Los Recicladores de RCDs advierten sobre las malas prácticas en la restauración de escombreras

El sector de la construcción debe paliar la degradación ambiental, consecuencia de un consumo excesivo de energía y generador de la mitad de los residuos sólidos generados en el mundo, mediante el consumo de áridos recic


1101

Coincidiendo con el Día Mundial del Medio Ambiente, el Grupo de Interés Áridos Reciclados de RCDs puso sobre la mesa la escasa atención a la situación de la gestión de residuos de construcción y demolición en España. El grupo denuncia el desperdicio de materias primas reciclables por las malas prácticas generalizadas en la restauración de escombreras, con Castilla y León y Madrid a la cabeza. En el caso de Castilla y León, la restauración ambiental se resume en “perfilar y tapar” vertederos, como reflejan las noticias de esta misma semana en Palencia. Tras años de “mirar para otro lado”, la comunidad está sembrada de centenares de escombreras, con cientos de miles de toneladas de residuos de construcción y demolición. Ni retirada de escombros y su traslado a la planta de valorización para obtener árido reciclado, ni saneamiento del espacio, ni gestión de la lixiviación, ni cierres de seguridad perimetrales… sólo se permite que se viertan toneladas de tierra para “tapar” el problema, sacarlo de la vista y luego “ajardinarlo” para que los árboles impidan ver el bosque en el que se esconden los residuos, muchos de origen industrial y potenciales contaminantes.  

El desperdicio de materias primas, evitando su reciclado, tiene su máximo exponente en casos como el de la ciudad gallega de Lugo, donde miles de toneladas de escombros son enterradas sistemáticamente y sin tratamiento alguno, en una antigua cantera fuera de uso; sin que los expedientes sancionadores firmes ni los anuncios de cierre administrativo de la Xunta se materialicen, ni los juzgados avancen en la investigación. Un ejemplo que se repite en decenas de casos en toda España en forma de vertederos ilegales comerciales.

 

ASIGNATURA PENDIENTE

El sector consume el 40% de la energía producida y es responsable del 50% de las emisiones de CO2 en la atmósfera. Se estima que la construcción civil consume entre el 20 y el 50% de los recursos naturales y, además, el sector es responsable de más de la mitad de los residuos sólidos generados en el mundo. En Europa, esta industria produce más de 500 millones de toneladas al año.

En cuanto a España, fluctúa entre el quinto y sexto país europeo que más residuos genera (de construcción y demolición), siendo también uno de los que menos esfuerzos realiza para recuperarlos. Además, aproximadamente el 60% de los RCDs provienen de obras de demolición y mantenimiento y el 40% restante de nueva edificación, reforma y reparación. Según datos de Eurostat, el 89% de los residuos de construcción gestionados de forma legal (planta de reciclaje) son efectivamente reciclados. Esto demuestra la importancia de superar en España los ya frustrantes datos de material gestionado adecuadamente: poco más del 50% de los RCDs generados en España entran en los circuitos legales de reciclaje mediante entrega en planta o uso en la propia obra. La mayor parte son destinados a vertederos ilegales o al vertido como elemento de relleno sin valorización previa.

Los gestores de Residuos de Construcción y Demolición reclaman la toma urgente de medidas, que permitan el cumplimiento de la legislación que obliga a “procesar todos los residuos de construcción generados” por gestor autorizado; para así favorecer su reutilización o vuelta al mercado de materias primas de construcción, en forma de áridos reciclados… indistíntamente de cual vaya a ser su uso posterior. Y a la par promover el uso de áridos reciclados en obras públicas y privadas “promoviendo la compra verde responsable”.

RRSS


RECIBE NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO


EN PORTADA