El Congreso EUBCE muestra el gran potencial de los biocarburantes para el transporte

La estrategia para la neutralidad climática de la Comisión Europea de 2018 establece que para alcanzar su objetivo "será necesario aumentar la cantidad de biomasa respecto al consumo actual"


264


El transporte consume un tercio de la energía primaria de Europa y genera alrededor de un cuarto de las emisiones de gases de efecto invernadero de la UE, en segundo lugar tras el sector de la energía. En consecuencia, aún puede mejorar considerablemente para lograr la descarbonización de la economía. 

Los combustibles alternativos serán esenciales en esa transición y el congreso EUBCE 2019 celebrado en Lisboa permitió a CORDIS conocer mejor las aportaciones que realizaron los expositores con la ayuda de la financiación europea. 

Biocarburantes para un transporte más sostenible

Un 94% del sector europeo del transporte todavía depende del petróleo, razón por la que la nueva Directiva sobre energías renovables de la UE fija el objetivo de que la cuota de energías renovables en el transporte alcance el 14% en 2030 a más tardar. CORDIS se puso en contacto con miembros del Joint Research Centre (JRC) de la Comisión Europea, el coordinador del programa técnico de EUBCE y, además, el responsable de calcular algunos valores empleados para redactar la Directiva sobre fuentes de energía renovables con el fin de obtener más información.

«La Directiva sobre fuentes de energía renovables renovada fijó una misión clara para el sector del transporte y, dado que es un tema muy complejo, permite una amplia variedad de tecnologías, ya sea electricidad para la movilidad vial, biocarburante para la aviación o gas natural licuado para el sector marítimo», comenta Matteo Prussi, scientific officer del JRC de la Comisión Europea.

Tal como explica Matteo Prussi, la Directiva sobre fuentes de energía renovables renovada es neutra desde el punto de vista tecnológico, es decir, ofrece orientación pero no da prioridad a ningún método específico. En su lugar, el mercado puede escoger las tecnologías tras llevar a cabo las valoraciones de sostenibilidad pertinentes teniendo en cuenta las posibles consecuencias económicas, sociales y medioambientales.

«Por eso es importante para nosotros [en EUBCE], porque este congreso no se centra en un único sector ni un único razonamiento, sino que ofrece una perspectiva general sobre una gran cantidad de temas para los que la biomasa puede resultar útil», añade Matteo Prussi. 

En lo relativo a los biocarburantes, una visita al expositor del JRC deja patente que, para lograr un cambio gradual, no solo debe aumentar la disponibilidad de las materias primas adecuadas a precios asequibles, sino que deben abordarse los problemas de sostenibilidad.

Biocarburantes a partir de lodos de depuración

Un proyecto financiado con fondos europeos expuesto en EUBCE que se propuso superar estos desafíos fue tosynfuel

Mediante una tecnología de reformado termocatalítico (RTC), tosynfuel convierte lodos de depuración (y otros tipos de biomasa) en biocarburantes e hidrógeno respetuoso con el medio ambiente (a partir de gas de síntesis), los cuales pueden emplearse en motores de combustión convencionales sin necesidad de modificaciones. Además produce biocarbón, que también sirve para enriquecer la tierra.

El sistema puede adaptarse para tratar residuos orgánicos que no sirvan para el ganado y no puedan descomponerse por medios biológicos. Tal como explica Chris Tuck, director general de WRG Europe Ltd y responsable de las actividades de divulgación de tosynfuel, «el principal atractivo comercial del sistema es la solidez del proceso en cuanto a la variedad de materias primas que puede tratar. La calidad del producto es comparable con la de un combustible fósil […] mientras que los biocarburantes típicos, como el etanol, no resultan fáciles de integrar en la infraestructura de combustibles fósiles existentes».

Ahora que la fase piloto está ampliándose para convertir 500 kg de biomasa en 50 litros de biocarburante por hora y el diseño del reactor está cerrado, se están preparando las instalaciones de Alemania. «La cuestión no es sustituir el 100 % de los combustibles fósiles, sino ofrecer una tecnología que se integre en un conjunto más amplio [...] y que aprovecha un producto residual que, de otra forma, no poseería ningún valor inherente».

Chris ahonda en la idea: «Es una tecnología que puede desplegarse en cualquier lugar o situación donde se disponga de residuos de bajo valor, ya sean lodos de depuración, plásticos o residuos orgánicos sin clasificar, […] y que se adapta especialmente bien a residuos problemáticos al final de su vida útil».

Además, dado que el diseño es modular, las plantas de mayor tamaño podrían funcionar como nodos en zonas con abundantes residuos o podría transportarse el biocarburante de muchas unidades más pequeñas a una ubicación centralizada para su distribución, para reducir emisiones y costes. 

Teniendo en cuenta que hay cientos de plantas en toda Europa capaces de convertir millones de toneladas de residuos biogénicos al año, para que el mensaje llegue literalmente a su destino el equipo del proyecto está planeando realizar una gira con un vehículo alimentado con biocarburante deteniéndose por el camino para reunirse con personas influyentes clave. 

Tags: CORDIS.


RECIBE NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO


EN PORTADA

Este sitio utiliza cookies y tecnologías similares. Si no cambia la configuración del navegador, usted está de acuerdo con nuestra política de cookies.