más económica, que solo es necesario cargarla una vez al año. En una línea similar se manifiesta la propietaria de una vivienda unifamiliar en Cuntis. En este caso la caldera de biomasa de pellet se carga con sacos y señala que la relación calidad-precio fue la mejor opción y que el almacenaje de los pellets no requiere demasiado espacio.

 

50% de ahorro frente al gas o el gasóleo

Desde el sector se recuerda que tenemos que contribuir a la transición energética, y la biomasa la hace posible. También recuerdan que nuestro país es el tercero de Europa por recursos absolutos de biomasa forestal solo por detrás de Suecia y Finlandia y sin embargo España consume menos biomasa que la media europea.

En 2020 Finlandia generó 142 días de consumo energético limpio proveniente de la bioenergía. La demanda de energía de nuestro país a través de bioenergía sólo alcanzó a cubrir 28 días. Ocupamos la posición nº 22 de los 27 países de la UE en uso de Bioenergías.

El consumo de energía para usos térmicos en el año 2019 supuso alrededor del 33 % del total del consumo de energía final. La electricidad supone menos de la cuarta parte del consumo de energía final.

Desde el Clúster inciden en la necesidad de cambiar el consumo de combustibles fósiles por energías renovables como la biomasa, que además supone un 50% de ahorro con respecto al gas o al gasóleo y mucho más si se compara con el coste de calentarse con electricidad. Con la biomasa como solución térmica los consumidores e industria pueden reducir rápidamente sus costes energéticos.

La biomasa térmica está disponible en diferentes formatos y tecnologías como estufas de diseño; calderas eficientes y automatizadas o redes de calor, que se adaptan a las necesidades y situaciones. Por tanto, la biomasa térmica es hoy una solución tanto en proyectos de rehabilitación como en proyectos nuevos de vivienda sostenible.

 

Solución sostenible e ilimitada

La biomasa térmica es una solución sostenible, está disponible ya y es ilimitada. Además, es autóctona, ya que se produce localmente y fomenta la creación de empleo en el entorno. Es renovable, neutra en CO2, circular porque proviene principalmente de residuos y subproductos del bosque y otras industrias. También es compatible con la infraestructura energética existente y respalda a las energías renovables estacionales. Por último, tiene un precio estable y más económico, lo que permite luchar contra la pobreza energética.

RRSS


RECIBE NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO


EN PORTADA