Expertos de la UAH crean WaTaPro, la herramienta para optimizar la gestión del agua

Expertos de la Universidad de Alcalá desarrollan la herramienta


1066

08/04/2016

El profesor del Departamento de Economía y Dirección de Empresas de la UAH Alberto del Villar y el investigador del Institut National de Recherche en Sciencies et Technologies pour l’Environnement et l’Agriculture (Francia), David Nortes, antiguo alumno de grado y máster en la UAH e investigador colaborador de Imdea-Agua, han creado una herramienta para analizar y gestionar la demanda y el precio del agua en el uso urbano.

‘WaTaPro’ es de enorme utilidad para las empresas e instituciones encargadas de la gestión del agua, ya que permite planificar las inversiones y calcular cuánto se ha de cobrar por su suministro, teniendo en cuenta variables como el crecimiento de la población o los usuarios de los servicios de agua, el incremento de la renta o la actividad económica, el nivel de eficiencia técnica en el uso del agua o cambios en el comportamiento de los usuarios.

En esta entrevista explican qué es y cuáles son las utilidades de ‘WaTaPro’.

¿Cómo surge la idea de poner en marcha esta herramienta?

David Nortes: Surge con un proyecto de investigación sobre el uso del agua en España que desarrollaba la herramienta. Vimos que podría tener potencial como herramienta autónoma y la fuimos desarrollando gracias a otros estudios.

‘WaTaPro’ es una herramienta que analiza la demanda y los precios de servicios relacionados con el agua… Explicadnos qué se puede obtener con su uso y cuál es el público objetivo

David Nortes: Calcula, a partir de los datos económicos suministrados por el analista (sensibilidad de cambios de la demanda a precios y rentas, tamaño de la población, crecimiento de la población, inversiones…), la senda óptima de crecimiento de precios que permitiría recuperar todo o parte del coste de inversión en proyectos de infraestructura hidráulica. En resumen, y por poner un ejemplo, si un determinado organismo público decide llevar a cabo el proyecto de renovación de la red de distribución de agua de un municipio y, para ello, pretende repercutir parte del coste a los ciudadanos, ‘WaTaPro’ calcula, teniendo en cuenta la variación de la demanda, el incremento óptimo del precio del agua. En este sentido, está dirigida a las entidades de gestión del recurso, como apoyo en la toma de decisiones.

Alberto del Villar: El gestor usará la herramienta para decidir a quién quiere cargar el precio del agua, cuánto quiere aumentar las inversiones y en qué escenario quiere moverse, porque dependiendo de ello los resultados serán unos u otros. Hasta ahora los cálculos se hacían multiplicando las previsiones de consumo previsto por la población y dividiendo por los costes de la inversión y del mantenimiento. Ahora los parámetros aumentan y damos la posibilidad de que los gestores ‘jueguen’ con la herramienta y visualicen distintos escenarios y las diferentes consecuencias.


La demanda de agua es un asunto de gran interés social y económico, aunque no seamos lo suficientemente conscientes… ¿en qué momento nos encontramos en España?

Alberto del Villar: El agua en España es un bien escaso, claro, y con un consumo al alza, pero también somos un país bastante eficiente en su uso: más del 50% de las técnicas de riego son de riego localizado y en los últimos años se ha producido lo que denominamos ‘efecto lavadora’ gracias a la incorporación de nuevas tecnologías: se consume mucha menos agua porque tenemos electrodomésticos más eficientes. Modificaciones en los hábitos de consumo, en los niveles de renta y en la tecnología son elementos que no podemos predecir, pero sí gestionar, y eso es lo que nos proporciona la herramienta.

¿Y el precio del agua, es barato o caro?

Alberto del Villar: Realmente, el precio del agua no recoge todos los costes, sino solo el 60-70% del mismo. Y no estamos lo suficientemente mentalizados del valor real que tiene.

Es muy importante que se generen este tipo de herramientas en un país como el nuestro, con unas oscilaciones muy fuertes en las precipitaciones…

David Nortes: La utilidad de este tipo de herramientas radica, bajo mi punto de vista, en la nueva visión que aporta a la gestión del recurso, basada completamente en parámetros económicos. Se trata de un instrumento esencial para el estudio de políticas de precios de recursos hídricos que pueden incentivar al usuario para realizar un consumo sostenible y eficiente, dado que nos permiten observar cómo las variaciones de precios (en nuestro caso motivadas por variaciones en los costes del recurso) afectan a la cantidad demandada.

Gracias a ellas, el planificador público dispone de elementos de juicio sobre los que basar su decisión de variar los precios y en qué cuantías para alcanzar el objetivo de eficiencia en el consumo.

Tags: .


RECIBE NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO


EN PORTADA

Este sitio utiliza cookies y tecnologías similares. Si no cambia la configuración del navegador, usted está de acuerdo con nuestra política de cookies.