Apostando por el reciclaje también en el aceite usado

Por Eduardo de Lecea, director General de SIGAUS


627

Aunque a veces no seamos conscientes de ello, el aceite industrial es un tipo de producto que además de estar presente en toda clase de vehículos y maquinaria industrial, también es utilizado en el sector agrícola o en la construcción y en un sinfín de ámbitos donde hay máquinas, engranajes, compresores o turbinas, como pueden ser hoteles, hospitales o restaurantes, entre otros. La fricción y las altas temperaturas a las que se somete el aceite industrial durante su uso, hace que se originen sustancias tóxicas que convierten al aceite usado en un residuo que presenta una muy escasa biodegradabilidad y que puede afectar muy negativamente a los suelos y las aguas subterráneas.

Para evitar que este residuo afecte negativamente a nuestro entorno, SIGAUS se ocupa desde 2007 de atender la recogida y tratamiento de todo el aceite usado que se genera en España, permitiendo que se reintegre en el mercado como nuevos productos en un claro ejemplo de Economía Circular, consiguiendo así importantes beneficios ambientales, como el ahorro de importantes cantidades de petróleo y otras materias necesarias para elaborar aceites lubricantes procedentes de primer refino. Para lograr esta misión, SIGAUS cuenta con una red de más de 150 empresas gestoras que dan servicio a unos 70.000 establecimientos productores de aceite usado en toda España, incluso en territorios insulares, como en zonas de montaña de difícil acceso, entre otros. 

Así, el pasado año, esta red de empresas gestoras realizó 181.000 recogidas en más de 4.800 municipios para recuperar 160.000 toneladas brutas de aceite usado. Una vez retirado, el residuo fue en muchos casos destinado a centros de almacenamiento temporal en los que se realizaron los análisis necesarios para determinar su composición, la posible contaminación con otras sustancias y su adecuado destino final.

Tras el correspondiente análisis, el aceite usado fue trasladado a los distintos tipos de instalaciones o plantas de tratamiento (bien de regeneración o de tratamiento para su posterior valorización energética) donde fue sometido a procesos físico-químicos con el fin de convertirlo en un nuevo aceite o en un combustible de uso industrial similar al fuel óleo, con un alto poder calorífico. 

En 2019, gracias a la labor de SIGAUS fue posible gestionar 135.600 toneladas netas de aceite usado, de las que un 73% (97.350 toneladas) fueron sometidas al tratamiento de regeneración, el prioritario por ley ya que permite devolver al mercado el aceite usado tratado mediante regeneración y transformado en bases lubricantes, en un proceso que puede repetirse infinidad de veces. Además, gracias al aceite usado regenerado el pasado año se evitó la emisión a la atmósfera de unas 65.000 toneladas de CO2, respecto a la obtención de la misma cantidad de bases a partir del refino del petróleo, ahorrando al mismo tiempo 29 millones de barriles de esta materia prima. 

El total del aceite usado recogido que no fue regenerado (37.000 toneladas) se destinó a tratamiento para su posterior aprovechamiento energético, con el objetivo de transformarlo en combustible. Ello supuso un ahorro de energía de 34 GWh, así como de 20.260 toneladas de CO2 no emitidas a la atmósfera. Asimismo, el residuo valorizado energéticamente permitió evitar la utilización de 4 millones de barriles de petróleo, que habrían sido necesarios para producir fuel óleo a partir de esta materia prima. 

 

Un sistema fiable y eficiente

Todo este ciclo de gestión del aceite usado y los beneficios ambientales y económicos que aporta son posibles gracias a un SCRAP (Sistema Colectivo de Responsabilidad Ampliada del Productor) como SIGAUS, que garantiza la financiación de las operaciones de recogida y tratamiento del aceite usado con independencia de los vaivenes del mercado. La fiabilidad de este sistema se sustenta gracias al respaldo de 245 empresas fabricantes e importadoras de lubricantes, quienes confían en SIGAUS la responsabilidad de gestionar el residuo generado por los productos que comercializan, aportando para ello una financiación de 0,06 € por kg de producto puesto en el mercado. 

A pesar de las perspectivas económicas a corto y medio plazo, podemos tener la certeza y la garantía de que gracias a la eficiencia de un sistema como SIGAUS y a la cobertura económica que ofrece a las empresas de gestión, las operaciones de recogida y tratamiento del aceite usado se seguirán llevando a cabo, lo que nos permitirá seguir disfrutando de un entorno libre de este contaminante residuo.


Artículo publicado en el número 222 Especial Reciclaje 2020

RRSS
Archivado en:
Residuos, Opinión, España
Tags
SIGAUS


RECIBE NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO


EN PORTADA

Este sitio utiliza cookies y tecnologías similares. Si no cambia la configuración del navegador, usted está de acuerdo con nuestra política de cookies.