Las desalinizadoras catalanas incrementan su producción para compensar el descenso de reservas de agua

Con los volúmenes del sistema Ter-Llobregat al 49% y 300 hm3, se ha potenciado el uso de agua desalinizada como medida preventiva


189

05/12/2017
Archivado en: Agua , Otros , Cataluña

La Agencia Catalana del Agua (ACA) ha potenciado en las últimas semanas el uso de agua desalinizada para compensar el descenso de las reservas embalsadas. Con los embalses del sistema Ter-Llobregat al 49% y 300 hm3, la desalinizadora del Llobregat está funcionando alrededor del 70% de su capacidad, mientras que la planta de Tordera produce el 75%, destinando una parte de su producción en el área de Barcelona (el resto del agua producida es para satisfacer las demandas de su zona de influencia).

Hay que tener en cuenta que habitualmente, cuando los embalses están altos, su funcionamiento es bajo (un 10% la del Llobregat y un 20% la de Tordera), pero estas incrementan producción precisamente cuando los embalses comienzan a bajar de volumen.

El objetivo de activar estas plantas es ralentizar el descenso de reservas. A raíz del incremento de producción de las desalinizadoras se ha evitado extraer 50 hm3 de los embalses del sistema Ter-Llobregat, una cifra que equivaldría al consumo de agua de cinco millones de personas para un período de dos meses. Si la situación de descenso de reservas persiste, estas plantas incrementarían más la producción.

Durante los últimos años se han recuperado los volúmenes disponibles del agua subterránea del acuífero del delta del Llobregat, con lo que ahora se puede incrementar su uso aportando 1,77 hm3 cada mes.

Situación del resto de embalses de las cuencas internas

En cuanto al resto de embalses, Darnius Boadella (Alt Empordà) está alrededor del 37%, con 22,4 hm3, un volumen similar al de hace un año. Con estos volúmenes, las demandas domésticas de la zona están garantizadas durante todo un año y habrá que esperar a las lluvias que caigan en los próximos meses para saber si se podrá garantizar la campaña de riego prevista para el próximo verano.

En una situación similar estarían los embalses de Siurana y Riudecanyes (12,5% y 18,4% respectivamente). El primero, con los volúmenes actuales, garantiza las demandas domésticas por dos años en la zona del Priorat pero habrá que esperar a las lluvias para saber si se puede garantizar la campaña de riego del próximo verano. En la misma situación estaría el pantano de Riudecanyes.

El Plan Especial de Sequía

Estas son las medidas que se están llevando a cabo actualmente y que se van revisando diariamente. De cara a la primavera se prevé tener aprobado el Plan Especial de Sequía, la herramienta que hará posible la gestión de una posible sequía (ahora estaríamos en una fase de pre-alerta, la cual no conlleva restricciones de usos, y se entraría en una hipotética fase de alerta cuando los embalses del Ter-Llobregat llegaran al 34% de su capacidad.

Actualmente, hay más recursos que en la sequía de 2007 y 2008, unos 122 hm3 provenientes de la desalinización, la recuperación de captaciones en desuso y la mejora en los tratamientos de potabilización. En caso de agravarse la sequía y llega al 25%, se recurriría a la aportación de agua regenerada en el tramo final del Llobregat para incrementar el caudal del río y así disponer de más agua para ser potabilizada.

Tags: .


RECIBE NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO


EN PORTADA

Este sitio utiliza cookies y tecnologías similares. Si no cambia la configuración del navegador, usted está de acuerdo con nuestra política de cookies.