El proyecto POWER4BIO busca posicionar a Europa a la cabeza de la bioeconomía

El centro de investigación CIRCE coordina esta iniciativa en la que once países promoverán el uso residuos y recursos locales naturales como materia prima, reduciendo su dependencia del petróleo


334


Hablar de bioeconomía supone hablar de un sector en pleno desarrollo y con un gran potencial, en el que se mueven alrededor de 2 billones de euros y emplea a casi 22 millones de personas en Europa. En este contexto, todavía existen muchas regiones que no aprovechan, o lo hacen en poca medida, el potencial de su entorno para crear productos sostenibles alternativos a los ya existentes de origen fósil. Para ayudar a estas regiones a impulsar la bioeconomía en sus territorios y a realizar esa transición de una forma realista y competitiva nace POWER4BIO, un proyecto financiado con 3 millones de euros por la Comisión Europea a través del programa Horizon2020.

El proyecto está coordinado desde España por el centro de investigación CIRCE, quien trabajará con otras 16 entidades procedentes de once países europeos para explotar el potencial de la bioeconomía, promoviendo el desarrollo rural, la creación de puestos de trabajo altamente cualificados, y la independencia de las fuentes fósiles. Las actividades del proyecto se llevarán a cabo en cinco regiones del centro y este de Europa y en otras cinco del oeste –entre las que se encuentra Andalucía- con la pretensión de que cualquier otra región europea pueda beneficiarse de los resultados obtenidos. En conjunto, las diez regiones involucradas representan una población de alrededor 88 millones de habitantes, un PIB de 2,4 billones de euros y un área de casi 450.000 kilómetros cuadrados.

Para alcanzar sus objetivos POWER4BIO proporcionará a las regiones las herramientas y guías necesarias para implementar estrategias de bioeconomía sólidas, sostenibles y competitivas a corto plazo mediante la utilización de tecnologías ya maduras. Para ello, se utilizarán residuos agroforestales y agrícolas (biomasa) y de otros sectores. La variedad de regiones participantes permitirá desarrollar estrategias que sirvan al resto de Europa, de modo que cada región podrá adaptar las materias primas a utilizar en función de los recursos de su entorno.

Estas materias primas, de base natural, permitirán desarrollar nuevos productos más sostenibles, o sustituir los componentes de mayor impacto medioambiental en los productos actuales. Entre los sectores que podrán beneficiarse de estos nuevos modelos de negocio basados en la bioeconomía se encuentran el textil, el plástico, la automoción, la alimentación humana y animal, o la industria fertilizante, entre muchos otros.

El proyecto comenzará con un mapeo de los residuos y materias primas con los que cuenta cada región, así como de las capacidades (conocimientos, tejido empresarial, red logística, etc) que dispone para hacer efectiva la transición hacia la bioeconomía. Adicionalmente se realizará un análisis de las tecnologías actuales que pueden ser utilizadas para aprovechar y transformar las materias primas disponibles. Después se analizarán y recopilarán los casos de buenas prácticas que ya se hayan llevado a cabo en Europa, y se elaborarán las hojas de ruta y guías que ayuden a las regiones a entender, identificar y seleccionar las soluciones más adecuadas para el desarrollo de su bioeconomía local.

Por otro lado, también se analizarán aspectos normativos y sociales, con el fin de hacer frente a algunas de las barreras que están frenando el despegue de la bioeconomía en Europa, como son la falta de políticas impulsoras a nivel regional o la desconfianza de los consumidores finales hacia este tipo de productos.

Con todo ello, CIRCE y el resto de socios técnicos acompañarán a las regiones en el diseño de sus correspondientes estrategias de bioeconomía, en base a todos los conocimientos adquiridos previamente. Además, estos socios diseñarán un programa de formación para promover la capacitación de los técnicos regionales en torno a estas temáticas.

El objetivo final es desarrollar un conjunto de herramientas que puedan ser utilizadas por cualquier otra región y fomentar la colaboración interregional, tanto dentro de un mismo país como entre países, creando un sistema socioeconómico sostenible a través de un uso eficiente de los recursos naturales del entorno.

Lanzamiento del proyecto

La semana pasada CIRCE, coordinador de POWER4BIO, celebró la reunión de lanzamiento del proyecto en Bruselas. A ella asistieron más de treinta representantes de las entidades que integran el consorcio, pertenecientes a Alemania, Bélgica, Eslovaquia, España, Grecia, Holanda, Hungría, Italia, Polonia, República Checa y Ucrania.

El principal cometido de la reunión ha sido el de planificar los principales trabajos para comenzar el análisis de las regiones, así como los requerimientos que han de tener para poder realizar una transición efectiva hacia la bioeconomía.

Tags: CIRCE, POWER4BIO.


RECIBE NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO


EN PORTADA

Este sitio utiliza cookies y tecnologías similares. Si no cambia la configuración del navegador, usted está de acuerdo con nuestra política de cookies.