Un nuevo proyecto dirigido desde España desarrolla productos sostenibles con biotecnología de vanguardia

El proyecto europeo busca diseñar herramientas bioinformáticas que faciliten la transición de la industria basada en combustibles fósiles hacia una bioeconomía circular


245

La Unión Europea (UE) ha concedido 6 millones de euros a RadicalZ, un proyecto de 4 años capitaneado por España que ha dado comienzo hoy y que tiene como objetivo impulsar procesos industriales más verdes que den lugar a productos cotidianos más sostenibles, desde cosméticos hasta alimentación.

Uno de los objetivos sostenibles de la UE es alejarse de los procesos actuales basados en el petróleo para fortalecer la bioeconomía. Para conseguir este cambio de paradigma, la industria necesita nuevas y potentes enzimas — catalizadores naturales esenciales para llevar a cabo las reacciones que dan lugar a los productos químicos — pero su descubrimiento y desarrollo conlleva mucho tiempo y métodos costosos.

RadicalZ es un consorcio multidisciplinar formado por 12 socios expertos de toda Europa que tiene como objetivo mejorar la eficiencia de estos procesos ofreciendo herramientas más rápidas, versátiles y económicas para el descubrimiento y optimización de enzimas.

Liderado por el investigador Aurelio Hidalgo de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM), este equipo desarrollará tecnologías de análisis ultrarrápido y software intuitivo basado en machine learning que ayudará a las industrias a reducir el tiempo medio de descubrimiento y optimización de enzimas a menos de cuatro semanas. Esto permitirá desarrollar nuevos compuestos e ingredientes para llevar al consumidor productos más respetuosos con el medio ambiente.

“De todos los proyectos de investigación en los que he estado involucrado, creo que RadicalZ va a ser el más cercano a los consumidores y el que tendrá un impacto más directo en nuestras vidas. Representa el esfuerzo para aumentar la sostenibilidad de las pequeñas cosas que forman parte de nuestras rutinas, como un cosmético, poner la lavadora o lo que comemos en el desayuno,” dice el Dr. Hidalgo.

“Estamos muy preocupados por la crisis climática que está por venir,” continúa, “y como expertos en biotecnología enzimática, hemos decidido combinar nuestras décadas de experiencia y conocimiento práctico con los últimos avances tecnológicos para desarrollar ingredientes para productos cotidianos que son, como mínimo, igual de efectivos, pero de base biológica y más sostenibles.”

Las herramientas y tecnologías resultantes serán evaluadas en 3 casos prácticos: nutracéuticos, productos de lavandería y cosméticos y productos de cuidado personal.

RRSS


RECIBE NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO


EN PORTADA