Agbar impulsa un proyecto de restauración de humedales de depuración para favorecer la biodiversidad

Agbar apuesta por la protección de los ecosistemas con proyectos de restauración ecológica, soluciones basadas en la naturaleza y medidas para preservar la biodiversidad en las instalaciones del ciclo del agua


740

Agbar, compañía gestora del ciclo del agua y servicios medioambientales, junto con el Consejo Comarcal de la Garrotxa y el Ayuntamiento de Sant Joan les Fonts, ha impulsado un proyecto de restauración ambiental de los humedales artificiales de depuración que forman parte de la Estación Depuradora de Aguas Residuales (EDAR) de Begudà, en el municipio de Sant Joan les Fonts (Gerona).

El proyecto ambiental tiene como objetivo la restauración de estaques de agua permanente y la mejora de la calidad ecológica de los ecosistemas y especies acuáticas del río Turonell y su entorno de influencia.

Con esta actuación, se recuperan unos humedales que quedaron fuera de uso como infraestructura de depuración a partir de la ampliación del EDAR, se crean hábitats acuáticos adaptados para favorecer varias especies amenazadas, especialmente de anfibios, y se potencia la vegetación existente gracias a la reforestación con alisos y otras especies autóctonas de ribera. Además, se contribuye a mejorar la calidad del agua del río Turonell, puesto que hace pasar una parte del agua ya depurada que proviene de la depuradora convencional por esta solución basada en el medio natural que mejorará todavía más su calidad. Esta restauración se convierte en una medida para la adaptación y mitigación del cambio climático en una zona de especial valor para la biodiversidad.

Este proyecto ha sido llevado a cabo de manera conjunta por Agbar, el Consejo Comarcal de la Garrotxa y el Ayuntamiento de Sant Joan les Fonts, y cuenta con una subvención del Departamento de Acción Climática, Alimentación y Agenda Rural, y fondos europeos destinados a los espacios naturales de Cataluña, a los hábitats y especies, en el marco del Programa de Desarrollo Rural de Cataluña 2014-2020.

En las tres balsas interconectadas que reciben las aguas provenientes de la depuradora de Begudà, se han extraído los barros, porque reducían el potencial como hábitat. Así mismo, se ha hecho un aclareo de vegetación ruderal, se ha potenciado e incorporado vegetación de ribera y acuática autóctona, y en otoño se sembrará una zona con semillas de prados de la Garrotxa de buena calidad ecológica para favorecer a insectos y polinizadores. Estas actuaciones se complementan con estructuras que potencian refugios de fauna (para murciélagos, anfibios y polinizadores). Así, se ha conseguido la mejora de tres hábitats: un hábitat de aguas dulces permanentes (estanque), un hábitat con alisos y un hábitat de prado de siega, para potenciar la fauna en declive ligada a ecosistemas acuáticos y la eliminación de especies invasoras.

El espacio se encuentra en el entorno del río Turonell, un afluente del Fluvià que nace a Begudà y que tiene unos 4 km de longitud con un caudal permanente, pero estacional, que está sufriendo las consecuencias del cambio climático. Forma parte del Parque Natural de la Zona Volcánica de la Garrotxa, y del espacio natura 2000 Zona Volcánica de la Garrotxa.

En el marco de este entorno natural, se quiere contribuir a la mejora del estado de conservación de especies protegidas de interés comunitario, como por ejemplo la rana pintada, el tritón verde y tritón palmado, la nutria, el ajenjo mercurial, el barbo de montaña, la bagre catalana, el cangrejo de río, el galápago leproso o diferentes tipologías de murciélago, como el murciélago de bosque o el de agua.

El proyecto de restauración ambiental también incide en la mejora de un hábitat de interés comunitario prioritario como son los alisos, un hábitat que se encuentra en regresión en Cataluña a causa de la bajada del nivel freático. Por otro lado, se quiere gestionar la eliminación y control de especies exóticas invasoras como por ejemplo la Robinia pseudoacacia, una tipología de árbol que proviene de los Estados Unidos y que está causando estragos a los hábitats naturales de la Garrotxa.

Finalmente, la actuación contempla una integración paisajística de la infraestructura y un panel interpretativo del entorno que facilita la visita y descubrimiento del espacio. En los próximos meses, se instalará un hotel de insectos y cajas de murciélagos. En el diseño de las actuaciones, se ha tenido en cuenta los principios de economía circular y sostenibilidad, así la mayoría de los materiales son naturales y reutilizados in situ, a partir de utilizar técnicas de bioingeniera y minimizar la generación de residuos.

 

Naturalizar las instalaciones del ciclo del agua en la Garrotxa

Las depuradoras que Agbar gestiona en la Garrotxa disponen de un plan de acción de biodiversidad desde el 2017. De manera conjunta con el Consejo Comarcal de la Garrotxa, se trabaja para naturalizar las instalaciones principales que se encuentran en espacios protegidos. Así, se ha implementado una gestión diferenciada de zonas verdes para crear zonas donde se ha disminuido la frecuencia de segado o, incluso, zonas que se han sembrado con semillas de prados autóctonos de buena calidad ecológica. Además, se han creado jardines donde se han seleccionado especies de planta autóctona para favorecer a mariposas y polinizadores, y se han puesto hoteles de insectos, microhábitats con troncos de madera, rocalla, cajas-nido y balsas de anfibios.

 

Compañía comprometida con la protección de la biodiversidad

Agbar, compañía gestora del agua y servicios medioambientales en más de 300 municipios, está comprometida con la preservación del medio ambiente y de la biodiversidad en línea con el ODS n.º 15 de las Naciones Unidas “Vida de ecosistemas terrestres”. En concreto, la compañía contribuye desde 3 líneas de actuación: proyectos de restauración ecológica, soluciones basadas en el medio natural y medidas para preservar la biodiversidad a las instalaciones del ciclo del agua.

Agbar fue premiada el 2018 por la Comisión Europea por su estrategia de naturalización de las instalaciones, especialmente las situadas en parajes protegidos. Esta estrategia incluye que todas las plantas de tratamiento del grupo tienen protocolos de control de flora exótica invasora, están libres de fitosanitarios y, por lo tanto, hacen un mantenimiento ecológico de las zonas verdes, tienen protocolos de actuación ante incidencias con fauna y el personal recibe formación periódica para la mejora de la biodiversidad en las instalaciones.

Según la ONU la actividad humana ha alterado el medio ambiente terrestre un 75%, el marino un 66%, y un millón de especies de animales y vegetales están en peligro de extinción. Por otro lado, según la Plataforma Intergubernamental en Biodiversidad y Servicios de los Ecosistemas (Ipbes), el 73% de los ecosistemas de agua dulce (río y lagos) tienen un estado de conservación desfavorable y los humedales han disminuido un 51% desde el 1970.

RRSS
Archivado en:
Sostenibilidad, Entidades, España
Tags
Agbar


RECIBE NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO


EN PORTADA