La UdG detecta microplásticos en el 93,7% de cormoranes en la costa catalana

El proyecto DESMARES III ha cuantificado e identificado la tipología de los microplásticos presentes en el cormorán moñudo como respuesta a una mayor presencia de plástico en ambientes marinos y costeros en los últimos años

El proyecto de investigación DESMARES III de los grupos en Biología Animal y Biodiversidad y Recursos Marinos de la Universidad de Girona (UdG) llega al final con nuevas evidencias sobre la salud del cormorán moñudo mediterráneo ( Phalacrocorax aristotelis desmarestii ), una especie de pájaro vulnerable a la extinción. El estudio ha detectado la presencia de microplásticos en el 93,7% de los ejemplares estudiados en la costa catalana.

La acumulación de plástico en ambientes marinos y costeros ha crecido en los últimos años y se prevé que siga incrementando de forma exponencial hasta el punto de que ya se considera un problema ambiental grave. Como el cormorán moñudo se alimenta de presas que, previamente, han ingerido microplásticos, su presencia en esta ave tiene un elevado interés científico.

El proyecto ha cuantificado e identificado la tipología de los microplásticos presentes en el cormorán moñudo en las costas de Cataluña. Lo han hecho a partir del análisis de los estómagos y las egagrópilas, unas bolitas de material no digerido que el pájaro regurgita cada noche. Los investigadores e investigadoras han contabilizado que el 93,7% de los aparatos digestivos de esta ave presenta microplásticos. 

La tipología dominante en los aparatos digestivos ha sido la fibra (99,6%)
 

Microplásticos detectados en cuervos marinos emplumados de la costa catalana (Foto: Xènia Frigola)

El 52,2% de egagrópilas analizadas también presenta microplásticos. La tipología de plástico más frecuente en las egagrópilas ha sido la fibra (1.062 muestras) y, en menor medida, fragmentos (36). El principal color identificado es el negro, seguido por el rojo y el azul. El color de las muestras representa una valiosa información porque da pistas sobre el origen y de qué tipo de plástico se puede tratar. 

Se ha observado que los ejemplares del Maresme presentan mayor incidencia de microplásticos en los sistemas digestivos, en comparación con los de la Costa Brava. El equipo científico también ha detectado diferencias en su cantidad en función del sexo del ejemplar y ha determinado que las hembras acumulan más residuos. La longitud de los microplásticos, tanto en estómagos como en egagrópilas, era intermedia: entre 1mm y 2,5mm. 

Metales pesados ​​y parásitos

El proyecto DESMARES III ha realizado un análisis de muestras de pluma, hígado y músculo del cormorán para evaluar cómo la contaminación por metales pesados ​​afecta a la especie. Los resultados muestran que los individuos con menos reservas de grasa y, por tanto más débiles, presentan una mayor cantidad de metales pesados.

Destaca la elevada carga parasitaria observada en los 20 individuos de la muestra. En estos individuos se han contabilizado un total de 1.520 parásitos, que se han identificado como nematodos de la F. Anisakidae. Pertenecen a la especie Contracaecum rudolphii y son habituales del género Phalacrocorax . El cormorán marino es el huésped definitivo y no le causan la muerte, pero pueden producirle estrés y debilitarlo.
 

Los investigadores han encontrado parásitos en los cormoranes marrones que habitan la costa catalana (Foto: Irene Canal)

Minimizar el impacto de la pesca

DESMARES III ha dado continuidad a las dos ediciones anteriores con acciones como el incremento de egagrópilas en el estudio, hasta 4.500 muestras, para determinar la dieta del cormorán. También se han equipado con GPS un total de 72 individuos de cormorán para conocer sus movimientos.

La investigación se incluye en un proyecto global desarrollado en tres fases bajo el título “Hacia la sostenibilidad del sector pesquero artesanal: el cormorán moñudo como especie emblema de las áreas protegidas”. La investigación se ha liderado por los investigadores y técnicos del grupo de investigación en Biología Animal de la Universidad de Girona (UdG), Carlos Tobella, Josep Maria Bas, Albert Compaña, Xenia Frigola, Marta Muñoz y Margarida Casadevall; han colaborado estudiantes que han desarrollado su Trabajo Final de Grado (Nil Macià e Irene Canal) y se ha financiado con fondos FEMP de la convocatoria Pleamar, gestionada por la Fundación Biodiversidad.

Globalmente, el proyecto ha abordado la problemática de las capturas en redes de pesca artesanal que afectan a especies como el cormorán moñudo y las tortugas. Para mitigar esta situación no deseada ni por científicos ni por sector pesquero, se han realizado pruebas con unas luces en las redes de pesca para alejar pájaros marinos o tortugas, sin que las capturas comerciales se vean afectadas. Así, la investigación ha pretendido contribuir a disminuir estos accidentes y proteger a la fauna marina. Para dotar a la pesca artesanal de una mayor sostenibilidad, el conocimiento desarrollado a lo largo del proyecto se transferirá a los organismos gestores y al sector de la pesca.

 

Newsletter

La información más relevante en tu correo.

Suscribirme

Último número