Así nos beneficia la naturaleza y así nos impactará el cambio climático

Un estudio publicado en Science revela que en 2050 más de 5.000 millones de personas vivirán en zonas expuestas al máximo riesgo de contaminación del agua, tormentas costeras y pérdida de cultivos


756


Contar con evidencias científicas y herramientas para gestionar las previsiones es un factor clave para mejorar el estado de la naturaleza del planeta, proteger y utilizar de forma sostenible los ecosistemas, vitales para las sociedades actuales y del futuro.

Durante mucho tiempo, la comunidad científica ha recabado información local sobre los beneficios que aporta la naturaleza para las poblaciones y por primera vez, un grupo internacional de investigadores e investigadoras ha creado un mapa interactivo mundial sobre las contribuciones de la naturaleza a escala global. Aplicando esta nueva tecnología, basada en código abierto, el estudio permite observar en qué lugares del planeta las personas se benefician más de las contribuciones de la naturaleza y cuáles son las zonas más vulnerables ante la pérdida de estas contribuciones a medida que los ecosistemas se degradan y se acelera el cambio climático. Por lo tanto, esta herramienta ofrece la información necesaria para hacer frente a los peores escenarios que proyectan los modelos climáticos actuales y avanzar hacia un futuro donde el desarrollo humano a nivel mundial requiere aumentar la sostenibilidad y equidad.

Unai Pascual, investigador Ikerbasque de Basque Centre for Climate Change (BC3) y copresidente de evaluación de los valores de la naturaleza de la plataforma intergubernamental sobre biodiversidad y servicios de los ecosistemas (IPBES) es coautor de este estudio, liderado por investigadores e investigadoras de la Universidad de Stanford (EEUU). El estudio pretende poner a disposición de la sociedad el conocimiento preciso para dirigir las políticas y acciones de prevención y protección ante los impactos del cambio climático. Tal y como demuestra el trabajo publicado por Science, el medio natural es cada vez más vulnerable, de lo que resulta una creciente exposición al riesgo de todas las poblaciones que viven en las zonas más amenazadas ante la contaminación del agua, las tormentas en zonas de costa y la perdida de cultivos debido a la disminución de especies de polinizadores. En la publicación de este trabajo, Pascual ha destacado que “el análisis evidencia que la actual gobernanza ambiental a nivel local, regional e internacional está fallando a la hora dirigir inversiones estratégicas para proteger los ecosistemas y las poblaciones humanas en las regiones más vulnerables del mundo.

La naturaleza está perdiendo su capacidad de proteger a las poblaciones ante las consecuencias de riesgos cada vez más frecuentes derivados de la contaminación del agua, tormentas costeras y cultivos poco polinizados, ámbitos en los que se centra el estudio publicado por la revista Science. Las evidencias indican que es precisamente en las zonas del mundo donde las necesidades de la población sobre los ecosistemas son mayores donde esta capacidad de la naturaleza para satisfacerlos está disminuyendo, debido a la degradación de los ecosistemas. Según las proyecciones, en 2050 más de 5.000 millones de personas podrían estar en mayor riesgo de contaminación del agua, tormentas costeras y pérdida de cultivos.

Estos impactos reflejan, además, que los impactos negativos de la degradación ambiental estarán distribuidos inequitativamente. Según Unai Pascual, “en todos los escenarios de futuro analizados, los países en vías de desarrollo, de por si actualmente más vulnerables, deberán soportar un mayor riesgo sobre la perdida de los beneficios que nos aporta la naturaleza y sus ecosistemas al bienestar de la población.”

El estudio urge a todos los organismos responsables de la gestión de los ecosistemas a tomar medias urgentes. Según el investigador Ikerbasque de BC3 Unai Pascual, “si continuamos en esta trayectoria, los ecosistemas serán incapaces de seguir proporcionando un seguro natural frente a los impactos del cambio climático sobre las necesidades más básicas que tenemos los humanos: los alimentos, el agua y las infraestructuras». Este trabajo pretende contribuir a integrar las aportaciones de la naturaleza a las personas en la toma de decisiones en un marco de acción global hacia un planeta más sostenible y equitativo.

Tags: BC3.


RECIBE NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO


EN PORTADA

Este sitio utiliza cookies y tecnologías similares. Si no cambia la configuración del navegador, usted está de acuerdo con nuestra política de cookies.