Motorreductores: consideraciones sobre las aplicaciones

Qué necesitan saber los operadores de maquinaria a la hora de comprar motorreductores


519

Cuando se compra un motorreductor, el departamento de compras de un fabricante de maquinaria debe tener en cuenta numerosas cuestiones para asegurarse que la tecnología que se adquiere vaya a garantizar una elevada disponibilidad operativa de la maquinaria, así como una óptima relación beneficios-costes. En este artículo, Marek Lukaszczyk, responsable de marketing para Europa y Próximo Oriente del fabricante de motores eléctricos, motorreductores y accionamientos WEG, explica cómo asegurar la selección del motorreductor más óptimo para la aplicación.

Seleccionar el motorreductor mejor indicado a las características de la aplicación es imperativo, y cuanto más claramente definidas sean estas características, mejor. De lo contrario, una selección incorrecta del motorreductor resultará en una relación beneficios-costes deficiente. Igualmente, el motorreductor no podrá satisfacer las exigencias de la aplicación de modo eficaz si su dimensionamiento fuera excesivo o deficiente, o si simplemente no pudiera ofrecer la vida útil esperada.

Desde un punto vista técnico, hay dos factores críticos a la hora de seleccionar un motorreductor: las exigencias de la aplicación, y el espacio disponible, dependiente siempre de la ubicación del motorreductor. Sólo cuando se tienen todos los datos de estos dos factores, puede seleccionarse el motorreductor indicado. Una decisión de compra acertada lleva, en la práctica, a una larga vida útil y a una sólida fiabilidad.

Dependiendo de dónde se emplea el motorreductor –por ejemplo, en una aplicación marina, en una fábrica de cemento, o en una acería–, deben considerarse con cuidado las diversas opciones disponibles. Entre ellas se encuentran los tipos de acabado, especialmente los recubrimientos de varias capas, la clase de protección, los tipos de retenes de aceite y el material de los ejes.

Para las aplicaciones de muy alto par, especialmente en aplicaciones con elevadas cargas y fuertes aceleraciones, los motorreductores deben tener una construcción extremadamente sólida y una elevada rigidez a la torsión. En funcionamiento, estas aplicaciones producen choques radiales y axiales que los engranajes deben absorber, por ejemplo, a la puesta en marcha o con la carga variable de una cinta transportadora.

Otros casos con condiciones especiales son las aplicaciones en zonas peligrosas. Aquí, el empleo de motores que cumplen la Directiva 2014/34/EU (ATEX) es esencial para la seguridad y la legalidad de la aplicación.

El espacio disponible para la aplicación y las dimensiones de los motorreductores instalados son también factores clave, especialmente cuando se trata de modificaciones. Al incorporar un motorreductor en una máquina ya en servicio o en producción, deben evitarse los cambios en la construcción de la máquina. Por ejemplo, los ejes de entrada y de salida de los reductores de ejes paralelos están dispuestos con una separación lo más reducida posible. Como resultado de ello, tienen un perfil muy bajo que permite una instalación en un espacio reducido. El eje de salida es normalmente hueco, lo que permite montar el reductor en el eje de la máquina. Si el espacio disponible en la dirección axial es limitado, se emplea generalmente un reductor de ejes ortogonales.

Para toda información suplementaria sobre la selección y compra de motorreductores, consulte la guía de WEG Qué necesitan saber los proyectistas y los operadores de maquinaria a la hora de comprar motorreductores.

Entidad
WEG

WEG

RRSS
Archivado en:
Agua, Tecnología, España
Tags
WEG


RECIBE NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO


EN PORTADA