Renovables y gas verde: el antídoto ante los altos precios de los combustibles fósiles

A pesar de la drástica caída de los precios de estas tecnologías, el diálogo en torno a los combustibles fósiles 'baratos' y las energías renovables 'caras' aún es una realidad


1331

Las percepciones obsoletas de los costos de la energía limpia siguen siendo una barrera importante para la transición energética. A pesar de la drástica caída de los precios de estas tecnologías, el diálogo en torno a los combustibles fósiles 'baratos' y las energías renovables 'caras' perdura y debe cambiarse.

Durante 2021, el coste del gas se multiplicó por diez hasta alcanzar un máximo histórico, mientras que el coste del carbón térmico descargado en Europa se triplicó, a lo que se suma el aumento de los costes del CO 2 en el Esquema de Comercio Europeo (ETS).

Estos aumentos de precios deslumbrantes se han trasladado a los mercados de electricidad en Europa, perjudicando a los hogares y las empresas a medida que aumentan los costos de la calefacción y la energía, en algunos casos hasta en un 40%, lo que provocó la intervención del gobierno en varios países .

Los altos precios actuales del gas y el carbón en la UE no han sido causados ??por las energías renovables. Más bien, son el resultado de suministros de gas natural más ajustados a Europa, almacenamiento de gas infrautilizado, aumento de los precios mundiales del gas natural licuado (GNL) a medida que la UE se ve superada en sus esfuerzos por asegurar los suministros de GNL y una variedad de otras deficiencias políticas.

Una solución ante los precios del gas

No somos impotentes para enfrentar este círculo vicioso de precios del gas, aunque no existe un remedio a corto plazo para bajar los precios, salvo otro período prolongado de clima cálido, podemos evitar que esta situación se repita en el futuro, ya que las energías renovables y la eficiencia energética ofrecen soluciones efectivas para reducir nuestra exposición a los precios del gas.

Las lecciones de la crisis del gas en Europa son claras: necesitamos aumentar rápidamente la producción de energía renovable; promover una verdadera contabilidad y conciencia de los costos de la volatilidad de los precios de los combustibles fósiles y los impactos ambientales de su uso; reducir la demanda de gas mediante la electrificación de la calefacción y la renovación de edificios; y diseñar políticas sólidas para apoyar el uso de gas verde.

Sin embargo, todos estos objetivos se ven socavados por el fracaso repetido y sistemático de tener en cuenta adecuadamente la volatilidad de los precios de los combustibles fósiles, lo que está frenando la inversión en soluciones renovables viables.

Una mayor inversión en la generación de energía renovable a principios de la última década habría ahorrado miles de millones a los países europeos y asiáticos. De manera similar, en la industria y los edificios, el progreso mediocre en el despliegue de energías renovables y la ampliación de los programas de eficiencia energética ahora está costando muy caro a empresas e individuos.

Contrariamente a las percepciones predominantes, la electricidad renovable ya es competitiva con los combustibles fósiles y, dados los altos precios actuales del gas, ahora también serán económicos volúmenes significativos de biometano e hidrógeno verde . De hecho, subestimamos enormemente el valor del gas verde. A diferencia de los precios del gas tradicional, los costos de la energía renovable generalmente se conocen por adelantado y se pueden bloquear durante toda la vida útil del proyecto, lo que nos lleva a la pregunta; Con la caída de los precios de las energías renovables y la volatilidad extrema de los precios del gas, ¿puede el hidrógeno azul seguir siendo competitivo?

 

Apostar por el gas verde

La actual crisis energética basada en combustibles fósiles, que es casi seguro que se repetirá en el futuro, debería cambiar fundamentalmente nuestra percepción de los gases verdes como alternativas “caras”. Además, los precios atribuidos a los combustibles fósiles no reflejan externalidades costosas, como los impactos en la salud, el medio ambiente y el clima, todos los cuales deben tenerse en cuenta en la economía de la transición energética.

Los gobiernos deben tener en cuenta el costo real de la energía y considerar las oportunidades que nos ofrece la energía renovable para preparar nuestras economías para el futuro y aislarlas de la volatilidad y los costos insidiosos a largo plazo de los combustibles fósiles.

RRSS
Archivado en:
Energía, Infraestructuras, Europa
Tags
IRENA


RECIBE NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO


EN PORTADA