La protección del agua dulce muestra señales de progreso


433


Las fuentes de agua dulce como lagos, ríos y humedales son esenciales para la vida humana. Estos ecosistemas, también conocidos como masas de agua continentales o ecosistemas de agua terrestres, proporcionan el agua que bebemos y la que se requiere para nuestra alimentación, la industria y la producción de energía. 

Además de sus usos productivos, los cuerpos de agua dulce también son hábitats esenciales para la biodiversidad: aunque el agua dulce constituye solo 0.01% del agua del mundo, sustenta a casi 6% de todas las especies identificadas.

Esto coloca a estos ecosistemas en una posición única.

"Por su papel esencial en la sociedad y sus usos múltiples, los ecosistemas de agua dulce son desproporcionadamente importantes. Lamentablemente, también están bajo una amenaza desproporcionada porque son los más afectados por el impacto de la actividad humana, el cambio climático y otras factores", dice Lis Mullin Bernhardt, experta en ecosistemas de agua dulce en ONU Medio Ambiente.

En los últimos 40 años, las poblaciones de especies de agua dulce han disminuido en 81%, más del doble que las tasas observadas en las especies terrestres y oceánicas. Al mismo tiempo, se estima que desde 1900 alrededor de 70% de las masas de agua continentales han desaparecido, y que incluso en algunas regiones, como Asia, el número es aún mayor. Los humedales continentales, como sabemos, se están desvaneciendo a un ritmo más rápido que los costeros.

Para agravar esta pérdida, se estima que a nivel mundial el 80% de las aguas residuales se vierten directamente en los cuerpos de agua sin tratamiento alguno, lo que provoca graves impactos en los ecosistemas y la salud humana.

Los efectos causados por la pérdida de los ecosistemas de agua dulce son una realidad que muchos países entienden muy bien. Webster Chiyangwa, de la Embajada de la República de Zimbabwe ante ONU Medio Ambiente, ha sido durante mucho tiempo un apasionado defensor de los esfuerzos para proteger y restaurar importantes ecosistemas de agua dulce, como los de su país. "En Zimbabwe", explica, "estamos siendo testigos del desequilibrio entre el desarrollo de la infraestructura y la protección de los ecosistemas, por ejemplo, cuando se drenan los humedales esenciales para crear edificios residenciales o centros comerciales".

“Los humedales juegan un papel fundamental en términos de protección contra inundaciones, provisión de agua potable y para los ríos que generan la energía hidroeléctrica. El resultado de los daños puede conducir a una mala regulación del agua, incluidas las inundaciones y la propagación de enfermedades transmitidas por el agua", añade Chiyangwa.

Respondiendo al llamado para proteger el agua dulce, los delegados reunidos en diciembre en la Asamblea de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente tomaron medidas históricas para proteger y restaurar los ecosistemas relacionados con el agua. En una resolución pionera, los Estados Miembros de la ONU tomaron medidas para restaurar y proteger estos ecosistemas de los impactos de las actividades humanas y el cambio climático, para que puedan continuar brindando los servicios y bienes que los países necesitan para desarrollarse de manera social y ambientalmente sostenible.

Sobre la base de una solicitud de 2012, la Asamblea instó a los países a basarse en el recientemente lanzado Marco para la Gestión de Ecosistemas de Agua Dulce , a fin de tomar medidas para monitorear y proteger sus ecosistemas relacionados con el agua.

Según Joakim Harlin -director de la Unidad de Agua Dulce de ONU Medio Ambiente- está claro que estos cuerpos de agua están bajo amenaza directa del desarrollo, y que la situación se agrava aún más por los cambios en el uso de la tierra y el cambio climático. Las masas de agua dulce se encuentran principalmente dentro de las fronteras de los países y, por lo tanto, dentro de su mandato y capacidad de protegerlas para usos sostenibles como el consumo humano, el riego, el turismo, la pesca, el baño o la industria. El Marco para la Gestión de Ecosistemas de Agua Dulce sirve como guía para que los países monitoreen, protejan y restablezcan sus ecosistemas clave relacionados con el agua.

Hartwig Kremer, director del programa de monitoreo de la calidad del agua GEMS/Water, señala la necesidad urgente de monitorear la calidad para abordar la contaminación. "Simplemente no tenemos suficientes datos para que la mayoría de los países tomen decisiones informadas sobre el alcance, el impacto y las fuentes de contaminación de agua dulce. Nuestras estimaciones muestran que hasta un tercio de los ríos en los países en desarrollo sufren de una grave contaminación patógena, a menudo relacionada con la falta de acceso al saneamiento y el tratamiento seguros, y con la propagación de enfermedades transmitidas por el agua. Pero se necesita mucha más información, que es donde entran en juego los sistemas básicos de monitoreo y la capacidad de establecerlos y mantenerlos ".

Kremer también apunta a evaluaciones recientes (Una instantánea de la calidad del agua en el mundo, ONU Medio Ambiente 2016) que muestran que la mayoría de los cuerpos de agua terrestres se encuentran en condiciones razonables, y subraya la importancia de que las tecnologías novedosas sean empleadas para detectar, proteger y restaurar cuerpos de agua afectados y mantener a aquellos que están en buenas condiciones.

La reciente resolución de la Asamblea de la ONU para el Medio Ambiente sobre la contaminación del agua, y el Marco al que se hace referencia en ella, son pasos importantes hacia ese objetivo.

Descarga aquí el Marco para la Gestión de Ecosistemas de Agua Dulce.

Tags: ONU.


RECIBE NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO


EN PORTADA

Este sitio utiliza cookies y tecnologías similares. Si no cambia la configuración del navegador, usted está de acuerdo con nuestra política de cookies.