Canal de Isabel II refuerza el control del agua de consumo en el noroeste de la Comunidad de Madrid

Canal de Isabel II procesa cerca de 25.000 muestras al año y realiza más de 420.000 análisis del agua para consumo


800


Canal de Isabel II ha puesto en funcionamiento un nuevo laboratorio para análisis de aguas de consumo en Collado Villalba, lo que ha supuesto una inversión de algo más de 700.000 euros entre equipamiento y construcción. Esta nueva instalación se encargará del control analítico de los 25 municipios del noroeste de la región, y analizará cada año más de 3.700 muestras tomadas en 70 puntos oficiales.

Hasta ahora, gran parte de estas muestras se analizaban tanto en el laboratorio central de Canal como en las estaciones de tratamiento de agua potable de Navacerrada y La Jarosa. El nuevo laboratorio cuenta con equipos más sofisticados y permite analizar un mayor volumen de muestras de toda la zona noroeste de la región. Con el de Collado Villalba, ya son tres los laboratorios periféricos que vigilan las aguas de consumo en la Comunidad de Madrid, ya que la nueva instalación se suma a las existentes en Griñón y Arganda del Rey para controlar la calidad del agua. Además, Canal cuenta con un laboratorio central ubicado en la calle de Santa Engracia, en la sede corporativa de la compañía.

Gracias a estos laboratorios situados fuera de Madrid capital, se aumenta la autonomía y la disponibilidad de Canal para realizar análisis, atender avisos por calidad de agua, y realizar o repetir muestreos, entre otras actividades. Además, estos centros también suponen un respaldo para la actividad del laboratorio central, ya que permiten repartir la carga de trabajo y que en este último se realicen las tareas más sofisticadas, con mayores requisitos de instalaciones y equipos. Cada año, los laboratorios de Canal de Isabel II reciben casi 25.000 muestras para controlar que el suministro que se ofrece a los madrileños sea de la máxima calidad y cumpla con los requisitos que marca la legislación para las aguas de consumo. Con ellas se realizaron en 2016 más de 420.000 análisis. 

VIGILANCIA CONTINUA Y GARANTÍA DE CALIDAD

La empresa pública madrileña cuenta, además, con una red de 28 estaciones de vigilancia automática (EVA). En todas las EVA se analiza en tiempo real el cloro, el amonio, los nitritos, el pH y la conductividad del agua. Estas estaciones se encuentran situadas en lugares estratégicos tales como las salidas de ETAP, grandes depósitos y nudos importantes de la red de distribución. Estos dispositivos envían información en continuo al Centro de Control de la empresa, de modo que se reciben anualmente más de 29 millones de análisis de calidad.

A los análisis en aguas ya tratadas y listas para el consumo hay que sumar los análisis del agua en origen, que se analizan en el laboratorio central de Santa Engracia y permiten controlar el estado de los embalses, y los que se hacen a las aguas depuradas antes de volver a los ríos, que son estudiados en el laboratorio de aguas depuradas de Majadahonda. En ambos laboratorios se controla, también, la calidad del agua regenerada, con la que se riegan zonas verdes y se baldean calles. 



RECIBE NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO


EN PORTADA

Este sitio utiliza cookies y tecnologías similares. Si no cambia la configuración del navegador, usted está de acuerdo con nuestra política de cookies.