La circularidad del agua asegura el recurso asumible, la actividad y la responsabilidad climática

Por Mireia Mollà, Consellera de Agricultura, Desarrollo Rural, Emergencia Climática y Transición Ecológica de la Generalitat Valenciana


737

El acceso al agua limpia y a los sistemas de saneamiento es uno de los objetivos de desarrollo sostenible, que cuenta entre sus metas 2030 “aumentar el uso eficiente de los recursos hídricos y asegurar el abastecimiento de agua dulce para hacer frente a la escasez de agua”. Este recurso vital y esencial, no solo centra unos de los 17 ODS, sino que también tiene mucho que ver con otros como la salud y el bienestar, la producción y el consumo responsables o la acción por el clima.

En un territorio como el nuestro [la Comunitat Valenciana] epicentro del cambio climático y señalado por los informes del IPCC (Grupo Intergubernamental de Expertos sobre Cambio Climático) como punto caliente del calentamiento global, la gestión circular del agua es imprescindible para asegurar el agua de boca durante los periodos de tensión hídrica y estabilizar el suministro necesario, no solo para mantener la actividad industrial y agraria, sino también para asegurar el abastecimiento alimentario.

La gestión circular del agua es imprescindible para asegurar el agua durante los periodos de tensión hídrica y estabilizar el suministro necesario para la actividad industrial y agraria, y garantizar el abastecimiento alimentario.

Esta tensión estructural, agravada por los efectos del cambio climático, nos ha convertido en una comunidad especialista en la buena gestión. El agua es un bien estratégico y único y esa noción nos ha convertido en un territorio a la cabeza, a nivel estatal e internacional, en la gestión hídrica. Cada gota cuenta en nuestra extensa red de acequias y azarbes, reconocida como patrimonio agrícola mundial por la FAO, y el valor de cada gota nos ha hecho pioneros a nivel estatal en el desarrollo de alternativas de gestión eficiente.

Desde la conselleria de Transición Ecológica apostamos decididamente por aplicar las mejores técnicas disponibles, así como los principios de la circularidad, al ciclo integral del agua, para hacer de la reutilización una solución que optimiza el agua a un precio asumible, para que pueda ser considerado un recurso.

La regeneración del agua ya forma parte del día a día de nuestra gestión. Incrementando año tras año el volumen de agua recuperada. La última memoria de la Entidad Pública de Saneamiento (EPSAR) refleja que, en 2021, la Comunitat Valenciana reutilizó el 60% del agua depurada: 256 millones de metros cúbicos, el equivalente a más de 100.000 piscinas olímpicas. En la provincia de Alicante, este porcentaje escala hasta casi el 72%, gracias a 16 de sus estaciones de depuración que reutilizan el 100% del efluente, en su mayoría con fines agrarios.

Los resultados de reutilización irán creciendo año tras año al extender progresivamente el tratamiento terciario, el más avanzado, al resto de plantas. En concreto, se está ultimando la licitación de los proyectos para la implantación de tratamientos terciarios en 16 depuradoras de la Vega Baja por importe total de 12 millones de euros, así como la instalación de terciarios en las localidades de La Vila Joiosa y Altea (La Marina Baixa) por un presupuesto estimado en torno a los 2,5 millones de euros en cada caso.

El balance refuerza la tesis esgrimida por una publicación del departamento de Geografía de la Universidad de Alicante: “Si se analiza el estado de las aguas depuradas y reutilizadas por Comunidades Autónomas, una de las conclusiones relevantes que se extrae es que las zonas que sufren una mayor insuficiencia hídrica son las más avanzadas en este ámbito”.

Pero este liderazgo no se expresa solo de manera cuantitativa. El canon de saneamiento fomenta, desde su implantación hace 29 años, el uso responsable del agua. Este impuesto de marcado carácter ecológico puede considerarse un mecanismo pionero de fiscalidad verde finalista, ya que tiene como objetivo mejorar la conservación del Medio Ambiente en nuestro territorio.

Apostamos decididamente por aplicar las mejores técnicas disponibles, así como los principios de la circularidad, al ciclo integral del agua, para hacer de la reutilización una solución que optimiza el agua a un precio asumible.

En este sentido, el agua reutilizada abre un campo de posibilidades que van más allá de los fines puramente productivos, principalmente agrícolas, y se alían con iniciativas innovadoras para revertir las consecuencias del cambio climático. Este es el caso, por ejemplo, del vínculo de la reutilización con los programas de prevención y extinción de incendios forestales. El proyecto europeo Guardian de cañones de contención que se abastecen de agua regenerada, reaprovecha 80.000 m3 de agua para combatir el fuego y preservar la confluencia del espacio urbano-forestal, además de contribuir a alcanzar los objetivos de reciclaje del 100% de las aguas residuales.

 

Uso racional y modernización

La gestión sostenible debe adoptar una perspectiva multifactor capaz de redoblar el ahorro de los recursos. Las inversiones en la rehabilitación y modernización del riego hacia modelos más eficientes en función de los costes y la sostenibilidad, a través del aumento de la productividad del agua en las zonas de riego, fortalecen nuestro sector primario en materia de competitividad y de vanguardia.

La Estrategia Valenciana de Regadíos 2020-2040 fija una reducción del consumo de agua de 175 hm3 al año, el consumo anual de 3,4 millones de valencianos y valencianas, sin que ello suponga una merma de la actividad. La gestión innovadora del agua y de las tierras tienen grandes posibilidades de fomentar la resiliencia al cambio climático y, además, producir una mejora de los sistemas alimentarios.

La red de regadíos valencianos serán claves para una transición capaz de mejorar los usos y la optimización del agua, para convertirla en el mejor y más valioso recurso en un territorio que apura cada gota.


Artículo publicado en el número 239 de RETEMA.

RRSS


RECIBE NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO


EN PORTADA