Bioenergía: esencial para la mitigación del cambio climático y el desarrollo rural

Bioenergy Europe ha lanzado recientemente el séptimo y último capítulo de su Informe estadístico de 2021, ofreciendo una visión completa sobre el panorama de la bioenergía en Europa


665

Bioenergy Europe ha lanzado recientemente el séptimo y último capítulo de su Informe estadístico de 2021 que se centra en el panorama de la bioenergía en su conjunto y proporciona una descripción general completa de la combinación energética general de la UE y las diferentes fuentes de energía en la Unión Europea.

El informe destaca que, a pesar del crecimiento significativo del consumo de energía renovable durante la última década, nuestro sistema energético aún depende en gran medida de los combustibles fósiles importados. De acuerdo con los escenarios europeos e internacionales de mitigación del cambio climático, es necesario acelerar la penetración de alternativas limpias como la bioenergía sostenible para alcanzar la neutralidad climática en 2050. La bioenergía tiene beneficios ambientales concretos, ya que permitió ahorrar 285 MtCO2eq, equivalentes a alrededor del 8,5 % de las emisiones de GEI de la Unión Europea en 2019, que corresponden a las emisiones anuales de Rumanía del mismo año. Los principales ahorros se han producido en el sector de la calefacción con casi 160 MtCO2eq, seguido de la bioelectricidad y los biocombustibles para el transporte.

En la Unión Europea, la bioenergía es la principal energía renovable y representó más del 11 % del consumo final bruto de energía en 2019. La bioenergía contribuye a todas las formas de uso final de la energía: electricidad, calor y transporte. Gracias a su capacidad de almacenamiento y despacho, puede entregar energía a pedido, especialmente en invierno. Teniendo en cuenta los elevados precios actuales de la electricidad y el gas, la bioenergía ofrece una solución inteligente y flexible para el suministro de energía asequible y ayuda a abordar la pobreza energética.

Con una tasa de importación de solo el 3,4 %, la biomasa representa hoy en día una fuente autóctona importante que apoya el desarrollo rural y el empleo en toda la UE. En 2018, la bioenergía empleó a 708 600 personas y generó una facturación de 57 600 millones de euros en la Unión Europea y el Reino Unido. Esto incluso supera ligeramente la facturación de la energía eólica e hidroeléctrica combinadas (56.200 millones de euros) en el mismo año.

En 2018, el 74 % de los proveedores mundiales de bioenergía tenían su sede en la Unión Europea y el Reino Unido, lo que demuestra que Europa se ha convertido en el líder en el desarrollo de tecnología bioenergética, la fabricación y los procesos de producción de combustible, y es un importante exportador de equipos y soluciones avanzados e innovadores. . Esto contribuye a hacer que la industria sea más resistente a las interrupciones de las cadenas de valor globales, apoyando la economía de la UE y creando puestos de trabajo.

Para alcanzar los objetivos climáticos de la UE, la energía debe ser suministrada en su totalidad por fuentes de energía renovables para 2050, y la bioenergía de origen sostenible desempeñará un papel crucial en esto. Infundir confianza en los inversionistas con un diseño de políticas y una estrategia a largo plazo es el primer paso para lograr un futuro neutral en carbono.

El secretario general de Bioenergy Europe, Jean-Marc Jossart, destaca que: “La bioenergía es el único sector con estrictos criterios de sostenibilidad. Deben basarse en un marco político coherente y sólido para garantizar un mercado que funcione y evitar que se desalienten las inversiones que pondrían en peligro la consecución de los objetivos climáticos de la UE. Además de esto, necesitamos beneficiarnos de todas las soluciones disponibles. Por lo tanto, se debe establecer un marco apropiado para promover tecnologías de emisiones negativas”.

RRSS


RECIBE NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO


EN PORTADA