Modelos de negocio circulares para un sector textil sostenible en Europa

El consumo de textiles está entre las cuarto actividades que mayores impactos ambientales generan en Europa, después del consumo de alimentos, vivienda y movilidad


949

El consumo de textiles en Europa tiene, en promedio, el cuarto mayor impacto en el medio ambiente y el clima, después del consumo de alimentos, vivienda y movilidad. Antes de la esperada estrategia de la Unión Europea (UE) para textiles sostenibles y circulares, la Agencia Europea de Medio Ambiente (AEMA) ha dado a conocer dos informes que analizan las medidas para reducir esos impactos, incluido el uso de recursos, las emisiones de gases de efecto invernadero y la contaminación por microplásticos.

 

Impactos de los textiles y el papel del diseño y los modelos comerciales circulares

El informe de la AEMA "Los textiles y el medio ambiente: el papel del diseño en la economía circular de Europa" proporciona estimaciones actualizadas de los impactos del ciclo de vida de los textiles en el medio ambiente y el clima.

El informe muestra que, en comparación con otras categorías de consumo, los textiles causaron en 2020 la tercera presión más alta sobre el uso del agua y la tierra, y el quinto uso más alto de materias primas y emisiones de gases de efecto invernadero. Por persona promedio en la UE, el consumo textil requirió 9 metros cúbicos de agua, 400 metros cuadrados de tierra, 391 kilogramos (kg) de materias primas y causó una huella de carbono de aproximadamente 270 kg. La gran mayoría del uso de recursos y de las emisiones tuvo lugar fuera de Europa.

El informe también analiza cómo los modelos comerciales y el diseño circular pueden reducir los impactos negativos de la producción y el consumo de textiles al retener el valor de los textiles, extender sus ciclos de vida y aumentar el uso de materiales reciclados. Esto requiere innovación técnica, social y comercial, respaldada por políticas, educación y cambios en el comportamiento del consumidor.

Un aspecto clave para aumentar la circularidad de los productos textiles es su diseño. El diseño circular, como la selección cuidadosa de materiales, el aspecto atemporal o la multifuncionalidad de las prendas, puede permitir un uso y una reutilización más prolongados de los productos, lo que prolonga el ciclo de vida de los textiles. Según el informe de la AEMA, optimizar el uso de los recursos y reducir las emisiones en la etapa de producción también mitigaría los impactos negativos, al igual que una mejor recolección, reutilización y reciclaje de los textiles desechados.

 

Reducir la contaminación por microplásticos

Los textiles son una fuente importante de contaminación por microplásticos, principalmente a través de las aguas residuales de los ciclos de lavado, pero también a través de la fabricación, el uso y la eliminación de prendas al final de su vida útil. El informe de la AEMA "Microplásticos de los textiles: hacia una economía circular para los textiles en Europa" analiza este tipo específico de contaminación y destaca tres medidas clave de prevención: diseño y producción sostenibles, control de las emisiones durante el uso y procesamiento mejorado al final de su vida útil.

Según el informe de la AEMA, la contaminación podría reducirse, por ejemplo, mediante el uso de procesos de producción alternativos y el prelavado de prendas en los sitios de fabricación con un filtrado adecuado de las aguas residuales. Otras medidas prometedoras que podrían introducirse o ampliarse incluyen la integración de filtros en las lavadoras domésticas, el desarrollo de detergentes más suaves y, en general, un mejor cuidado de las prendas. Finalmente, la recolección de desechos textiles, el tratamiento y la gestión de aguas residuales reducirían aún más las fugas al medio ambiente.


Ambos informes  resumen informes técnicos más detallados del European Topic Centre on Waste and Materials in a Green Economy de la AEMA:

RRSS
Tags
AEMA


RECIBE NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO


EN PORTADA