Un futuro sostenible con biometano

Todos los planes en materia de transición ecológica apuntan hacia una misma dirección: un planeta sin emisiones y un futuro de la energía más sostenible en el que los gases renovables ocuparán un papel clave


1516

Por Sergio Rodríguez Cuesta, CEO de Bioengas y Ruperto Unzué, Socio de Suma Capital


 

El contexto actual de Transición Ecológica tiene por objetivo construir una economía climáticamente neutra y esto sólo se consigue con un esfuerzo conjunto a todos los niveles de la sociedad. Avanzar en la descarbonización y en una transición energética justa se ha convertido –más si cabe tras la irrupción de la actual pandemia sanitaria- en uno de los principales y más ambiciosos objetivos de las últimas décadas tanto para las Administraciones públicas como para organizaciones de múltiples sectores en todo el mundo.

A nivel europeo, este compromiso con el clima se reforzó en marzo de 2020 con la firma del New Green Deal o Pacto Europeo Verde, que marca unos claros objetivos de reducción de emisiones, penetración de energías renovables en el mix energético y gestión eficiente de residuos a los estados miembros de la Unión Europea para alcanzar las cero emisiones netas en 2050.

En España también se ha establecido un marco para abordar el reto climático. El Plan Nacional Integrado de Clima y Energía determina las líneas de actuación y la senda más adecuada y eficiente a seguir. En esta misma línea se ha trazado el Proyecto de Ley de Cambio Climático y Transición Energética.

Todos estos planes de actuación apuntan hacia una misma dirección: un planeta libre de emisiones y un futuro de la energía más sostenible en el que los gases renovables, como el biogás o el biometano, ocuparán un papel clave.

El sector privado y las compañías energéticas pueden ayudar a agilizar este proceso de descarbonización. Ya son muchas las iniciativas dirigidas a impulsar la transición energética y una de ellas es el proyecto ‘UNUE’, el primero de esta envergadura llevado a cabo en España por una iniciativa privada.

Bioengas, filial de Enagás Emprende, y Suma Capital firmaron en 2019 un acuerdo para invertir en proyectos de desarrollo de biogás y biometano y contribuir conjuntamente al impulso de una economía circular. El objetivo de esta colaboración es desarrollar y construir un conjunto de plantas generadoras de biogás y biometano en España con tecnologías innovadoras. UNUE es el primer proyecto resultado de esta asociación entre las dos compañías.

El objetivo del proyecto UNUE, que se llevará a cabo en una planta de biogás ubicada en la provincia de Burgos, es producir e inyectar en la red de gasoductos del Sistema Gasista español aproximadamente 20 GWh/año de biometano de última generación.

El objetivo del proyecto UNUE, que se llevará a cabo en una planta de biogás ubicada en la provincia de Burgos, es producir e inyectar en la red de gasoductos del Sistema Gasista español aproximadamente 20 GWh/año de biometano de última generación, lo que permitirá reducir unas emisiones de alrededor de 30.000 toneladas equivalentes de CO21.

El biogás utilizado en este proyecto provendrá de la transformación de esas cerca de 30.000 toneladas anuales de residuos orgánicos biodegradables procedentes del sector agroindustrial. El biogás será depurado y convertido en biometano mediante un proceso denominado upgrading hasta alcanzar los estándares de inyección en el sistema gasista estipulados en el Protocolo de Detalle 01 de las Normas de Gestión Técnica del Sistema Gasista (NGTS). El método de depuración o enriquecimiento utilizado se realiza por absorción con agua sin reacción química. El caudal máximo de biogás que se podrá tratar será de 500 Nm3/h, lo que permitirá producir y, posteriormente, inyectar un máximo de 300 Nm3/h de biometano en la red.

El biometano producido en UNUE será certificado por sistemas de certificación privados e internacionales, a la espera de que España termine de desarrollar las garantías de origen y certificados verdes para el gas renovable.

Con esta iniciativa se pretende marcar un nuevo camino en el sector y demostrar que los gases renovables y, en concreto el biometano, está muy bien posicionado para ocupar un lugar protagonista en el mix energético debido a sus múltiples beneficios. UNUE se encuentra en fase de construcción y se espera su puesta en marcha para el primer semestre del año 2021.

Con esta iniciativa se pretende marcar un nuevo camino en el sector y demostrar que los gases renovables y, en concreto el biometano, está muy bien posicionado para ocupar un lugar protagonista en el mix energético debido a sus múltiples beneficios. 

Lo impulsores, Bioengas y Suma Capital, contarán con el apoyo de otras dos compañías en la fase de desarrollo y puesta en producción de la planta: Biogasnalia y AGF Ingeniería de Procesos. Biogasnalia es una gestora de residuos referente en Castilla y León y propietaria de la planta de biogás en Burgos, operativa desde 2017, donde se realizará la actividad de UNUE. Además, se encargará de la construcción de un nuevo digestor que dotará a la planta de mayor flexibilidad. AGF Ingeniería de Procesos, ingeniería especializada en gases renovables, estará al cargo del diseño y ejecución de la instalación de upgrading. AGF fue la empresa que desarrolló la planta de biogás y actualmente es la responsable de su operación, lo que la convierte en el socio perfecto por su conocimiento de todo el proceso, desde la materia orgánica que transforman hasta la obtención del biometano.

 

Biometano, más que una oportunidad

El biogás se obtiene por la descomposición anaerobia de residuos orgánicos biodegradables procedentes de la industria, la agricultura o la ganadería y está formado principalmente por metano y CO2. Tras someterse al proceso tecnológico de upgrading, en el que se eliminan distintas impurezas como el CO2, el biogás se convierte en biometano y, por ende, en una fuente de suministro energético renovable. Sus aplicaciones y usos energéticos son múltiples; es capaz de producir energía eléctrica, calor para múltiples aplicaciones en la industria intensiva y es también una solución idónea como combustible para fomentar la movilidad sostenible.

En relación a este último punto, la Directiva europea de energías renovables establece como objetivo alcanzar una cuota de renovables en el transporte de, como mínimo, un 14% para el año 2030. La apuesta y el impulso de tecnologías y soluciones energéticas renovables como los biocarburantes (uno de ellos el biometano) permitirá alcanzar este objetivo.

Cabe destacar que el biometano es una fuente de energía renovable con unas tasas de continuidad que no ofrecen, de momento, otras fuentes renovables. Es una de las soluciones energéticas más eficientes de economía circular, impacto ambiental y eficiencia energética y una alternativa actualmente disponible, lo que facilita su uso e incorporación en el sistema energético. Se amolda a las necesidades de una región o país contribuyendo a la generación energética, al tratamiento de residuos de múltiples sectores como la agricultura o el transporte, al tiempo que permite el desarrollo económico y social y mejora la calidad del aire.

El biometano es una de las soluciones energéticas más eficientes de economía circular, impacto ambiental y eficiencia energética y una alternativa actualmente disponible.

Este gas renovable tiene una composición similar a la del gas natural, lo que hace posible que se pueda inyectar en la red de gasoductos existente y facilitar su consumo, acceso y utilización en cualquier punto de la geografía nacional e internacional.

El potencial y las ventajas del biometano son, por tanto, innumerables. Además, el proceso de generación de esta energía es de los más efectivos para reducir y evitar emisiones a la atmósfera.

A nivel nacional, el sector del gas renovable ha estado focalizado hasta ahora en la producción de biogás para autoconsumo y para generación eléctrica. Sin embargo, y debido a diversos factores regulatorios y de mercado, el biogás no puede competir fácilmente con otras tecnologías renovables como la eólica o solar.    

El rendimiento energético y la composición química del biometano son equivalentes a la del gas natural. España, a diferencia del resto de países, solo cuenta con una gran instalación de producción de biometano en Valdemingómez (Getafe, Madrid). Actualmente y gracias a los programas europeos de ayudas (Eco-Gate), se ha incorporado una nueva instalación con conexión a red en Butarque (Madrid). El objetivo de este proyecto es activar y desarrollar el sistema de certificados de origen para gas renovable en España y avanzar en el cumplimiento de los objetivos medioambientales de descarbonización propuestos por Europa para el 2030.


1 Según la referencia de la Asociación Española del Gas (Sedigas), por cada bcm de biometano recuperado de la biodegradación de la materia orgánica e inyectado en la red, se evitaría la emisión a la atmósfera de 18 MtCO2.


Artículo publicado en el número 227 Noviembre/Diciembre 2020 de RETEMA.

RRSS


RECIBE NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO


EN PORTADA