Cinco ecosistemas donde las soluciones basadas en la naturaleza pueden ofrecer enormes beneficios

Las áreas protegidas bien financiadas pueden conservar bosques con altas reservas de carbono y biodiversidad, como las de latitudes tropicales


226

El carbono se encuentra en todos los ecosistemas de la Tierra. Está en lo profundo de los árboles y suelos de los bosques, se encuentra denso y profundo en las turberas tropicales y la tundra congelada, y mantiene la fertilidad y la resistencia de las granjas, pastizales y pesquerías de todo el mundo.

La tierra y los océanos son sumideros de carbono naturales, que absorben más de la mitad de todas las emisiones de gases de efecto invernadero, lo que le ha evitado al mundo un calentamiento aún más rápido. Pero, la pérdida de la biodiversidad y la conversión de la tierra para la agricultura y otras actividades causaron casi una cuarta parte de las emisiones en la década que finalizó en 2016. Por otro lado, el aumento de las temperaturas también corre el riesgo de convertir los sumideros de carbono en fuentes de emisiones de carbono.

Prevenir la pérdida de reservas de carbono en los ecosistemas de la Tierra es fundamental para abordar las emergencias climáticas y de biodiversidad. Mientras los líderes debaten las opciones de políticas en la cumbre climática COP26, un nuevo informe del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) destaca la necesidad de soluciones basadas en la naturaleza: acciones apropiadas a nivel local que aborden los desafíos sociales, como el cambio climático, y proporcionen beneficios para el bienestar humano y la biodiversidad mediante la protección, la gestión sostenible y la restauración de los ecosistemas. 

Las soluciones basadas en la naturaleza pueden reducir el calentamiento global y poner a nuestras economías y sociedades en un camino sostenible, según el informe. Con una planificación cuidadosa y una mayor inversión, las soluciones basadas en la naturaleza pueden reducir las emisiones netas en el equivalente de hasta 18 gigatoneladas de dióxido de carbono por año para 2050, una "proporción significativa" de la mitigación total necesaria para evitar un cambio climático peligroso.

Sin embargo, estas soluciones deben diseñarse bien y buscar beneficios más allá del carbono para tener éxito. El informe recomienda que estas intervenciones se basen en un conjunto de salvaguardias sociales y ambientales desarrolladas como parte del mecanismo REDD+ de la Convención de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático para preservar y restaurar los bosques. Entre estas, se incluye elprincipio de consentimiento libre, previo e informado de las comunidades locales e indígenas.

"Tenemos más de una década de experiencia y conocimiento en el diseño de soluciones forestales para las personas, el clima y la naturaleza a través de REDD+. Ahora podemos aplicar ese conocimiento a otros ecosistemas, para garantizar que las inversiones climáticas en la naturaleza tengan una alta integridad e impacto ", dice Tim Christophersen, jefe de la subdivisión de Naturaleza para el Clima del PNUMA y coordinador del Decenio de las Naciones Unidas sobre la Restauración de los Ecosistemas.

A continuación, presentamos cinco ecosistemas clave donde las soluciones basadas en la naturaleza pueden ofrecer grandes beneficios:

 

Bosques: donde más está en juego 

 

Proteger, gestionar y restaurar los bosques ofrece aproximadamente dos tercios del potencial total de mitigación de todas las soluciones basadas en la naturaleza. A pesar de las pérdidas masivas y continuas, los bosques todavía cubren más del 30% de las áreas terrestres del planeta. Miles de millones de personas dependen de ellos para su sustento, alimentos y agua. En las zonas montañosas, protegen los asentamientos de inundaciones, deslizamientos de tierra y avalanchas.

Las áreas protegidas bien financiadas pueden conservar bosques con altas reservas de carbono y biodiversidad, como las de latitudes tropicales. En los bosques en funcionamiento, la cosecha sostenible y la gestión comunitaria pueden prevenir pérdidas al tiempo que benefician a las personas. Las tierras de cultivo degradadas y abandonadas se pueden plantar con árboles nativos o se puede ayudar a regenerarlas naturalmente.

Estas soluciones también podrían reducir la demanda de tierras, por ejemplo, haciendo que la agricultura existente sea más productiva, promoviendo dietas ricas en vegetales y reduciendo el desperdicio de alimentos.

El Programa ONU-REDD despliega la experiencia del PNUMA, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo para apoyar iniciativas en los países en desarrollo con el fin de reducir las emisiones derivadas de la deforestación y la degradación de los bosques, incluso mediante el uso de soluciones basadas en la naturaleza.

 

Turberas: las reservas de carbono más potentes de la Tierra 

 

Las turberas cubren solo el 3% de las áreas terrestres del mundo, pero contienen casi el 30% del carbono del suelo. Preservar y restaurar las turberas significa mantenerlas húmedas para que el carbono no se oxide y salga a la atmósfera. Cuando estos ecosistemas se drenan para darle uso a la tierra, se vuelven  susceptibles a incendios que pueden devastar la vida silvestre, contaminar regiones enteras y ser difíciles de contener.

La protección de las turberas es una forma rentable y de baja tecnología de preservar las reservas masivas de carbono y las especies de plantas y animales. Al igual que los bosques, las turberas regulan los suministros de agua dulce y evitan las inundaciones, al tiempo que suministran alimentos y combustible a las comunidades. La Iniciativa Global sobre las Turberas tiene como objetivo desbloquear el financiamiento internacional para la conservación y gestión de estos ecosistemascon el fin de que no sean  desplazados por la agricultura, la infraestructura y la minería. 

 

Tierras de cultivo: donde el carbono alimenta a la humanidad 

 

Sin carbono en el suelo, la humanidad moriría de hambre. Cuanto más carbono orgánico hay en el suelo, más abundante es el rendimiento de nuestro cultivo y más frío es el clima. Conservar y restaurar el contenido de carbono de las tierras de cultivo y pastizales implica aplicar soluciones basadas en la naturaleza que incluyan nuevas técnicas como el pastoreo sostenible, la rotación de cultivos y la labranza mínima.

Un cambio hacia la agricultura sostenible con suelos regenerados y ricos en carbono puede reducir las emisiones de gases de efecto invernadero que producen los fertilizantes químicos y pesticidas, y reducir el uso de energía durante la agricultura. La cría de ganado menos intensiva puede reducir las emisiones de metano, un potente gas de efecto invernadero, y contrarrestar la conversión de más bosques y otras áreas naturales para tierras de pastoreo. El Decenio de las Naciones Unidas sobre la Restauración de Ecosistemas está trabajando en estrecha colaboración con socios que se centran en la conservación y restauración del suelo, como www.4p1000.org

 

Océanos y costas: los múltiples beneficios de los manglares 

 

Los manglares, las marismas y los lechos de pastos marinos atrapan y acumulan materia orgánica en sus suelos y evitan que se pierda en la atmósfera.

Las soluciones costeras basadas en la naturaleza pueden centrarse en proteger a las comunidades e infraestructuras de las tormentas y el aumento del nivel del mar. Pero cualquier iniciativa para proteger, usar de manera sostenible o replantar manglares o praderas de pastos marinos también promueve la mitigación del clima.

Los humedales costeros también son hábitats para el desove de peces y albergan otras especies que apoyan los medios de vida de las comunidades costeras y contribuyen a la seguridad alimentaria mundial. 

 

Ciudades: la frontera urbana del cambio climático 

 

La mayoría de la humanidad ahora vive y trabaja en ciudades, muchas de las cuales están introduciendo sus propias soluciones basadas en la naturaleza. Cada vez más municipios están reemplazando la infraestructura "gris" por la "verde" mediante la creación de parques, la restauración de lagos y arroyos urbanos, el uso de materiales de construcción sostenibles y el revestimiento de calles y techos con árboles.

El PNUMA ha elaborado directrices sobre cómo los países pueden hacer que su infraestructura sea más resiliente. Tales medidas protegen contra inundaciones, olas de calor y enfermedades, y mejoran el bienestar de las personas, alientan a las personas a caminar y andar en bicicleta y consumen menos concreto y otros recursos intensivos en carbono. 

RRSS


RECIBE NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO


EN PORTADA