De gas natural fósil a gas natural renovable

Marcos Quevedo, director ejecutivo de Biogastur


485

02/11/2018
Fuente:

Por Marcos Quevedo, director ejecutivo de Biogastur 


 

La población mundial ha pasado de los menos de 1.000 millones de habitantes en 1.800 a los 6.000 en el año 2.000. Y en los últimos diez y siete años hemos sumado 1.350 millones más. Iniciar un articulo de opinión en una revista técnica con una progresión exponencial como esta, puede parecer la actitud catastrofista y oportunista, el inicio del discurso, de un creyente apostólico del cambio climático y su inminente impacto en la humanidad y el planeta.

Pero no, creo que la evaluación y propuesta debe hacerse sobre hechos objetivamente ciertos. Asumiendo que la población mundial tiene una progresión que mantendrá a medio plazo y que la sociedad y por tanto sus patrones de consumo serán dificilmente modificables, el problema que subyace es en realidad una gran oportunidad.

Hasta hace escasos años, se pensaba en el residuo que genera nuestra sociedad de consumo, como un mal necesario a gestionar. Ello implica que las voces que se alzan con razón, propongan como solución óptima la no generación de dicho residuo. Sin embargo, hoy se ha podido demostrar que, con las políticas adecuadas coordinadas con la iniciativa privada podemos estar hablando de recurso y no de residuo.

Hay cientos de ejemplos a mayor o menor escala en el que podemos demostrar como un residuo pasa a ser de facto un recurso, demostrando la realidad y viabilidad de la economía circular, pero el que a mi entender supone casi un cambio de paradigma es el del Gas Renovable a partir de Biogás.

Y desde luego poco hay que decir cuando en el momento de escribir estas líneas se está presentando a la Comisión Europea el informe del Consorcio del Gas para el Clima, en el que se pone de manifiesto los miles de millones de euros de ahorro que supone la transición al gas renovable. Realidad en Europa, oportunidad en España.

No vamos a entrar en cifras de cuantas plantas de biogás operativas existen en Europa, dado que la gran mayoría cogeneran el gas en forma de electricidad y calor. Pero hagamos una comparación muy gráfica de la oportunidad a la que nos referimos: Alemania cuenta con una cabaña ganadera de 40 millones de animales y actualmente dispone de más de 200 planta de Biogás en las que éste se transforma en Biometano, llamémosle Gas Renovable, y lo inyectan en la red. España cuenta con casi la misma cifra de cabaña ganadera y tan solo 1 planta inyectando en red de transporte de gas. 

¿Seguimos hablando de oportunidad? Hoy en día ya nadie cuestiona lo negativo de las emisiones locales del diésel -no hablo de CO2, hablo de NOx, NO2, partículas en suspensión fuente de un coste sanitario creciente, inasumible e inaceptable desde un punto de vista de salud pública- y de la necesidad del cambio en el transporte. El coche eléctrico es sin duda una solución de futuro una vez se consiga un mix de producción 100% renovable, pero el gas (GNV) es el presente. Un coche GNV tiene las misma emisiones y calificación ECO que un híbrido enchufable. ¿Y si ese gas fuese renovable?, efectivamente, misma huella que un 100% eléctrico.

¿Qué es necesario entonces para el desarrollo? Evidentemente un compromiso de las administraciones; firme, comprometido y urgente. No hay más que ver el caso de nuestros vecinos Franceses -donde es posible que termine todo el gas renovable que se produzca en España- a principios de 2.017 se publica un marco de Gas renovable, hoy ya disponen de más de 20 plantas inyectando en red. Hoy es obligatorio que todos los autobuses urbanos circulen a gas. Hoy ya es obligatorio que al menos un 30% de ese gas sea renovable. Hoy van a imponer que en 2.025 ese % sea del 100%.

La pregunta es: ¿cómo es posible que España, con una de las mejores redes de gas del mundo, con empresas del sector internacionalmente reconocidas, con un potencial tan grande como Francia, Alemania o Inglaterra en términos de recurso se encuentre en esta situación? Y la respuesta es que da exactamente lo mismo, la respuesta es HAGAMOS. 


Artículo publicado en el número 209 Especial Bioenergía 2018 de RETEMA

Tags: Biogastur.


RECIBE NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO


EN PORTADA

Este sitio utiliza cookies y tecnologías similares. Si no cambia la configuración del navegador, usted está de acuerdo con nuestra política de cookies.