"Millones de españoles ya nos estamos viendo afectados por las consecuencias del cambio climático"

Entrevista a Mar Gómez, doctora en Físicas y responsable del área de meteorología de eltiempo.es


1445

¿Cómo afectará a España la crisis climática?

La crisis climática ya está afectando a nuestro país con el aumento de las temperaturas, olas de calor, el nivel del mar y alteraciones en las precipitaciones. Aproximadamente 32 millones de españoles ya nos estamos viendo afectados por las consecuencias del cambio climático.

Por ejemplo, contamos con 30.000 km2 más de superficie semiárida, sobre todo en el sudeste peninsular, una de las regiones que más ve afectados sus recursos hídricos por la escasez de agua, Castilla-La Mancha y el valle del Ebro. Además, las temperaturas se han ido incrementando y cada década es más cálida que la anterior: de los 10 años más cálidos en España 7 se han dado en este siglo.

El aumento de la temperatura del mar Mediterráneo contribuye y contribuirá a desarrollar tormentas más severas en la región. Un territorio que también se ve y verá afectado por el aumento del nivel del mar, al igual que el Cantábrico siendo Bilbao una de las ciudades más expuestas.

En el futuro nos enfrentaremos a más frecuentes y severas olas de calor y cambios en los patrones de lluvia. Es probable que llueva poco, pero de forma torrencial en el Mediterráneo, las DANAs podrían ser más frecuentes y se esperan más noches tropicales en el país, sobre todo en el Mediterráneo.

Esto tendrá consecuencias en la agricultura, ganadería, recursos hídricos, abastecimiento de alimentos, producción, entre otros muchos sectores.

 

¿Qué zonas del país son más propensas a sufrir la sequía y la desertificación?

Actualmente en nuestro país contamos con 30.000 km2 más de superficie semiárida principalmente en el Valle del Ebro, el sudeste peninsular y Castilla-La Mancha, que son tres de las zonas más susceptibles a este proceso de aridez. Una de las zonas que ya está experimentando más déficit en sus recursos hídricos en el estado de sus embalses se encuentra en el sudeste peninsular y son la cuenca del Júcar y del Segura.

Si analizamos las proyecciones climáticas para las próximas décadas (2041-2070) vemos cómo precisamente esta región tenderá a tener un clima árido que implica un déficit importante de precipitaciones y episodios graves de sequía. Pero, además, se espera que en ese período más de la mitad del territorio español tenga un clima semiárido con las consecuencias que eso conlleva.

 

¿Cuál es el estado actual de reservas hidráulicas de la península?

Ahora mismo nos encontramos a un 65.81% de nuestra capacidad, por encima de la misma semana en el año 2019, pero por debajo de la media de los últimos 10 años que es de un 73.27%.

Esto se debe a que esta primavera ha sido especialmente lluviosa. Eso no implica que algunas cuencas todavía se encuentren por debajo del 50% como por ejemplo la cuenca del Segura al 48.07% de su capacidad, al de Guadalete-Barbate al 49.55%, la del Guadalquivir al 47.34% o la del Guadiana al 41.04%.

 

¿Cómo se prevén los próximos años en cuanto a las precipitaciones? ¿Cómo influye el cambio climático en ellas?

A nivel global se espera que el cambio climático altere los patrones de precipitación produciendo lluvias más intensas en algunas regiones y sequías extremas en otras. Además, se espera que las temperaturas aumenten un promedio de 1-2ºC por cada grado adicional que se incremente la temperatura media en el hemisferio norte, ya que una atmósfera más cálida es capaz de almacenar más vapor de agua (estudio realizado por científicos de NCAR). Pero estos cambios serán variables y locales y se acentuarán en los extremos.

 

¿Cómo afecta la sequía a la agricultura? ¿Se ha reducido el número de hectáreas cosechables por este motivo?

La sequía tiene un efecto sobre todos los seres vivos del planeta, flora y fauna y por supuesto en actividades como la agricultura que utiliza gran parte de los recursos hídricos. En el caso de la agricultura el principal efecto directo se encuentra en la falta de agua para el regadío y los problemas en las siembras al modificarse el clima en las regiones. Además, fenómenos meteorológicos adversos, como tormentas severas producidas por DANAs pueden generar graves daños en las cosechas.

Los períodos de sequía y olas de calor pueden tener graves consecuencias en la agricultura ya que la falta de agua impide el desarrollo de cultivos y desemboca en falta de alimentos y abastecimiento.

El aumento de riesgo de incendios, en un entorno de un clima más cálido y seco, puede afectar también a los terrenos agrícolas, así como más plagas o enfermedades.

 

¿Podríamos decir que el cambio climático es la única causa que afecta a la sequía o se podrían enumerar otros factores?

La sequía se produce por una falta de precipitaciones, es la llamada sequía meteorológica. Si esta perdura deriva en una sequía hidrológica, caracterizada por una desigualdad entre la disponibilidad natural del agua y la demanda natural.

Las sequías son un fenómeno recurrente en España. Entre 1880-2000, más de la mitad de los años se han calificado como secos o muy secos según el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación. Es una situación característica del país, pero el cambio climático la está acentuando. Así pues, las características climáticas de una región influyen en que haya sequías, pero el calentamiento global las está exacerbando.

 

En cuanto a mares y océanos, ¿cómo evolucionarán, según las previsiones, de aquí a diez años?

El aumento de la temperatura media global afecta a los océanos ya que estos absorben aproximadamente el 25% de las emisiones de CO2 y el 90% del calor atrapado en el sistema climático generado por las emisiones de gases de efecto invernadero. La acidificación de los océanos es otro de los efectos principales de la absorción del CO2. Un pequeño cambio en el pH del agua puede suponer graves catástrofes medioambientales.

Esto hace que inevitablemente la vida marina se vea directamente afectada, siendo un claro ejemplo los corales unos de los más afectados al blanquearse y morir, influyendo en toda la vida que habita en ellos.

Además, debido a la fusión de los casquetes polares, el nivel del mar está aumentando. De 1901 a 2010 el nivel medio mundial del mar ascendió 19 cm, ya que los océanos se expandieron debido al hielo derretido por el calentamiento.

La extensión del hielo marino en el Ártico ha disminuido en cada década desde 1979, con una pérdida de 1,07×106 km2 de hielo cada diez años. Se estima que el aumento del nivel medio del mar será de entre 24 y 30 centímetros para 2065 y de 40 a 63 centímetros para 2100, con relación al periodo de referencia de 1986-2005.

Esta fusión de casquetes polares y la elevación del mar afecta a la inundación de zonas de tierra y contaminación de acuíferos, pozos y ríos de agua dulce.

 

Otros elementos a considerar sobre la desertificación y la sequía

Es muy probable que España experimente en el futuro más entradas de aire cálido del norte de África con polvo en suspensión o calima. Algo que influirá en nuestra salud, así como en el desarrollo de la vida cotidiana.

RRSS
Archivado en:
Clima, Entrevistas, España


RECIBE NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO


EN PORTADA

Este sitio utiliza cookies y tecnologías similares. Si no cambia la configuración del navegador, usted está de acuerdo con nuestra política de cookies.